Fundado en 1910

30 de mayo de 2024

Una embarazada con mascarilla, recibiendo la vacuna

Una embarazada con mascarilla, recibiendo la vacunaAEPap

Llega a España la primera vacuna frente al virus respiratorio sincitial para mayores de 60 años y embarazadas

El patógeno provoca alrededor de 15.000 hospitalizaciones al año de niños en España

La vacuna para proteger a los lactantes a través de la inmunización de la embarazada y para las personas mayores de 60 años frente al virus respiratorio sincitial (VRS), 'Abrysvo', de Pfizer, ya está disponible en España, convirtiéndose en la primera vacuna autorizada para la inmunización de VRS en embarazadas y adultos.
Se trata de una vacuna bivalente contra la proteína F de prefusión indicada para la protección pasiva contra las enfermedades de las vías respiratorias inferiores (ERVBI), causadas por el VRS en lactantes desde el nacimiento hasta los seis meses de edad, mediante la inmunización de las mujeres durante la gestación, y también está indicada para la protección activa en las personas mayores de 60-65 años.
El uso de 'Abrysvo' para estas indicaciones fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) el 18 de mayo de 2023 y por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) en septiembre de 2023.
Ahora, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), perteneciente al Ministerio de Sanidad, ha aprobado su comercialización para administrar una sola dosis de la vacuna a embarazadas entre las semanas 24 y 36 de gestación, así como una sola dosis a la población mayor de 60 años, que proporcionaría una protección del 89 por ciento el primer año y del 79 por ciento el segundo año.
Por el momento, y según ha explicado el director médico de Pfizer, José Chaves, durante la rueda de prensa celebrada este martes, el Ministerio de Sanidad y la Dirección General de Farmacia han autorizado la financiación de 'Abrysvo' para las embarazadas, pero «todavía no está financiada para los mayores de 60 años», aunque tiene autorización de comercialización para ambas indicaciones con prescripción médica. «Seguimos en conversaciones con Sanidad, pero la urgencia mayor del Ministerio era financiarla para la indicación de embarazadas», ha indicado José Chaves.
El virus respiratorio sincitial (VRS) provoca alrededor de 15.000 hospitalizaciones al año de niños en España, según datos de la Asociación Española de Pediatría (AEP). Además, es la principal causa de las infecciones en las vías respiratorias inferiores en los lactantes, provocando el 80 por ciento de las bronquiolitis y neumonías, sobre todo en los lactantes menores de seis meses.
En este contexto, la inmunización de los lactantes a través de la madre se convierte en un gran hito, ya que «la mujer embarazada vacunada crea sus propios anticuerpos y, a través de la placenta, los transmite al futuro recién nacido», ha señalado la matrona y secretaria de la Asociación Española de Enfermería y Vacunas (ANENVAC), Inmaculada Cuesta.
«El impacto del VRS es la segunda causa de mortalidad más común en niños menores de un año, después de la malaria. No existe un tratamiento para el VRS, solo medidas de sostén como administrar oxígeno porque afecta a los pulmones y deja a los niños sin poder respirar. Con una vacuna de estas características podremos decir que le hemos ganado la batalla al VRS, que en niños menores de seis meses da cuadros tan significativos», ha destacado por su parte la pediatra del Centro de Salud Nazaret (Valencia) y miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP), la doctora María Garcés Sánchez.
Asimismo, la pediatra ha asegurado que «no se puede saber qué niños pueden tener una mayor predisposición de tener un cuadro de VRS grave», por lo que la inmunización es un factor clave para prevenir los ingresos por este virus. Además, la doctora Sánchez ha apuntado que esta vacuna «podría coexistir con los anticuerpos monoclonales administrados desde el nacimiento», ya que «no se interfieren».
Con respecto a la inmunización de los mayores de 60-65 años, el profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos, Ángel Gil, ha señalado que «el VRS tiene un impacto muy importante también en la población adulta, particularmente en los mayores de 60 años, en adultos con cardiopatía crónica, EPOC, asma o inmunocomprometidos, pero también adultos mayores sanos».
«La vacuna de VRS en el adulto no va a evitar que esa persona se contagie, pero sí va a evitar que esa persona hospitalice o muera. El VRS se comporta igual que la gripe en Atención Primaria y en el ámbito hospitalario, pero hay una diferencia: la letalidad es mayor, probablemente porque no diagnosticamos a tiempo. Hay que incorporar las pruebas de diagnóstico rápido para saber si estamos frente a un caso de coronavirus, gripe o VRS», ha añadido Ángel Gil.
En este momento, Pfizer también ha iniciado dos ensayos clínicos adicionales para evaluar 'Abrysvo' en niños con mayor riesgo de contraer enfermedad por VRS, entre los 2 y los 18 años, y en adultos de 18 y 60 años con afecciones médicas subyacentes como el asma, la diabetes o la EPOC.
Comentarios
tracking