Fundado en 1910

30 de mayo de 2024

El escritor Sergio del Molino, ganador del Premio Alfaguara 2024

El escritor Sergio del Molino, ganador del Premio Alfaguara 2024EFE

El español Sergio del Molino gana el Premio Alfaguara de novela por 'Los alemanes': «El pasado siempre vuelve»

El galardón, dotado con 175.000 dólares y entregado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, ha elegido entre 890 manuscritos inéditos, en su mayoría procedentes de España

El XXVII Premio Alfaguara de novela ha sido concedido hoy a la obra de un español. Como portavoz, el escritor Sergio Ramírez ha leído el fallo del galardón: «El jurado, que tuvo que pronunciarse sobre seis novelas seleccionadas entre casi 900, decidió otorgar por unanimidad este premio a Los alemanes, de Sergio del Molino».
El galardonado es autor de los ensayos La España vacía (2016; Alfaguara, 2022), premio al mejor ensayo del Gremio de Libreros y Premio Cálamo, y Contra la España vacía (2021). Antes había ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan con La hora violeta y el Premio Espasa por Lugares fuera de sitio.
Suyas son también las novelas Lo que a nadie le importa (2014) y La mirada de los peces (2017), y el ensayo biográfico Calomarde. El hijo bastardo de las luces (2020), La piel (2020), y Un tal González (2022) son otras de sus obras, traducidas al inglés, italiano, francés, griego, alemán y chino, y publicadas en más de quince países.
El jurado, compuesto por cinco escritores, ha destacado en Los alemanes «su maestría para narrar un suceso muy poco conocido de la historia española relacionado con las mutaciones del nazismo y con hondas consecuencias en el mundo actual. Oscuros secretos familiares encierran un pasado amenazador capaz de destruir el presente. ¿Heredan los hijos la culpa de los padres? Una novela apasionante que pone a prueba la conciencia de los personajes y que sacude la del lector».
El relato empieza en 1916, durante la Primera Guerra Mundial, con la llegada al puerto de Cádiz de 600 alemanes procedentes de Camerún, que prefirieron refugiarse en un país neutral como España. «Realicé un pequeño ensayo, un reportaje periodístico largo, sobre el tema. Desde entonces, esta historia siempre ha estado presente en mi vida, siempre ha estado rondándome, y no encontraba la manera de sacarla a la luz. Hasta ahora», ha relatado Del Molino al recoger el premio.
«La novela cuenta la historia de una de estas familias que se ha desintegrado. A partir de ahí hablamos del legado, de la familia, de la culpa, de muchos de los temas que me preocupan siempre», ha continuado. «El pasado siempre está agazapado para destrozarnos la vida en cuanto puede. El pasado de estos personajes vive agazapado, durmiente, pero otros se lo van a restregar por la cara para destruir su presente y su futuro», ha advertido el periodista y escritor, que cree que el pasado siempre vuelve.

La culpa y su herencia de padres a hijos

Pero ¿qué culpa tienen los hijos de los actos de los padres? «Ese es uno de los ejes de la novela. Ese es nuestro dilema. ¿Somos responsables de lo que heredamos? ¿Qué debemos a nuestros padres y qué nos dejan a deber, qué parte de culpa tienen en lo que somos y hasta qué punto sus pecados y crímenes nos interpelan a nosotros? Ese es el dilema, tan de actualidad social y cultural, al que se enfrentan nuestros protagonistas».
El escritor y periodista Sergio del Molino

El escritor y periodista Sergio del Molino

Los ensayos de Del Molino han reflexionado sobre diferentes temas de actualidad, como La España vacía, pero también es autor de historias conmovedoras, como La hora violeta o La piel. ¿Esta obra es un eslabón más o supone un giro en su trayectoria literaria? «Uno quiere creer que es capaz de evolucionar, superar lo que ha hecho, y que no se queda dando vueltas a lo mismo, aunque se obsesione por los mismos temas. Este libro es un paso en el sentido de que una de las cosas que se me han reprochado es que no escribiera una 'novela-novela', sin apellidos. En ese sentido hay un desvío en mi producción hasta ahora, y creo que lleva a mi literatura a otro punto».
En su discurso, además de agradecer el galardón, ha confesado estar borracho de «poder, vanidad y narcisismo». «Schubert dice que nunca nos conocemos los unos a los otros, que el otro siempre es un misterio, un extraño, por mucho que creamos conocerlo. Como vivimos tiempos broncos, o tiempos recios como dice Vargas Llosa, creo que la literatura debe poner en marcha ese intentar crear la ficción de que el otro no es un misterio tan profundo, que debemos intentar comprenderlo, y que comprendiéndolo nos comprendemos a nosotros mismos. Eso es lo que yo he intentado con esta novela».
«En estos momentos en los que estamos todos en la gresca política y en la selva social de guerras y guerrillas culturales, la literatura tiene la función de intentar mitigar ese misterio para que el otro no sea alguien a quien podamos deshumanizar o despreciar fácilmente, sino en cuya piel nos podamos poner. Ese es el alegato que subyace a mi novela y que me gustaría que permaneciese», ha concluido el autor.

«Equilibrio entre narración y reflexión»

El jurado ha procedido a continuación a elogiar la escritura del galardonado. Sergio Ramírez ha destacado las muchas cualidades de la novela premiada: «Tiene una gran capacidad de fundir la realidad con la imaginación, porque esta novela cuenta un hecho histórico que no es especialmente relevante (...), tomando elementos de la realidad y fundiéndolos con la ficción. Esa es una de las cosas que yo más admiro en una novela histórica», ha defendido el nicaragüense, que alaba ese «suave pulido» en el que ficción y realidad se hagan una. «Que el lector dude de lo que es verdad y mentira es una prueba de éxito de la narración», ha agradecido Sergio del Molino, que siente orgullo de que el lector vaya a comprobar cada uno de sus datos.
'La España vacía' es uno de los libros más celebrados de Sergio del Molino

'La España vacía' es uno de los libros más celebrados de Sergio del Molino

«Por un lado hay una peripecia vital que te arrastra, pero por otro lado esa peripecia está reflexionada, y eso no es fácil de encontrar en muchas novelas. Esta es una novela con un hilo conductor central: la del pelotazo urbanístico de Zaragoza que requiere corromper a alguien en una universidad alemana. Me llama la atención esta línea de puntos que une estos dos hechos», ha inquirido Juan José Millás.
«Una novela es un viaje al otro. Nos permite entrar en otras vidas. Nos hace más empáticos. Esta no es solo una novela total, sino un novelón: es coral, con varias voces, que ha conseguido algo que muy pocos autores consiguen: que cada uno tenga su voz. Eso es riquísimo y le da gran vitalidad, es delicada y compleja, habla de la culpa personal y de la culpa colectiva, de la corrupción y del poder, y también de la familia, ese núcleo fundacional de tu existencia que puede ser tan terrorífico», ha reflexionado Rosa Montero.
Por su parte, Manuel Rivas ha destacado que esta novela es «un salvavidas en el vacío», un libro que «en lugar de hacer presente la desinteligencia, hace presente la inteligencia». «La historia, el pasado, es un bumerán que va cargando la atmósfera hasta convertirse en un presente recordado. Hay una confrontación muy grande entre una trama en la que domina la excitación destructiva, pero escrita con una excitación creativa. Las referencias culturales son injertos de esa naturaleza que es esta novela, que no se ven nunca como un lastre, como un ornamento, como un adorno. Es un trabajo de inmersión también cultural, con la música de Schubert de fondo», ha elogiado el escritor. «Mi forma de concebir la estructura, el clímax, es muy musical. Siempre pienso en analogías musicales, me gusta que se note eso en la estructura de mis libros», ha contestado Del Molino.
Por último, ha tomado la palabra Laura Restrepo, que ganó también el premio Alfaguara en 2004. «Leí esta novela la última, y página a página pensaba que esta iba a ser la galardonada. Me emocionaba pensar 'esta es, esta es'», ha desvelado, con ilusión, la escritora y periodista colombiana. «Me ha gustado mucho el manejo magistral del secreto, que tiene dos caras. Es eso que se emponzoña, que se vuelve veneno para quien tiene que convivir con él y no lo revela. Pero el secreto no es solo lo que no se sabe, sino lo que todo el mundo sabe que todo el mundo sabe. Y esas dos variantes del secreto están muy bien desarrolladas en la novela. Además, trabaja muy bien la conciencia de los personajes y del lector, llevando a los protagonistas hasta el límite, hasta casi un punto insoportable, y por lo tanto también al lector, que se pregunta cómo respondería él ante esa situación». Restrepo ha hablado de «un monstruo casi lovecraftiano», que se siente a lo largo de la novela, que comienza en silencio pero que va copando la vida de los personajes y al final alcanza al lector.

60 años de aventura editorial

«Es un momento especial que vamos a vivir de forma especial, porque Alfaguara cumple 60 años de aventura editorial. Desde su fundación hasta hoy siempre ha querido ser una editorial que interprete su tiempo. Este era su objetivo al nacer, con los hermanos Cela al frente», ha destacado la consejera delegada del grupo Penguin Random House en España, Núria Cabutí, que ha añadido que este galardón es «el inicio de la temporada», y que con él quieren premiar la mejor ficción «a ambos lados del océano».
Tras recorrer la historia de Alfaguara y su «vocación panhispánica», ha reclamado «una oferta editorial creativa y responsable» y ha anunciado el nuevo año editorial, con «uno de los catálogos más vivos, ricos y diversos en nuestro idioma». Marta Rivera de la Cruz, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, ha tomado la palabra para resaltar lo nutrido de su catálogo, agradeciendo especialmente la labor de los editores que le abrían «otros mundos». «Es la editorial de mi infancia y mi juventud», ha confesado, citando desde La hojarasca de García Márquez hasta Los enamoramientos de Javier Marías.
«La editorial Alfaguara ejemplifica la vocación de unión de dos orillas, con vocación internacional, de unión entre España y el resto del mundo, muy especialmente entre España e Hispanoamérica. Este premio aúna prestigio y popularidad, que existan estos premios contribuye a que la gente quiera tener una biblioteca», ha finalizado la concejal.
Jordi Martí Grau, secretario de Estado de Cultura, ha destacado también la relevancia de este galardón: «Un sello editorial tiene alma y te acompaña, y todos los que nacimos más o menos con Alfaguara hemos sido acompañados por él. Nos abrió nuevos mundos, nuevos imaginarios y nos hizo conocer nuevos autores». «No sólo el premio va a cambiar al autor: Alfaguara nos ha hecho mejores a todos, porque une ideas, capacidad de conmover, argumentos... Esperemos que duréis muchos más años», ha finalizado Martí Grau, celebrando el compromiso cultural.
Francina Armengol, presidenta del Congreso de los Diputados, durante el Premio Alfaguara 2024

Francina Armengol, presidenta del Congreso de los Diputados, durante el Premio Alfaguara 2024

Francina Armengol, presidenta del Congreso de los Diputados, ha sido la última en tomar la palabra. «Es símbolo de la buena salud de la cultura en nuestra salud y en todos los países de Hispanoamérica. Alfaguara está con nosotros, viviendo en nuestras casas, desde 1994. Es tiempo suficiente para que forme parte indisoluble de nuestra historia, la íntima y la colectiva», ha referido, destacando la unión de más de 590 millones de personas, unidas por la literatura a ambas partes del océano. «Gracias a quienes dedicáis vuestra vida a escribir, porque sin la literatura, sin la cultura, estaríamos en la intemperie. Hoy, en el siglo XXI, la cultura es raíz y alimento de las sociedades. Como siempre ha sido. Y a pesar de lo que hemos aprendido en la historia en ocasiones sigue estando en peligro (...). La cultura debe ser libre, y si la censura cae de nuevo sobreella, la estaremos hiriendo de muerte», ha sentenciado la política, que ha finalizado con una cita en catalán de Montserrat Roig.

Un premio «de vocación panhispánica»

El Premio Alfaguara de novela está considerado internacionalmente como uno de los más importantes galardones literarios otorgados a una obra inédita escrita en español. Los últimos años ha sido concedido al peruano Gustavo Rodríguez por Cien cuyes, al chileno Cristian Alarcón Casanova por El tercer paraíso y a la colombiana Pilar Quintana por Los abismos. Hay que remontarse a 2017 para encontrar a un autor español entre los galardonados: fue Ray Loriga en 2013 con Rendición.
El galardón, que llega a su vigesimoséptima edición premiando la mejor literatura que une a todos los lectores en lengua española, cuenta en esta ocasión con un jurado de excepción coincidiendo con el 60º aniversario de Alfaguara, formado por los escritores Sergio Ramírez (ganador en 1998 con Margarita, está linda la mar y presidente del jurado en 2008), Juan José Millás (presidente del jurado en 2019), Rosa Montero (presidenta del jurado en 2012), Manuel Rivas (presidente del jurado en 2013) y Laura Restrepo (ganadora en 2004 con Delirio y presidenta del jurado en 2014), además de Pilar Reyes, directora editorial de Alfaguara (con voz pero sin voto). Ninguno de los miembros del jurado, que son autores emblemáticos del sello, ejercerá en esta ocasión como presidente.
En esta convocatoria se han recibido 800 manuscritos, de los cuales 396 han sido remitidos desde España, 104 desde Argentina, 109 desde México, 93 desde Colombia, 40 desde Estados Unidos, 20 desde Chile, 26 desde Perú y 12 desde Uruguay. El premio está dotado con 175.000 dólares, una escultura de Martín Chirino y la publicación simultánea en todo el territorio de habla hispana.
Comentarios
tracking