Fundado en 1910

25 de febrero de 2024

Jorge Martín y Pablo Motos, este lunes en 'El Hormiguero'

Jorge Martín y Pablo Motos, este lunes en 'El Hormiguero'Antena 3

‘El Hormiguero’

Jorge Martín desvela a Motos el descomunal coste de su moto

El piloto español se muestra satisfecho con la temporada realizada: «Mi objetivo a principio de año era ser top tres»

La semana de El Hormiguero arrancó con un tributo a Concha Velasco (se recordó su participación en el programa en 2019) y con Jorge Martín, subcampeón del mundo de MotoGP, como invitado.
El piloto entregó uno de sus monos a Pablo Motos. Tenía apariencia de nuevo, pero en realidad lo había usado, lo que pasa es que «había sido reparado». «Tenemos la misma talla», le dijo al presentador y, en efecto, eso pareció. Motos se interesó por si se se podría disparar el airbag, y el subcampeón mundial le precisó que solo se activa «a más de 60 por hora». Y recordó que esta temporada ganó una carrera en Alemania pese a que corrió «medio vuelta» como un muñeco Michelin, con el mono de marras accionado: «Se hincha desde el culo hasta los hombros. Y no te puedes ni mover. Me lo abro porque no puedes ni respirar».
Aunque tuvo opciones de título hasta la última carrera y finalmente no lo logró, esta muy satisfecho con su temporada: «No lo perdí en la última carrera. Ha sido un año muy largo. Hay momentos en que lo tenía muy cerca, luego he vuelto a fallar. Mi objetivo a principio de año era top tres», recordó.
En esa prueba decisiva, en Cheste, se llevó a Marc Márquez por delante y sirvió el título en bandeja a Francesco Bagnaia: «Si hubiese seguido tumbando a lo mejor solo nos tocábamos. Pero al levantar hice que se moto derrapase y nos fuésemos al suelo. Fatal, porque era su última carrera con Honda. Ninguno de los dos queríamos eso». Se fue a disculpar: «Me sorprendió su actitud. Me dijo: ‘Yo hubiese hecho lo mismo’. Peleándote por un Mundial tienes que ir a todo o nada».
Sí se arrepiente de lo que hizo en otro Gran Premio: «Hay algo que aún me duele mucho que es la carrera de Indonesia. Iba liderando con tres segundos y, seguramente, con ese resultado habría ganado el Mundial. El sentirse tan superior, el querer humillarlos, por así decirlo, fue lo que me hizo fallar. He aprendido para el futuro que puedes ganar la carrera por dos décimas o por un segundo que los puntos son los mismos».
El piloto se llevó una de sus motos al plató. Y desveló el coste: «Más o menos, un millón de euros. La tecnología que tiene solo la ves aquí. Ahora mismo la Ducati, que es la mejor, aún tiene más valor».
Comentarios
tracking