Fundado en 1910

23 de abril de 2024

El Rubymar, semisumergido de popa, terminó por hundirse del todo este sábado

El Rubymar, semisumergido de popa, terminó por hundirse del todo este sábado

Qué es el sulfato de amonio, el fertilizante que transportaba el barco hundido en el mar Rojo

Las aproximadamente 21.000 toneladas de esta sustancia que se transportaban representan un riesgo medioambiental para la zona

Este sábado el buque mercante británico Rubymar, cargado con miles de toneladas de fertilizante, se ha hundido en el mar Rojo después de haber recibido el lunes pasado el impacto de dos misiles cuando navegaba por aguas del golfo de Adén. El barco quedó parcialmente sumergido de popa y escorado a babor, aunque logró estabilizarse. Dos semanas después, la estructura del barco colapsó y terminó por sumergirse.
En su interior, transportaba aproximadamente 21.000 toneladas de fertilizante de sulfato de fosfato de amonio, algo que ahora representa un riesgo medioambiental en el mar Rojo, según ha expresado el Mando Central de los Estados Unidos (CentCom) en la red social X.
Además, han explicado que «a medida que el barco se hunde, también presenta un riesgo de impacto bajo la superficie para otros barcos que transitan por las concurridas rutas marítimas de la vía fluvial».
El sulfato amónico es uno de los fertilizantes más utilizados para aportar nitrógeno y azufre a los cultivos, y es que se trata de una fuente de nitrógeno altamente soluble que se asimila rápidamente por las plantas, aunque en grandes cantidades puede ser tóxica.
El sulfato amónico se obtiene por síntesis química a partir de amoníaco y ácido sulfúrico. Como la fracción nitrogenada está presente en forma de amonio, el sulfato de amonio es frecuentemente utilizado en suelos anegados para la producción de arroz, donde los fertilizantes a base de nitrato son una mala alternativa debido a las pérdidas por desnitrificación.
Para hacernos una idea, en los cultivos hortícolas se utilizan de 1 a 1,5 kilos por cada 1.000 metros de superficie y riego. En el caso de los cultivos arbóreos, se aplican en cultivos como almendro u olivar en cobertera de 2 a 3 kilos/pie de fórmula granulada y lentamente soluble.
Por ende, las 21.000 toneladas que contenía el buque del mar Rojo suponen un grave riesgo para el ecosistema de la zona, ya que este fertilizante en esas cantidades es potencialmente tóxico.
Tras la reacción entre el amoniaco y el ácido sulfúrico, se obtiene el sulfato de amonio en forma de cristales que se someten primero a un proceso de secado, y luego a otro de tamizado, del cual se obtienen diversos tamaños específicos de partículas según su uso. Es un compuesto de alta solubilidad que lo vuelve muy versátil para su uso en distintas aplicaciones agrícolas e industriales.
Comentarios
tracking