Fundado en 1910

19 de junio de 2024

GRAFAND1133. SEVILLA, 10/05/2024.- Los profesores de Filología de la Universidad de Sevilla , Jose Solís (i) y Juan Montero, muestran el manuscrito en el que se puede observar la firma de Miguel de Cervantes, este viernes en la biblioteca de la Universidad sevillana .EFE /Jose Manuel Vidal

Los profesores de la Universidad de Sevilla, Jose Solís (i) y Juan Montero.EFE

El lío de firmas de Cervantes desata el cruce de rectificaciones entre Sevilla y Córdoba

Dos profesores de la Universidad de Sevilla han recordado que polémica ya fue zanjada hace más de un siglo

Después de que el investigador José de Contreras declarara que Miguel de Cervantes era «natural de Córdoba», la Universidad de Sevilla ha rechazado tal afirmación, aduciendo que esto no significa que el escritor naciera en esa ciudad.

El profesor de Filología Latina en la universidad hispalense, José Solís, sostiene que en la época de Cervantes consignar en un documento que se «es natural» de un sitio significa que se es oriundo de allí –o que su familia lo es–, pero no que se haya nacido en ese lugar.

Polémicas del pasado

Además, el profesor de Literatura Española de la misma universidad, Juan Montero, recordó que esta polémica ya se suscitó hace algo más de un siglo y explicó que en 1914 Francisco Rodríguez Marín ya rebatió la afirmación del erudito sevillano Adolfo Rodríguez Jurado, quien halló el documento en el que Cervantes declara ser «natural de Córdoba» y quien lo interpretó literalmente.

Según Montero, Rodríguez Marín rebatió a Rodríguez Jurado con un ejemplo, el de Francisco Mosquera de Barnuevo, autor de la obra Numantina y del que en la misma época de Cervantes se consignó que era «natural de Soria y nacido en Granada».

El abuelo del autor de El Quijote, Juan, fue corregidor de Córdoba e introductor en esta ciudad andaluza de la Compañía de Jesús

Debate zanjado

Una vez que Rodríguez Marín lo rebatió con un artículo en el mismo año 1914 titulado Cervantes y la ciudad de Córdoba -texto incluido en sus Estudios Cervantinos de 1947 –el debate quedó zanjado, hasta que el miércoles pasado en el Ateneo de Sevilla, precisamente en un homenaje a Rodríguez Jurado –quien da nombre a una calle en el centro de Sevilla–, su tesis fue resucitada por su biznieto, el investigador De Contreras.

De la relación de Cervantes con Córdoba, los profesores Solís y Montero han destacado que el abuelo del autor de El Quijote, Juan, fue corregidor de Córdoba e introductor en esta ciudad andaluza de la Compañía de Jesús.

Es cierto –como señaló De Contreras en la conferencia que ha desatado la polémica- que Cervantes tuvo un homónimo y que, al igual que el escritor, participó en la batalla de Lepanto, pero eso no quita, según Juan Montero, que su conferencia estuviera repleta de «imprecisiones y de interpretaciones fantasiosas».

A las críticas de los profesores Solís y Montero se ha unido el profesor de Historia del Derecho de la Universidad de Sevilla Alfredo Martínez, quien ha dicho que, en la época de Cervantes, la expresión «natural de» no es fidedigna jurídicamente y que, más que una realidad con efectos jurídicos, expresa un sentimiento –o sea sentirse oriundo de un lugar o que su familia lo sea–.

GRAFAND1132. SEVILLA, 10/05/2024.- Manuscrito en el que se puede observar la firma de Miguel de Cervantes en la biblioteca de la Universidad de Sevilla .EFE /Jose Manuel Vidal

EFE

Alcalá de Henares

Sobre la partida de nacimiento de Cervantes en Alcalá de Henares (Madrid), Alfredo Martínez ha recordado que se conoce desde 1752, por lo que ha exclamado con ironía que si habrá dado tiempo de estudiarla desde entonces.

Martínez está especializado en las relaciones de Cervantes con el que fue proveedor de la Armada Cristóbal de Barros, de quien el escritor fue subordinado como recaudador de impuestos en Andalucía, y ha asegurado que tanto la documentación familiar como la de cada uno de los hermanos y demás familiares directos del escritor está más que estudiada, por una razón: «La vida de Cervantes es de las más estudiadas del mundo».

Los profesores, que han hecho estas declaraciones en la sede del Fondo Antiguo de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla ante el documento histórico objeto de la discusión, también han aportado un ejemplar de Cervantes en Sevilla, un volumen de 2017 que, a cargo de los profesores Luis Méndez y José Beltrán, recoge todos los estudios que suscitó el hallazgo de ese documento con las dos firmas de Cervantes.

Ese documento, que fue estudiado en primer lugar por Rodríguez Jurado en 1914 y que da cuenta de un pleito en el que el autor de El Quijote interviene a favor de su amigo Tomás Gutiérrez, al que se le denegaba el ingreso en la Cofradía Sacramental de Sevilla, fue reencontrado de nuevo en 2016 entre los papeles de la Biblioteca del erudito sevillano Santiago Montoto, donados a la de la Universidad de Sevilla en 1983.

Comentarios
tracking