Fundado en 1910

19 de mayo de 2024

Bisontes en la Sierra de Andújar

Bisontes en la Sierra de Andújar, JaénEuropa Press

Medio ambiente

Bisontes para prevenir los incendios forestales, una solución que ya se utiliza en España

Estos animales podan y desbrozan el medio, ya que su alimentación se basa principalmente en madera y matorral, convirtiéndolos después en abono

Los incendios forestales arrasaron 889.068 hectáreas en 2023, un 67 % menos que el año anterior, aunque continúa siendo el cuatro peor dato de la década. Esto se debe a múltiples factores, como el aumento de las temperaturas, pero la principal causa de este tipo de incidentes es siempre la humana, bien por ser provocados o por imprudencias.
Pero hay otro factor importante que hace que estos fuegos, si se dan, se propaguen con rapidez y sean aún más destructivos, y es la falta de poda y desbroce en los bosques de España. Esta práctica de gestión forestal consiste básicamente en la eliminación de arbustos, maleza y árboles de menor tamaño, algo que en el pasado realizaba mayormente animales como las ovejas y que, con la disminución de la ganadería extensiva en muchas zonas, se ha dejado de llevar a cabo.
Ante esta situación, surgen alternativas llamativas. Es lo que ocurre en fincas de Ciudad Real, Palencia o Jaén, donde está en marcha un proyecto para reintroducir el bisonte europeo en España, especie en peligro de extinción y que estuvo a punto de desaparecer en el siglo XX. ¿Y que tiene el bisonte que ver en todo esto?
Este animal come principalmente madera y matorral, transformándolo en abono y revitalizando con ello el terreno. Con ello se produce un desbroce natural de los campos y, a la vez, modifica el medio natural de forma positiva.
Fernando Morán, director en España del Centro Europeo para la Conservación del Bisonte, comentó a los medios que el bisonte europeo es un «macrodesbrozador andante que puede hacer el efecto que hacen ocho o nueve cabras y que en España, con un alto riesgo de incendios forestales y con el abandono paulatino de la ganadería extensiva, resulta ser una especie muy interesante».
Madera, hojas, ramas y bellotas representan el 30 por ciento de su alimentación y la hierba el 70 por ciento restante, por lo que supone el herbívoro mamífero terrestre salvaje más grande de Europa y sus hábitos alimenticios son también ideales para conservar fincas de toros de lidia.
Actualmente en España la población de bisontes suma unos 170 ejemplares repartidos entre parques zoológicos y núcleos zoológicos de diversa entidad, algunos con cientos de hectáreas a su disposición. El Centro Europeo para la Conservación del Bisonte viene trabajando desde hace tiempo en esta repoblación en fincas de Villarrubia de los Ojos, en Ciudad Real, San Cebrián de Mudá, en Palencia, o la Sierra de Andújar, en la provincia de Jaén.
Para que la población de bisontes siga creciendo –ha pasado ya de 2.500 hace 14 años a los 11.000 actuales–, la entidad que promueve su conservación busca ahora fincas en Castilla-La Mancha, Andalucía, Extremadura y Portugal para seguir expandiendo la presencia de este gran herbívoro.

Caballos garranos

Junto con los bisontes, los caballos garranos también contribuyen a esa limpieza de matorrales y vegetación que suponen un combustible importante para las devastadoras llamas. En este caso, estos equinos son propios de Portugal, en concreto del la Serra da Cabreira.
Según Euronews, su población de yeguas pasó de 70.000 a 350 en la década de 1990, por lo que se llevaron a cabo duros esfuerzos de conservación que llevan a su actual población a 1.500 ejemplares. Además de recuperar la especie, el país luso aprovecha que estos animales consumen unos 30 kilos de vegetación al día para limpiar su terreno y prevenir así los incendios. Y es que al centrarse en las zonas situadas bajo los postes telegráficos, los caballos contribuyen a crear cortafuegos, reduciendo así el riesgo de propagación del fuego.
Comentarios
tracking