Fundado en 1910

24 de abril de 2024

Pruebas de acceso a una de las 11.607 plazas de Formación Sanitaria Especializada, que incluyen el examen MIR

Pruebas de acceso a una de las 11.607 plazas de Formación Sanitaria Especializada, que incluyen el examen MIREFE

La enfermera con mejor nota de España ha sacado un 5,7 sobre 10: «El examen no es justo»

«Las preguntas se salían del temario establecido. Otros años también ha ocurrido algo parecido», asegura Beatriz Díez Mas, que estuvo nueve meses preparándose

Beatriz Díez Mas ha obtenido la mejor nota de España en la prueba de Enfermero Interno Residente (EIR), de entre casi 7.000 candidatos, y lo ha hecho con una puntuación que equivaldría a un 5,7 sobre 10, algo que considera la evidencia de que el examen, como se quejan los estudiantes, no es justo.
«A nadie le pareció justo. Las preguntas se salían del temario establecido. Si calculas sobre 10, mi nota es un 5,7. Si el número 1 tiene menos de seis, es imposible que sea un examen justo. Eramos casi 7.000 personas, y muchísima gente se ha preparado muchísimo como yo. Otros años también ha ocurrido algo parecido», cuenta la enfermera zamorana que desde Valencia, donde vive y hará su residencia como matrona.
Díez Mas (Morales del Vino, 1989) decidió presentarse al EIR en un momento en que había llegado a plantearse dejar la enfermería, una profesión que le gusta pero en la que le han pasado factura años de inestabilidad laboral y, sobre todo, el duro tiempo de la pandemia.

Nueve meses de preparación

«Me gusta la enfermería, pero cuando las cosas funcionan bien. Por eso me lo preparé durante nueve meses, tenía claro que iba a tope, estudié a jornada completa y todos los días los últimos meses. No esperaba quedar la primera pero estudié para quedar entre los 100 primeros, no me presentaba a ver qué pasaba», reconoce.
La enfermera zamorana, diplomada en 2010 por la Universidad de Salamanca, tenía dos objetivos claros: conseguir por fin la estabilidad laboral en la sanidad pública y en una misma especialidad, y poder quedarse en Valencia, que es el lugar que ha elegido para vivir.
«Ahora tengo todas las especialidades y todos los hospitales para poder elegir. Al principio no lo tenía claro, pero al final me decanté por matrona, por el contenido de la especialidad, que tiene que ser muy bonito, y también porque es la única a la que sólo pueden acceder enfermeros con esa formación», explica.
Cuando terminó la carrera en 2010, el EIR ya existía, pero no lo vio interesante porque no es imprescindible para trabajar como enfermera. Sin embargo, tras más de una década en la profesión, ha optado por este camino para conseguir estabilidad y especialización.
«En enfermería siempre hay trabajo, pero tener una especialidad te garantiza salir de ese círculo de tener que saber un poco de todo y mucho de nada. Al menos te da un poco de estabilidad temática, porque la estabilidad laboral en enfermería es difícil ya que necesitas años de experiencia», advierte.

«Me iba donde me dieran un contrato»

Beatriz Díez Mas salió de la facultad en plena crisis de 2010, cuando «había muy poco trabajo, porque se sustituía menos», por lo que se dedicó a encadenar contratos en residencias de personas mayores privadas por toda la geografía española. «Yo lo que quería era trabajar», dice.
«Las otras opciones eran quedarme en Zamora y trabajar sólo los veranos de enfermera y el resto del año tirar con lo ganado esos meses o buscarme una residencia, o apostar por un privado en Madrid o Barcelona, pero sin garantía de trabajar todo el año, sólo veranos, Navidades, Semana Santa, y el resto del año esperar a que te llamen», relata.
Ella tomó otro camino: irse donde le dieran un contrato, así que trabajó siempre pero sin dejar de hacer maletas: Haro (La Rioja), La Coruña, Barcelona y, en 2014, Malta, donde ofrecían un buen contrato y donde conoció a su actual pareja entre los enfermeros españoles.
Cuando decidieron regresar a España, estuvieron primero en Tenerife, donde pasaron la pandemia, y después ya se asentaron en Valencia, de donde no se quiere ir. Se ha acostumbrado a vivir cerca del mar, aunque sigue yendo a su Zamora natal siempre que puede de visita.
Comentarios
tracking