Fundado en 1910

27 de mayo de 2024

Un planeta de color púrpura

Un planeta de color púrpuraCopilot

Una investigación revela que los planetas púrpuras podrían albergar vida

Los mundos en los que las bacterias que contienen pigmentos de ese color sean dominantes producirían una «huella luminosa» distintiva detectable por los telescopios terrestres y espaciales de próxima generación

Todo al púrpura en la búsqueda de vida fuera de la Tierra. Una investigación dirigida por científicos de la Universidad de Cornell ha revelado que, al realizar observaciones en otros planetas, la presencia de este color podría ser un indicativo biológico.
La tesis en la que se apoyan es la siguiente: muchas bacterias que en la Tierra reciben poca o ninguna luz u oxígeno visible y utilizan la radiación infrarroja invisible para impulsar la fotosíntesis contienen pigmentos púrpuras. Por ello, los mundos en los que sean estas bacterias sean dominantes producirían una «huella luminosa» distintiva detectable por los telescopios terrestres y espaciales de próxima generación.
«Las bacterias púrpuras pueden prosperar en una amplia gama de condiciones, lo que las convierte en uno de los principales contendientes para la vida que podría dominar una variedad de mundos», dijo en un comunicado Lígia Fonseca Coelho, asociada postdoctoral en el Instituto Carl Sagan (CSI) y primera autora del trabajo, titulado El púrpura es el nuevo verde: biopigmentos y espectros de mundos púrpuras similares a la Tierra, y publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.
Los astrónomos han confirmado más de 5.500 exoplanetas hasta la fecha, incluidos más de 30 planetas potencialmente similares a la Tierra. Los observatorios planificados, como el Telescopio Extremadamente Grande (ELT) y el Habitable Worlds Observatory, explorarán la composición química de estos mundos en las zonas habitables de sus estrellas, donde las condiciones son propicias para la existencia de agua líquida en la superficie, y analizarán su composición.
«Necesitamos crear una base de datos de signos de vida para asegurarnos de que nuestros telescopios no pasen por alto la vida si no se parece exactamente a lo que encontramos a nuestro alrededor todos los días», añadió por su parte la coautora Lisa Kaltenegger, directora del CSI y profesora asociada de astronomía en la Facultad de Artes y Ciencias.
Utilizando la vida en la Tierra como guía, el equipo multidisciplinario de científicos de CSI, que también incluye a William Philpot, profesor emérito de la Escuela de Ingeniería Civil y Ambiental de Cornell Engineering, y Stephen Zinder, profesor emérito de microbiología en la Facultad de Agricultura y Ciencias de la Vida, están catalogando los colores y las firmas químicas que una amplia gama de organismos y minerales presentarían en la luz reflejada de un exoplaneta.
Para ello, Coelho recolectó y cultivó muestras de más de 20 bacterias púrpuras azufradas y no azufradas que pueden encontrarse en una variedad de ambientes, desde aguas poco profundas, costas y pantanos hasta respiraderos hidrotermales de aguas profundas.
Lo que se conoce colectivamente como bacterias púrpuras en realidad tienen una gama de colores, que incluyen amarillo, naranja, marrón y rojo, debido a pigmentos relacionados con los que hacen que los tomates sean rojos y las zanahorias naranjas. Estos pigmentos prosperan con luz roja o infrarroja de baja energía empleando sistemas de fotosíntesis más simples que utilizan formas de clorofila que absorben los infrarrojos y no producen oxígeno.
Es probable que hayan prevalecido en la Tierra primitiva antes del advenimiento de la fotosíntesis de tipo vegetal, dijeron los investigadores, y podrían ser particularmente adecuados para planetas que orbitan estrellas enanas rojas más frías, el tipo más común en nuestra galaxia.
«Ya prosperan aquí en ciertos nichos», dijo Coelho en un comunicado. «Imagínese si no estuvieran compitiendo con plantas verdes, algas y bacterias: un sol rojo podría brindarles las condiciones más favorables para la fotosíntesis».
Después de medir los biopigmentos de la bacteria púrpura y las huellas dactilares de luz, los investigadores crearon modelos de planetas similares a la Tierra con diferentes condiciones y cobertura de nubes. En una variedad de entornos simulados, dijo Coelho, las bacterias púrpuras tanto húmedas como secas produjeron firmas biológicas de colores intensos.
«Si las bacterias púrpuras prosperan en la superficie de una Tierra congelada, un mundo oceánico, una Tierra bola de nieve o una Tierra moderna que orbita una estrella más fría», dijo Coelho, «ahora tenemos las herramientas para buscarlas».
La detección de un «punto púrpura pálido» en otro sistema solar desencadenaría observaciones intensivas del planeta para intentar descartar otras fuentes de color, como minerales coloridos, que el CSI también está catalogando.
Kaltenegger dijo que detectar vida es tan difícil con la tecnología actual que incluso si se encontraran organismos unicelulares en un lugar, sería indicativo de que la vida debe estar muy extendido en el cosmos. Eso revolucionaría nuestra forma de pensar sobre la eterna pregunta: ¿estamos solos en el universo?
«Simplemente estamos abriendo los ojos a estos mundos fascinantes que nos rodean», afirma Kaltenegger.

Temas

Comentarios
tracking