Fundado en 1910

20 de abril de 2024

Mujer tocando el bonang

Mujer tocando el 'bonang'Wikimedia Commons

Pitágoras estaba equivocado: no hay armonías musicales universales

El estudio muestra que en realidad no preferimos que los acordes estén perfectamente en proporciones matemáticas

El tono y la afinación de los instrumentos musicales tienen el poder de manipular nuestra apreciación de la armonía, según muestra una nueva investigación que desafía siglos de teoría musical.
Según el antiguo filósofo griego Pitágoras, la «consonancia» (una combinación de notas con un sonido agradable) se produce mediante relaciones especiales entre números simples como el tres y el cuatro. Más recientemente, los estudiosos han tratado de encontrar explicaciones psicológicas, pero a estas «proporciones enteras» todavía se les atribuye el mérito de hacer que un acorde suene hermoso y se cree que una desviación en las mismas hace que la música suene disonante y desagradable.
A pesar de ello, investigadores de la Universidad de Cambridge, Princeton y el Instituto Max Planck de Estética Empírica han descubierto dos formas clave en las que Pitágoras se equivocó.
Su estudio, publicado en Nature Communications, muestra que en contextos de escucha normales, en realidad no preferimos que los acordes estén perfectamente en estas proporciones matemáticas.
«Preferimos ligeras desviaciones. Nos gusta un poco de imperfección porque da vida a los sonidos y eso nos resulta atractivo», dijo el coautor, doctor Peter Harrison, de la Facultad de Música de la Universidad de Cambridge y director de su Centro de Música y Ciencia.
Los investigadores también descubrieron que el papel desempeñado por estas relaciones matemáticas desaparece cuando se consideran ciertos instrumentos musicales que son menos familiares para los músicos, el público y los académicos occidentales. Estos instrumentos suelen ser campanas, gongs, tipos de xilófonos y otros tipos de instrumentos de percusión afinados. En particular, estudiaron el «bonang», un instrumento del gamelán javanés construido a partir de una colección de pequeños gongs.
«Cuando utilizamos instrumentos como el bonang, los números especiales de Pitágoras se pierden y encontramos patrones de consonancia y disonancia completamente nuevos», dijo el doctor Harrison.
Al hilo, aseguró que la forma de algunos instrumentos de percusión tienen que ver con el sonido que emiten. Cuando los golpeas y resuenan, sus componentes de frecuencia «no respetan esas relaciones matemáticas tradicionales». Ahí es cuando descubrimos que suceden cosas interesantes».
Asimismo, aseveró que la investigación occidental se ha centrado mucho en instrumentos orquestales familiares, pero otras culturas musicales utilizan instrumentos que, debido a su forma y física, «son lo que llamaríamos inarmónicos».
Los investigadores crearon un laboratorio en línea en el que más de 4.000 personas de Estados Unidos y Corea del Sur participaron en 23 experimentos conductuales. A los participantes se les tocaron acordes y se les invitó a darle a cada uno una calificación numérica de agrado o a usar un control deslizante para ajustar notas particulares en un acorde para que sonara más agradable. Los experimentos produjeron más de 235.000 juicios humanos.
Los experimentos exploraron acordes musicales desde diferentes perspectivas. Algunos se centraron en intervalos musicales concretos y pidieron a los participantes que juzgaran si los preferían perfectamente afinados, ligeramente agudos o ligeramente bemoles. Los investigadores se sorprendieron al encontrar una preferencia significativa por una ligera imperfección o «inarmonicidad». Otros experimentos exploraron la percepción de la armonía con instrumentos musicales occidentales y no occidentales, incluido el bonang.

Desafían la idea tradicional

Los investigadores descubrieron que las consonancias del bonang se correspondían claramente con la escala musical particular utilizada en la cultura indonesia de la que proviene. Estas consonancias no pueden reproducirse en un piano occidental, por ejemplo, porque quedarían entre las grietas de la escala utilizada tradicionalmente.
«Nuestros hallazgos desafían la idea tradicional de que la armonía sólo puede ser unidireccional, que los acordes deben reflejar estas relaciones matemáticas. Demostramos que existen muchos más tipos de armonía y que existen buenas razones por las que otras culturas las desarrollaron», dijo el doctor Harrison.
Es importante destacar que el estudio sugiere que sus participantes (no músicos entrenados y no familiarizados con la música javanesa) pudieron apreciar instintivamente las nuevas consonancias de los tonos del bonang.

Temas

Comentarios
tracking