28 de junio de 2022

La llamada 'señal Wow!' es la mayor candidata a señal de vida extraterrestre registrada hasta la fecha

La llamada «señal Wow!» es la mayor candidata a señal de vida extraterrestre registrada hasta la fecha

Ciencia

Un español identifica el posible origen de la mayor candidata a señal de vida extraterrestre

Una estrella a 1.800 años luz de la Tierra podría ser, según el astrónomo aficionado Alberto Caballero, el lugar de procedencia de la misteriosa «señal Wow!» registrada en 1977

Jerry R. Ehman, un astrónomo estadounidense perteneciente a un equipo SETI (búsqueda de inteligencia extraterrestre, por sus siglas en inglés) de la NASA, revisaba el 16 de agosto de 1977 los datos registrados la noche anterior por el radiotelescopio Big Ear de Ohio cuando una combinación de letras y números lo dejó boquiabierto. «Wow!», escribió al margen de la hoja.
La anotación hizo historia, y no era para menos: se trataba de la señal de radiofrecuencia estrecha más intensa captada hasta entonces, una marca que todavía mantiene a día de hoy y que la convierte en la mayor candidata a SETI obtenida desde aquella noche.
La emisión, aparentemente procedente de la constelación de Sagitario, duró 72 segundos, fue 30 veces superior al ruido de fondo, y dio paso a todo tipo de teorías sobre su posible origen. Mientras que las mentes más científicas apostaron por asteroides, reflejos terrestres sobre objetos espaciales y otro tipo de hipótesis que por uno u otro motivo fueron descartadas o imposibles de ser demostradas, los más fanáticos nunca perdieron la esperanza de una supuesta procedencia alienígena.
44 años después del hallazgo, el eterno debate ha recobrado actualidad después de que un astrónomo aficionado español haya publicado en International Journal of Astrobiology un artículo en el que sostiene que la misteriosa señal podría haber provenido de una estrella ubicada a 1.800 años luz de la Tierra.
Para llegar a tal conclusión, el vigués Alberto Caballero analizó miles de estrellas de la posible región de la que procedía la señal y acotó la búsqueda a un total de 66. De esa selección, el astrónomo encontró una, llamada 2MASS 1928192-2640123 y de características similares a nuestro sol, cuyas condiciones la convierten en un cuerpo potencialmente habitable.

¿Evento natural?

Pero la investigación de Caballero, pese a todo, no se inclina de lleno por un origen alienígena. Así lo ha afirmado el propio astrónomo en declaraciones a Live Science, al resaltar que lo más probable es que la señal proviniera de algún tipo de evento natural y no de extraterrestres, aunque no pierde la esperanza. «A pesar de que esta estrella está situada demasiado lejos para enviar cualquier respuesta en forma de transmisión de radio o luz, podría ser un gran objetivo para realizar observaciones en busca de exoplanetas alrededor de la estrella», apunta en el artículo.
Aunque la investigación ha suscitado algunas dudas entre la comunidad científica, algunos astrónomos, como la experta en SETI Rebecca Charbonneau, del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, han señalado que sus conclusiones pueden ser útiles para dirigir la atención hacia las estrellas más interesantes del universo. «Hay miles de millones de estrellas en la galaxia, y tenemos que encontrar alguna manera de reducirlas», apuntó a Live Science.
Comentarios
tracking