27 de enero de 2023

Esteban González Pons, vicesecretario relaciones institucionales del PP

Esteban González Pons, vicesecretario relaciones institucionales del PP y autor de la nueva novela 'El escaño de Satanás'. Ed. EspasaEFE

Entrevista

Pons: «Mi novela 'El escaño de Satanás' es una metáfora de la política española»

  • El vicesecretario general del PP presenta hoy en Madrid su segunda novela

  • Mariano Rajoy copresentará el acto y Alberto Núñez Feijóo ha confirmado su asistencia en calidad de público

Esteban González Pons es conocido sobre todo por su condición de político, pero los más entendidos saben de su vocación literaria, que el entrevistado tampoco trata especialmente de ocultar: columnista habitual en prensa, poeta, autor de un dietario... Hoy Pons conversa con El Debate sobre su segunda novela, recién publicada.
–¿Qué es El escaño de Satanás?
–No es un ensayo, ni un libro de pensamiento, ni unas memorias, sino una novela.
–Su nuevo libro tiene una clarísima ambientación política. ¿Seguro que todo es ficción?
–En El escaño de Satanás el lector no puede esperar encontrar ideas políticas, ni recuerdos, ni mi punto de vista sobre la actualidad; más bien he intentado representar la vida política de nuestro país bajo el prisma del esperpento.

Al igual que Valle-Inclán, he mirado la realidad política a través de un espejo, de esos que deforman la figura, para intentar verla en su deformidadEsteban González PonsVicesecretario general del PP y autor de 'El escaño de Satanás'

–¿Igual que Valle-Inclán?
–El esperpento consiste en que los personajes se miran en los espejos que deforman en las casetas de feria. Al igual que Valle-Inclán, he mirado la realidad política a través de un espejo, de esos que deforman la figura, para intentar verla tal cual es. El escaño de Satanás es una metáfora del día a día de la política española.
'El escaño de Satanás'

Esteban González Pons es el autor de 'El escaño de Satanás'. Ed. Espasa. Noviembre, 2022El Debate

–A lo largo de su carrera política, ¿qué es lo más raro con lo que se ha encontrado?
–Mi novela parte de un hecho: en el año 2009, siendo yo diputado, en el Congreso de los Diputados se realizaron unas obras de reforma, y se descubrió un cementerio justo debajo del hemiciclo. Cuando se construyó el Congreso no se levantaron los cimientos del convento que estaba anteriormente sobre ese solar y, consecuentemente, tampoco se levantó su cementerio. De manera que el Congreso de los Diputados está sobre un cementerio.
–¿Esto que está diciendo es ficción o realidad?
–Estoy hablando en sentido literal; es decir, esto es cierto. No me lo invento yo. Donde ahora está el Congreso, antes estaba el Convento del Espíritu Santo. A mediados del siglo XIX, cuando se construye el edificio del Congreso de los Diputados, para ahorrar dinero no se levantan los cimientos de la iglesia anterior. Por ello, tampoco se levantan los enterramientos, que se dejan justo debajo del hemiciclo. En el año 2009, como le decía, se realizan unas obras de reforma en la biblioteca del Congreso, y no solo encuentran los restos humanos del cementerio, sino también una cripta. No se sigue excavando, pero si se cavase debajo del hemiciclo, se encontrarían tumbas de los siglos XVI, XVII y XVIII.
Fachada del Congreso de los Diputados

Fachada del Congreso de los DiputadosEduardo Parra / Europa Press

–Que la política española acontezca sobre un cementerio quizás explique unas cuantas cosas…
–Este hecho literal también me parece una metáfora extraordinaria sobre la política que vivimos. Parto de ahí para construir una ficción literaria.
–Descríbamele brevemente, por favor, las características singulares de las cámaras parlamentarias donde ha desempeñado su profesión de político.
–En los parlamentos en los que he estado me he encontrado con actitudes muy diversas. En el Senado siempre he visto una cámara donde el buen trato y el intercambio de opiniones son frecuentes, pero donde no se decide nada. El Parlamento Europeo es una cámara en la que se negocia hasta el agotamiento; no hay ninguna decisión que no sea negociada. En el Parlamento Europeo se negocia más que se parlamenta. El Congreso de los Diputados es una gallera; un corral de peleas donde los gallos exhiben sus heridas, sus garras y sus uñas, pero donde ya hace muchos años que no se pacta nada. Habría que colocar una placa que se dijese: «El último pacto entre derecha e izquierda alcanzado en este Congreso de los Diputados se produjo en el año 1978».

El poder es de Dios, la política es de SatanásEsteban González PonsVicesecretario general del PP y autor de 'El escaño de Satanás'

–En su novela aparece el diablo. ¿La política es esa civitas diaboli de la que habla San Agustín?
–Creo que la política es el lugar donde conviven Dios y Satanás. Así empieza la novela. El poder es de Dios, la política es de Satanás. Con el poder se transforma la vida de las personas para bien, pero en la política las personas enseñan la peor parte de su corazón. En la política he visto lo peor del ser humano. Sin embargo, con el poder he visto hacer cosas increíblemente buenas para todos. Gracias al poder tenemos Sanidad, Educación, Pensiones, tenemos convivencia y Derechos Humanos. El drama es que al poder se llega por la política.
Esteban González Pons, vicesecretario  de acción institucional del PP

Esteban González Pons, vicesecretario de acción institucional del PPEFE

–Una duda. El demonio, ¿es de derechas, de izquierdas o de centro?
–El demonio surge de la grieta que se abre entre la derecha y la izquierda cuando no existen puentes que nos unan. En España, el demonio y los fantasmas no vienen de los extremos; vienen del pozo que se abre en el centro cuando unos españoles dejamos de dialogar con los otros.

El demonio de la política surge del agujero que hacemos la derecha y la izquierda siendo incapaces de hablarEsteban González PonsVicesecretario general del PP y autor de 'El escaño de Satanás'

Somos la única generación de españoles desde la Guerra de Independencia que no ha conocido una guerra civil. Y, sin embargo...
–Sin embargo, todos los días efectivamente hacemos el mérito de enfrentarnos unos con otros como si a veces deseáramos otra guerra. El demonio de la política surge, insisto, del agujero que hacemos la derecha y la izquierda siendo incapaces de hablar.
–Pero volvamos a su libro. En su novela aparece incluso un vampiro.
–He dicho antes que el Congreso está construido sobre un cementerio. Yo he localizado a una persona que, sin ningún género de duda, está enterrada debajo del atril del Congreso de los Diputados, que es donde estaba el centro del convento del Espíritu Santo. Esa persona es Magdalena de Guzmán, segunda marquesa del Valle de Oaxaca, la nuera de Hernán Cortés. Magdalena de Guzmán, por tanto, asiste a todas las sesiones del Congreso de los Diputados soportando el peso del atril sobre la losa de su tumba, y a esta persona, pidiéndole perdón públicamente, la he convertido en un vampiro para mi novela.

Mariano Rajoy, gracias a El Debate, se ha convertido en el cronista deportivo más leído de EspañaEsteban González PonsVicesecretario general del PP y autor de 'El escaño de Satanás'

–Tengo entendido que para el acto de presentación de su libro cuenta con un presentador cuyos conocimientos en materia política no son cosa menor. O dicho de otra forma: son cosa mayor.
–Yo soy un escritor que se gana la vida en la política, y siempre procuro que mis libros me los presenten políticos que tienen la misma condición de escritor que tengo yo. De entre todos, el best seller es Mariano Rajoy. Rajoy es el Ken Follett de la literatura escrita por políticos. Sólo él ha vendido 100.000 ejemplares de un libro. Además, Mariano Rajoy, gracias a El Debate, se ha convertido en el cronista deportivo más leído de la España de hoy. Rajoy es el José María García de este Mundial. Respeto y admiro mucho a Mariano Rajoy. Le agradezco que aceptara el ofrecimiento y me siento muy orgulloso de que sea él quien presente mi novela.
–Con la vida tan intensa que lleva, a caballo entre Génova 13 y Bruselas, ¿de donde saca tiempo para escribir una novela de 500 páginas?
–Debo decirle, primero, que esta novela podría llamarse «Antes de Feijóo», porque está entregada a la editorial en enero. Antes tenía un poco más de tiempo. Y, segundo, cuando uno se dedica a lo que yo me dedico y quiere ser escritor, tiene que levantarse todos los días a las seis de la mañana. Me levanto todos los días a las seis y escribo de seis a ocho. Escribo los fines de semana, en los aviones y trenes; escribo en las salas de espera de los aeropuertos y en las estaciones de tren.
Delibes Umbral

Miguel Delibes y Francisco UmbralEl Debate

–Cuando Delibes dirigía El Norte de Castilla, admiraba la fluidez escriturística del joven Umbral que por entonces trabajaba en su redacción. Otros autores señalan que la escritura para ellos constituye un ejercicio doloroso. ¿Dentro de qué tipología se cataloga usted?
–Según mi experiencia, no existe el escritor inspirado que en una noche es capaz de redactar una novela. Escribir es un oficio doloroso. Cada párrafo requiere de mucho oficio, paciencia, constancia y de un poco de inspiración; porque si las musas no quieren, el párrafo después de todo lo has de tirar a la papelera.
Comentarios
tracking