Fundado en 1910

23 de abril de 2024

Un momento de la película Los secretos de Dumbledore, la tercera y puede que última entrega de la saga Animales Fantásticos

Un momento de la película Los secretos de Dumbledore, la tercera y puede que última entrega de la saga Animales Fantásticos

Cine

'Animales Fantásticos' se desinfla en su tercer intento de crear una saga épica

Las taquillas española y china no han recibido Los secretos de Dumbledore todo lo bien que Warner Bros hubiera deseado, para desgracia de los fans de la saga

Hace ya siete años que se estrenó Animales Fantásticos y dónde encontrarlos, una película que se presentó como una ampliación del universo Harry Potter y que abría todo un mundo de posibilidades para unos fans huérfanos desde que finalizara la aplaudida saga original del «niño que sobrevivió». Dos películas y una pandemia mundial después, la tercera entrega de la saga –Los secretos de Dumbledoreha llegado a los cines ocupando el primer puesto de la taquilla española gracias a no tener una contrincante clara para esta Semana Santa. Pero lo ha hecho con la expectación a medio gas: lo que podría haber sido un fenómeno mundial de masas ha llegado a la gran pantalla como una película más y entre críticas no muy halagüeñas.
La productora lo ha notado y ya ha avisado de que la continuación de la saga está supeditada a la acogida de esta tercera entrega, dejando la puerta abierta a convertirla en un 'quiso y no pudo'. Su fracaso sería una decepción, ya que esta sería la tercera vez que Warner intenta arrancar esta saga para que pueda aguantar, al menos, tres películas seguidas.
Criaturas mágicas asombrosas; ministerios de Magia internacionales de países internacionales; y personajes totalmente nuevos eran los reclamos de la primera entrega y que trataron de mantener en la segunda. De todo eso, apenas perduran de forma testimonial el divertido escarbato cleptómano y Pickett, el entrañable pero antisocial a la vez bowtruckle. Sí que existen enclaves novedosos, como esa Alemania mágica y políticamente oscura, pero Hogwarts vuelve a ser el reclamo publicitario principal, aunque no sea el epicentro de la historia, eclipsando en cierto modo el resto de escenarios. La culpa de esto podría residir en la promoción de Los secretos de Dumbledore, que creó una gran expectación con una supuesta vuelta al castillo. Pero al margen de todo esto, la última palabra la tiene, como siempre, la recaudación de taquilla. Y no augura nada bueno.
Pickett, el desconfiado pero entrañable bowtruckle, y el escarbato cleptómano amante de todo lo que brilla

Pickett, el desconfiado pero entrañable bowtruckle, y el escarbato cleptómano amante de todo lo que brilla

Una taquilla que mengua con cada cinta

Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore ocupa el primer puesto en la taquilla española desde su fin de semana de estreno. No era algo difícil, ya que no ha contado con ninguna rival clara que pudiera hacerle sombra. Sobre todo a las puertas de la Semana Santa y con los adolescentes ya de vacaciones. En total, en su estreno se distribuyó en 879 pantallas españolas y recaudó un total de 2,65 millones de euros en ese fin de semana. Es el tercer mejor estreno del año después de The Batman y de Uncharted. Pero si comparamos su éxito con sus dos entregas anteriores, comprendemos la preocupación en Warner Bros.
Las dos anteriores películas de Animales Fantásticos lograron recaudar hasta cuatro millones de euros en su primer fin de semana. La segunda –Los crímenes de Grindelwald, estrenada en 2018– atrajo a más de 600.000 espectadores a su estreno. Mientras que a la de este año han acudido 381.500 espectadores. Algo más de la mitad que a su predecesora. Si estos resultados se repiten en el resto de países –en Estados Unidos se estrena este viernes 15 de abril–, podría ser el carpetazo final de la saga, ya que la taquilla china tampoco es nada esperanzadora: 10 millones de dólares en su estreno frente a los 38 que logró la segunda entrega. En cifras totales, la primera cinta terminó su recorrido por la gran pantalla española con 13,34 millones de euros recaudados; y la segunda, con 11,18 millones. Habrá que ver si la tercera entrega cae proporcionalmente o salva la franquicia con un inesperado pelotazo.

Personajes a merced de los guionistas

El que creíamos protagonista, Newt Scamander, ha ido perdiendo relevancia conforme se ha desarrollado la trama para dejar casi por completo, durante la última entrega, su posición al propio Albus Dumbledore. Interpretado por Jude Law, el poderoso mago se presenta excesivamente rejuvenecido –si tenemos en cuenta los flashbacks de las cintas de Harry Potter– y homosexual en todo el mundo, menos en China, donde se han eliminado las referencias a su relación con el ambicioso Grindelwald.
Gellert Grindelwald, al que da vida Mads Mikkelsen, y Albus Dumbledore, interpretado de nuevo por Jude Law

Gellert Grindelwald, al que da vida Mads Mikkelsen, y Albus Dumbledore, interpretado de nuevo por Jude Law

Aquel intento de presentar mundos distintos a Hogwarts y la posterior marcha atrás acelerada hacia sus orígenes, ha terminado situando la saga en tierra de nadie: apellidos que suenan familiares y lugares comunes, pero ni en un lado ni en el otro. Además, el villano Gellert Grindelwald es un conocido de los potterheads desde Harry Potter y la piedra filosofal, el libro publicado en 1998 que fue el germen del fenómeno. A pesar de las críticas, el cambio de actor tras el veto a Johnny Deep no le ha sentado mal al personaje. Mads Mikkelsen defiende con soltura a un nuevo Grindelwald más serio. A pesar de que su final está escrito desde 2007, cuando se publicó el último libro de la historia original, este nuevo mago oscuro, más sobrio y menos histriónico, resulta mucho menos 'pop' que el de Deep y encarna mejor las tenebrosas intenciones del personaje para con el mundo muggle.
Credence Barebone, interpretado por Ezra Miller

Credence Barebone, interpretado por Ezra Miller

Y si su protagonista ha ido retrocediendo a una posición más secundaria, los demás personajes lo hacen todavía más: Tina Goldstein, que casi era protagonista en la primera cinta, apenas hace un cameo en esta última película, donde cobra algo más de importancia –aunque no demasiada– su hermana Queenie; y Credence Barebone, el misterioso y destructivo obscurus que parecía el gran villano de la saga, se sumerge en la mayor de las irrelevancias tras dos películas dando tumbos por el mundo. El guion trata de darle un sentido al personaje, pero resulta forzado y totalmente innecesario para ninguna de las tramas principales o subyacentes. Aunque es cierto que cualquier conocedor de la cronología potteriana podría haber sabido desde la segunda entrega que Credence debía diluirse en algún momento si se quería respetar el canon original de la historia. Algo que le ha venido muy bien a Warner Bros, dados los escándalos en los que ha estado implicado su intérprete, Ezra Miller, durante los últimos meses.
Jacob Kowalski, el muggle que todo los fans de Harry Potter envidiam, y Eulalia Hicks, un nuevo personaje presentado en Los secretos de Dumbledore

Jacob Kowalski, el muggle que todo los fans de Harry Potter envidian, y Eulalia Hicks, un nuevo personaje presentado en Los secretos de Dumbledore

El único personaje que ha evolucionado considerablemente y para bien es el muggle, o nomag dependiendo de dónde preguntes, Jacob Kowalski. Este neoyorquino, que en la primera entrega apenas era un personaje de efecto, en la tercera se convierte en el gancho que conecta con la audiencia, o al menos con todos aquellos fans que siempre quisieron tener una varita mágica o visitar los pasillos de Hogwarts. Junto a él, se presenta a Eulalia Hicks, una divertida maga nueva en la trama, que promete si la saga logra continuar.
Comentarios
tracking