Fundado en 1910

19 de abril de 2024

La nave Starship espera en la rampa de lanzamiento de Boca Chica (Texas)

La primera versión de la nave Starship en la plataforma de lanzamientoSpaceX

Elon Musk quiere lanzar su cohete interplanetario al menos nueve veces este año

El próximo lanzamiento podría ocurrir en la primera mitad de marzo

Con el tercer lanzamiento de prueba del megacohete Starship cada vez más cerca, la pregunta de si esta vez SpaceX logrará completar la prueba suborbital diseñada para comprobar su eficiencia y rendimiento vuelve a resonar.
Lo consiga o no, lo cierto es que Elon Musk, fundador y consejero delegado de la empresa, quiere elevar el número de lanzamientos de Starship en, al menos, nueve.
Así lo aseguró la semana pasada el administrador de Transporte Espacial Comercial de la Administración Federal de Aviación (FAA), Kelvin Coleman, al afirmar que la agencia está trabajando con la compañía para la concesión del permiso de vuelo que debe recibir para ejecutar el lanzamiento.
«Están diseñando un calendario de lanzamientos bastante agresivo este año», dijo Coleman. «Creo que están considerando al menos nueve lanzamientos este año. Son muchos lanzamientos. Si estás haciendo modificaciones una por una, es mucho trabajo. Hemos estado hablando con SpaceX constantemente. Las 24 horas del día, reuniéndonos y pensando cómo hacer esto. Estamos comprometidos con la empresa, por lo que trabajaremos con ellos para que vuelvan a volar lo antes posible».
Actualmente, SpaceX tiene permiso para realizar hasta cinco lanzamientos de Starship, su nave espacial más grande y potente y que será la empleada por la NASA para que sus astronautas vuelvan a pisar la Luna en 2026. Sin embargo, según el portal especializado Ars Technica, la compañía aspira a ampliar ese límite, y está trabajando en esa dirección.

Los dos primeros vuelos

El primer vuelo experimental de Starship tuvo lugar en abril de 2023 y apenas duró tres minutos: la fase de separación de etapas no pudo completarse y la nave activó un mecanismo de autodestrucción. Además, la plataforma de lanzamiento, que no estaba debidamente protegida, sufrió importantes daños. Numerosos cascotes de hormigón salieron despedidos en todas direcciones y una nube de polvo cubrió los humedales del entorno de Starbase, la plataforma de lanzamiento de SpaceX en el sur de Texas donde se llevan a cabo las pruebas de la nave.
Siete meses más tarde, en noviembre, y tras una exhaustiva supervisión de la FAA, la agencia dio luz verde para que la empresa realizara el segundo lanzamiento, que sí logró superar la barrera de la separación de etapas, pero no alcanzó la altura suborbital prevista.
Está previsto que el tercer vuelo de Starship tenga lugar en la primera mitad de marzo. Según Musk, este nuevo intento ya tiene muchas más posibilidades de llegar a órbita. La idea es que dure 90 minutos y, tras dar una vuelta casi completa al globo terráqueo, termine cayendo en aguas cercanas a Hawái.
Comentarios
tracking