16 de agosto de 2022

El Sol ha estado particularmente activo esta primavera, enviando muchas erupciones a medida que crece la actividad en el ciclo regular de manchas solares de 11 años

El Sol ha estado particularmente activo esta primavera, enviando muchas erupciones a medida que crece la actividad en el ciclo regular de manchas solares de 11 añosPxHere

Ciencia

Una mancha solar de casi tres veces el tamaño de la Tierra apunta hacia nuestro planeta

La Agencia Espacial Europa señala que el tipo de llamaradas que expulsaría «generalmente causan breves apagones de radio que afectan las regiones polares de la Tierra», así como tormentas de radiación menores

Se conoce como manchas solares a aquellas regiones del Sol que tienen una temperatura más baja que otras zonas de sus alrededores y que además presentan una intensa actividad magnética como consecuencia del flujo de cargas eléctricas que reciben del plasma. Estas cargas se concentran en la superficie antes de romperse y liberar energía, dando lugar a las llamadas erupciones solares.
Según ha podido constatar un equipo de astrónomos de la web Spaceweather.com, una de ellas había duplicado su tamaño la semana pasada en solo 24 horas y tenía ya un tamaño aproximado de hasta 2,5 veces el de la Tierra. Esta mancha, llamada AR3038, tiene un campo magnético 'beta-gamma' inestable que alberga energía para erupciones solares de clase M, y apunta directamente hacia nuestro planeta.
Cuando las llamaradas solares golpean la atmósfera de la Tierra, los rayos X y la radiación ultravioleta de la erupción crean el llamado apagón de radio, que se clasifica en una escala de R1 a R5 en función de la gravedad. En este caso, las erupciones serían de clase M (tamaño medio), las más comunes y que «generalmente causan breves apagones de radio que afectan las regiones polares de la Tierra», así como tormentas de radiación menores, según explican desde la Agencia Espacial Europea (ESA).
Además de las erupciones, las manchas solares también pueden arrojar al espacio material procedente del Sol. No obstante, cuando llega a nuestro planeta este material es absorbido por el campo magnético de la Tierra y desencadena tormentas geomagnéticas, que en los casos más extremos podrían incluso paralizar internet. Estas tormentas geomagnéticas viajan a una velocidad cercana a la de la luz, por lo que apenas tardan 8 minutos en alcanzar la Tierra desde una distancia de casi 150 millones de kilómetros.
El Sol ha estado particularmente activo esta primavera, enviando muchas erupciones de clase M y clase X (la clase más fuerte) a medida que crece la actividad en el ciclo regular de manchas solares de 11 años.

Temas

Comentarios
tracking