Fundado en 1910

20 de abril de 2024

El profesor asistente de USask, Colin Sproat, junto a un muro de una cantera

El profesor asistente de USask, Colin Sproat, junto a un muro de una canteraBRIAN PRATT

Un tsunami barrió el interior de Canadá hace 445 millones de años

El agua en la orilla habría bajado brevemente y luego habría regresado en un implacable oleaje que podría haber avanzado un kilómetro o más a través del terreno de suave pendiente

Hace 445 millones de años, un terremoto envió una serie de olas masivas a través del antiguo mar que cubría parte del oeste de Canadá y el norte de Estados Unidos. Esa es la conclusión de un nuevo artículo de dos investigadores de la Universidad de Saskatchewan (USask), que han encontrado la evidencia más sólida jamás vista de un tsunami en un mar interior poco profundo. Su estudio se publica en Sedimentary Geology.
Saskatchewan y sus áreas vecinas están hoy muy lejos del mar. Pero en el período llamado Ordovícico, la región tenía un aspecto muy diferente. Gran parte de lo que hoy son Saskatchewan y Manitoba en Canadá, junto con Montana y las Dakotas en Estados Unidos, estaban cubiertas por un mar conocido como la Cuenca Williston.
«Era un entorno completamente diferente, una geografía completamente diferente. En aquel entonces, estábamos mucho más cerca del ecuador de lo que estamos hoy y el nivel del mar era alto, por lo que habríamos estado en un mar interior tropical y poco profundo en lugar de una pradera templada como hoy», dijo en un comunicado el coautor Colin Sproat, profesor asistente en el Departamento de Ciencias Geológicas de USask.
Pratt y Sproat visitaron tres sitios al norte de The Pas, Manitoba, donde encontraron evidencia de un evento breve y de alta energía en este antiguo mar, que había pasado desapercibido para los geólogos hasta ahora.
Ciertos lechos de sedimentos en los lugares habían sido cortados en guijarros y mezclados con arcilla. El suelo debajo de las aguas más profundas de la cuenca no contenía arcilla, por lo que sólo podría provenir de la tierra. «Nos dimos cuenta de que necesitábamos un evento que rasgara el fondo del mar y luego de alguna manera regresara con toda esta arcilla, y lo hiciera unas cuantas veces», dijo el coautor Brian Pratt, profesor del Departamento de Ciencias Geológicas.
La respuesta sólo podría ser un tsunami. No existía vida animal ni casi ninguna vida vegetal en la tierra para presenciar ese día hace casi 500 millones de años, pero si un observador hubiera estado cerca, habría visto un evento dramático.
Las fallas en la corteza de la región, silenciosas desde hace miles de milenios, todavía estaban activas. Una de estas fallas en algún lugar de la mitad norte de la cuenca Williston se deslizó repentinamente, enviando violentas ondas de choque a través del mar.
El agua en la orilla habría bajado brevemente y luego habría regresado en un implacable oleaje. La ola podría haber avanzado un kilómetro o más a través del terreno de suave pendiente, arrasando la superficie rocosa. Cuando finalmente retrocedió, arrastró arcilla de regreso al mar. Siguieron más olas.
Pratt reconoce que un tsunami es una «interpretación radical» de la evidencia, pero los investigadores de USask tenían una ventaja. Los estratos de la cuenca Williston en Canadá están casi completamente ocultos bajo los paisajes llanos de Manitoba y Saskatchewan, lo que limitó a los geólogos del pasado a estudiar sólo unos pocos afloramientos naturales, muestras de testigos y cortes de carreteras.
En la última década, se excavaron varias canteras nuevas en el norte de Manitoba y se revelaron más secretos de la cuenca. «Fue comprobar las canteras lo que nos abrió los ojos. Entramos en estas canteras y podemos ver las capas que se extienden lateralmente por 100 metros o más, y podemos encontrar el mismo lecho en más de un lugar. Y eso nos dio una especie de de la perspectiva 3D que nadie había tenido antes», afirmó Pratt.
Las grandes tormentas pueden producir depósitos similares, pero Sproat y Pratt descartaron una tormenta como la causa debido a la falta de otros signos reveladores de una actividad tormentosa regular. Además, la región estaba demasiado cerca del antiguo ecuador para haber experimentado huracanes.
El nuevo artículo ofrece una imagen más clara de las fuerzas que dieron forma a un entorno perdido en la historia: uno en el que la vida marina temprana floreció y se diversificó. «La cuenca Williston estaba cubierta por este mar realmente inusual en la cima del continente, un entorno para el que no tenemos un buen análogo moderno. Teniendo en cuenta esto, tenemos una oportunidad única aquí para estudiar los procesos geológicos y su impacto en los ecosistemas antiguos en un entorno diferente a cualquier otro lugar del planeta hoy en día», afirmó Sproat.
Los investigadores de USask planean visitar sitios en otras partes de Canadá para ver si otros lechos muestran evidencia de ondas sísmicas marinas que se pasó por alto y si los tsunamis podrían haber sido una parte más importante de la historia de la Tierra de lo que comúnmente se cree. «Es un tema que no se encuentra en los libros de texto de geología», dijo Pratt. «Creo que es hora de un cambio de paradigma».
Comentarios
tracking