Fundado en 1910

12 de junio de 2024

El director ucraniano Sergei Loznitsa, en el Festival de Cannes

El director ucraniano Sergei Loznitsa, en el Festival de CannesGTRES

Cine

El documental que muestra la vida entre bombardeos en Ucrania: «El ejército ruso ha aniquilado la cultura»

El director Sergei Loznitsa ha presentado en Cannes The Invasion

Lejos del frente de batalla, la vida en Ucrania prosigue entre alarmas antiaéreas. Esa violenta normalidad a la que la sociedad ucraniana se ve forzada desde hace dos años protagoniza The Invasion, el regreso del realizador ucraniano Sergei Loznitsa, estrenado en el Festival de Cannes. «El ejército ruso ha aniquilado las ciudades ucranianas. Ha exterminado sobre todo la cultura», denunció Loznitsa anoche al presentar el filme, fuera de competición, en las sesiones especiales de certamen de la Costa Azul gala, acompañado por parte de su equipo y por el delegado general del festival, Thierry Frémaux.

La guerra lleva presente en Europa «desde hace diez años», recordó el también realizador del exitoso documental Maidan sobre los disturbios civiles de 2013 y 2014 en la plaza central de Kiev, en referencia a que las agresiones rusas comenzaron hace mucho más de dos años, con la anexión unilateral de la península de Crimea en 2014. Pero a comienzos de 2022, enfatizó el director, el conflicto adoptó un «carácter extremadamente salvaje» con la invasión del país a gran escala por parte del régimen de Vladímir Putin.

Fue ese mismo año cuando Loznitsa se embarcó en el rodaje de The Invasion, un camino que en cierta medida concluyó anoche, en la tercera jornada de la 77 edición del Festival de Cannes, mostrando al público el «dolor inconmensurable» de todos los ucranianos. «Contamos hoy con compartir ese dolor con vosotros», dijo Loznitsa.

La vida interrumpida por las alarmas antiaéreas

Ya desde su introducción, con imágenes de funerales de soldados caídos en la defensa de Ucrania, The Invasion obliga a recordar que la guerra continúa, a pesar de que su peso en titulares haya decaído, y el impacto que eso tiene en millones de personas todos los días. Loznitsa, fiel a su estilo de planos generales estáticos y pacientes en los que la acción se va revelando por sí misma, bucea en todo tipo de escenas de lo cotidiano de su país. Es un día a día que a veces queda completamente transformado por la presencia permanente del conflicto, pero que en otras ocasiones, a fuerza de costumbre, prosigue solo sutilmente trastocado por la guerra.

En las bodas, los novios van vestidos con su uniforme militar. En las calles se reparten víveres indispensables. En las escuelas, los niños dibujan tanques y las profesoras intentan continuar con su lección con normalidad, aunque tengan que dar la clase en refugios antiaéreos por la amenaza de las bombas rusas. Hasta en las librerías, los dependientes invitan tranquilamente a los clientes a salir del local porque han sonado las alarmas y hay que ponerse a cubierto.

El realizador ucraniano muestra también que los libros han sido, de hecho, una parte significativa de la guerra al nivel cultural, a través de imágenes de la destrucción de cientos de ejemplares firmados por autores rusos o relativos esa cultura -ni Dostoyevski se salva-, en un intento de reafirmar la identidad ucraniana frente al invasor. De vuelta al nivel más humano de las consecuencias de la guerra, Loznitsa también visita un centro de rehabilitación en el que hombres y mujeres con miembros amputados aprenden a vivir con sus nuevas extremidades ortopédicas y muestra cómo sus compatriotas de fe cristiana ortodoxa continúan con los tradicionales baños helados triples para conmemorar el bautismo de Cristo.

Las imágenes de los bombardeos están presentes, pero son siempre de los momentos posteriores. Es decir, no están las explosiones, pero sí sus consecuencias. Y es que a Loznitsa no le ha interesado hacer un documental sobre el frente de batalla -al estilo, por ejemplo, de la oscarizada este año '0 Days in Mariupol (20 días en Mariúpol)-, sino sobre todo el dolor del pueblo que se encuentra detrás.

Temas

Comentarios
tracking