17 de agosto de 2022

Ana Frank sentada en su pupitre. Fotografía tomada en el último año de la escuela primaria

Ana Frank sentada en su pupitre. Fotografía tomada en el último año de la escuela primaria

80 años

14 de junio de 1942: cuando Ana Frank empezó a escribir su famoso diario

En total fueron tres cuadernos los que escribió hasta que en agosto de 1944, tras recibir un chivatazo, fue arrestada y deportada

«Lo mejor será que empiece desde el primer momento en que te recibí, o sea, cuando te vi en la mesa de los regalos de cumpleaños (porque también presencié el momento de la compra, pero eso no cuenta)», con estas palabras comienza Ana Frank su querido diario, aquel que sería «un gran apoyo» para ella.
Ana recibe el 12 de junio de 1942 un diario, algo que realmente anhelaba tener y que sus padres, por su decimotercer cumpleaños le dejaron escoger y tras unas breves líneas expresando su deseo de «poder confiarle todo», iniciaría su relato hoy hace 80 años dejando por escrito sus vivencias durante los dos años que estuvo ocultándose junto con su familia de los nazis. En total fueron tres cuadernos los que escribió hasta que en agosto de 1944, tras recibir un chivatazo, fue arrestada y deportada.
La familia Frank era una de las muchas familias de judíos que vivía en Alemania y que decidieron mudarse a Ámsterdam huyendo de la persecución de Adolf Hitler hacia los judíos, pero su salida no evitó que se vieran obligados a llevar una estrella de David como distinción e humillación pública. Cuando su hermana Margot recibió el aviso de que tenía que regresar a la Alemania nazi por trabajo, sus padres (Otto y Edith) desconfiaron de la propuesta y deciden pasar a la clandestinidad para escapar de la persecución.
En la primavera de 1942, Otto Frank comienza a habilitar el escondite en la Casa de atrás de su compañía en la calle Prinsengracht 263, poco tiempo después cuatro personas más llegan al escondite para salvar sus vidas. En este diminuto lugar, con la incertidumbre y el miedo como pan de cada día, Ana Frank escribe su historia: «Me parece que lo mejor de todo es que, lo que pienso y siento, al menos lo puedo escribir, de lo contrario, me asfixiaría completamente», reza su entrada del día 16 de marzo de 1944.
El inmueble comercial de Otto Frank, en la calle Prinsengracht 263 (al medio), aproximadamente en 1947

El inmueble comercial de Otto Frank, en la calle Prinsengracht 263 (al medio), aproximadamente en 1947Annefrank.org

Mucho más que un diario

Muchos piensas que El diario de Ana Frank es solo uno, pero en realidad la obra de Ana es mucho más amplio. Entre sus páginas encontramos 34 cuentos cortos sobre su época en la escuela, lo que acontecía en la Casa de atrás, así como cuentos de fantasías que ella misma inventaba. También encontramos El cuaderno de frase buenas donde recopila frases y pasajes de los libros que leía en su escondite (idea que le propone su padre). También tuvo un proyecto de novela (La vida de Candy) que después de escribir uno par de capítulos interrumpe su creación para centrarse en La Casa de atrás, un libro sobre su período en su escondite basado en los textos de su diario. Por esta razón existen dos versiones de algunas de las cartas del diario: la carta original del diario de Ana y su versión reescrita.
Ana Frank decide rellenar esas páginas en blanco con sus pensamientos y sentimientos para lograr hacer dentro de lo que cabe aquella experiencia más llevadera. Se cumplen cinco meses de su escondite en la Casa de atrás y su diario se va completando poco a poco. Tiempo más tarde, su familia le vuelve a regalar más cuadernos para que continúe su obra.
El 28 de marzo de 1944, Ana Frank escucha en la radio un llamamiento del ministro holandés Bolkestein, quien se había refugiado en Londres, pidiendo a los holandeses que conservasen los documentos importantes para que, al final la guerra, se conociese lo vivido durante la ocupación alemana. Esta petición encendió una chispa: Ana quería publicar un libro sobre su etapa en el escondite. Empezó a escribir La Casa de atrás el 20 de mayo de 1944, reescribe sus diarios en una sola historia y añade muchos nuevos textos. Relata el período entre el 12 de junio de 1942 al 29 de marzo de 1944. En esos pocos meses logra escribir más de 215 páginas.

Publicación del diario

Miep Gies y Bep Voskuijl, quienes ayudaron a la familia a ocultarse entre 1942 y 1944, durante la ocupación de Ámsterdam por los nazis, fueron las personas que descubrieron los escritos de Ana Frank y custodiaron con la esperanza de poder devolvérselo alguna vez. Sin embargo, Ana muere en el campo de concentración de Bergen-Belsen.
Miep Gies decide entregarle todos los cuadernos y papeles al padre de Ana, Otto Frank quien descubre leyendo aquellas páginas que su hija quería convertirse en escritora o periodista y que tenía la intención de publicar las historias que cuenta en La Casa de atrás. Varios amigos de Otto le convencen para que publique el diarioa y, el 25 de junio de 1947 Het Achterhuis (conocido en español como El Diario de Ana Frank) es publicado en una edición de 3.000 ejemplares.
Desde entonces se ha traducido a 70 idiomas, se ha llevado a la gran pantalla y al teatro. Después de 80 años, las páginas de El diario de Ana Frank siguen emocionando a los lectores y continúa haciendo memoria de aquellos crímenes de guerra cometidos durante el Holocausto.
Comentarios
tracking