Fundado en 1910

21 de abril de 2024

Magnus Carlsen durante la octava partida del Mundial de Ajedrez

Magnus Carlsen durante la octava partida del Mundial de AjedrezEFE

Trampas y abandonos en la batalla mundial del ajedrez

Magnus Carlsen acusa abiertamente a Hans Niemann, quien le ganó después de estar invicto en 53 partidos, de hacer «trampas repetidamente»

El ajedrez vive estos días una guerra peculiar y con alcance mundial. Por un lado el noruego Magnus Carlsen, actual campeón del mundo de ajedrez, aunque no próximo ya que no defenderá su título de campeón del mundo en 2023 porque así lo decidió él. Por otro lado el estadounidense Hans Niemann, número 49 del ránking mundial de ajedrez, la persona que ganó a Carslen a inicios del mes de septiembre en la Sinquefield Cup de San Luis (Estados Unidos). Los dos están protagonizando una batalla que va más allá del ajedrez, aunque evidentemente es este deporte quien tiene el contexto.
Hace una semana, en un nuevo enfrentamiento entre ambos en el torneo Julius Baer Generation Cup, Carlsen abandonó la partida ante Niemann. Antes, en la anterior lucha, Carlsen volvió a irse antes de tiempo insinuando que el norteamericano había hecho trampas. La segunda vez se jugaba el torneo por internet y el noruego no dio explicaciones claras tras su retirada, pero todo el mundo entendió que obedecía a sus sospechas al comprobar que su rival jugaba a toda velocidad contra una variante rara de la nimzo-índia que él había preparado expresamente para aquella partida. «Si hablo, me meto en un gran problema», dijo entonces Carlsen.
Ahora, días después, lo dice claro: «Niemann ha hecho más trampas de las que ha admitido públicamente». La acusación de forma tan clara de hacer trampas (algo que por otro lado siempre ha existido en el ajedrez, aunque no sean de forma pública) ha levantado una gran guerra en el mundo del ajedrez. «Los organizadores del ajedrez y todos los que se preocupan por la santidad del juego que amamos deberían considerar seriamente el aumento de las medidas de seguridad y los métodos de detección de trampas en el tablero de ajedrez», explica Carlsen, que domina el ajedrez mundial desde hace más de una década.
«Su progreso sobre el tablero ha sido inusual y a lo largo de nuestra partida en la Copa Sinquefield tuve la impresión de que no estaba tenso o incluso plenamente concentrado en el juego en posiciones críticas mientras me superaba con negras de una manera que creo que sólo un puñado de jugadores puede hacer», ha seguido explicando el noruego a través de un comunicado en sus redes sociales. Pide hacer algo «respecto a las trampas» y asegura que no va a jugar «contra gente que haya hecho trampas repetidamente en el pasado porque no sé lo que son capaces de hacer en el futuro». Las acusaciones contra Niemann son directas.
Niemann, número 49 del ránking mundial de ajedrez, había derrotado con negras a Carlsen y puso fin a la racha de partidas sin perder que el campeón del mundo había prolongado hasta las 53. El norteamericano alegó que, casualmente, había repasado esa línea unas horas antes de la partida. «Por una especie de milagro, comprobé esa línea hoy mismo. No sé por qué. Es algo ridículo, pero fue así», detalló. Antes las acusaciones de trampas se limitó a decir que «debe de ser vergonzoso para el campeón del mundo perder contra un idiota como yo».

Temas

Comentarios
tracking