10 de diciembre de 2022

Álvaro Morata celebra su gol ante Portugal con la selección española.

Álvaro Morata celebra su gol ante Portugal con la selección españolaEFE

El recurrente verano de Álvaro Morata, el delantero errante que se refugia en la confianza de Luis Enrique

Otro año más el delantero madrileño se enfrenta a un cambio de rumbo y futuro incierto, algo que se repite en los últimos seis veranos. Coincide con su mejor etapa en la selección española, en la que es fijo

Álvaro Morata vive cada verano en un continuo repetir de idas y venidas. No hay mercado de fichajes en el que no cambie de rumbo o en el que no sepa en estas fechas qué será de él al inicio de la siguiente temporada. De un lado para otro, la tranquilidad no va con el delantero español, cuyo destino cambia siempre en las fechas del sol y la playa.
Morata es la perfecta definición de jugador errante. El madrileño va de un lado para otro sin sitio fijo y desde 2016 su figura pasa como una especie de maleta que busca aeropuerto en el que quedarse fijo. No lo consigue. El único sitio en el que ha logrado parar ha sido la selección, donde se resguarda con el cariño de Luis Enrique a la espera de otro verano en el que alguien llame a su puerta. A tenor de lo vivido no son muchos, aunque él dice lo contrario.
Morata se abraza con Cristiano Ronaldo tras el España - Portugal.

Morata se abraza con Cristiano Ronaldo tras el España - Portugal.EFE

A día de hoy pertenece al Atlético de Madrid, pero los colchoneros no le quieren. El equipo de Simeone busca salida a un jugador que viene de jugar en la Juventus de Turín, equipo que solo le aceptó en sus filas a través de una cesión que acaba de finalizar. No han ejecutado la opción de compra que tenían y por ello vuelve a Madrid. Así, sus derechos pertenecen al equipo español, que negocia con todo el que puede el traspaso del delantero madrileño.
El Barcelona es el que más se ha interesado por él, pero Laporta tiene un gran problema: el dinero. La economía del equipo catalán no da para grandes alardes y la junta directiva ya ha avanzado que va a recurrir a otra nueva bajada de salarios de sus futbolistas para cumplir los requisitos de LaLiga. Y no es ello precisamente el mejor argumento para atraer a nuevos jugadores.

Seis veranos de aquí para allá

Y es que Morata es el futbolista que en 2016 pasó de la Juventus al Real Madrid para un año más tarde ir del club blanco al Chelsea en un movimiento que llegó a los 80 millones de euros, una de las mejores transferencias que firmó Florentino Pérez. En Inglaterra se 'cansaron' pronto y al año y medio lo cedieron al Atlético, que lo recibió en enero. En ese verano de 2019 le correspondía regresar a Londres pero desde el Metropolitano lograron arrancar otra cesión. Sin embargo un año después Simeone se desprendió de él. Otra vez al mercado. La Juventus lo aceptó en calidad de cedido y así repitió otra temporada más, la última que acaba de terminar. Pero ya no le quiere más. Regresa al Atlético con el futuro muy incierto.
Este ir y venir contrasta con los datos: no se queda más de un año en un equipo pero ese club le utiliza bastante durante la temporada. Este curso ha jugado 48 partidos con el conjunto italiano, siendo en la inmensa mayoría de ellos (35) titular.
Morata no tiene equipo, pero concentrado con España - que juega este domingo en Praga ante la República Checa (20:45 horas)- avanza que tiene «bastantes opciones» en las que elegir y que de todas ellas tiene «preferencias». No da nombres, pero las 'novias' de Morata vienen ya siendo muchas. Y con todas quería bailar siempre a tenor de sus famosos «sueños», esos que dice haber tenido de pequeño cada vez que se pone una nueva camiseta.
Con muchas incógnitas abiertas y con el Atlético buscándole salida, Morata vive feliz en la selección española, un oasis deportivo y de paz para él. Aquí le cuida Luis Enrique, quien incluso en los momentos de más polémica en torno a la figura del delantero (pitos en cada partido o errores que costaban victorias) le ha defendido a capa y espada. Y sigue haciéndolo, ya que para el técnico asturiano es titular indiscutible. Con algo más de confianza, Morata marcó el gol español en el empate del pasado jueves ante Portugal.
Luis Enrique saluda a Morata en el partido España - Portugal de la Liga de las Naciones

Luis Enrique saluda a Morata en el partido España - Portugal de la Liga de las NacionesEFE

Ahora dice que le «gustaría estar donde más le quieren y donde más le valoran» pero la pregunta es si es eso posible. De momento, a inicios del mes de junio, nadie ha dado el paso de quererle. El Barça porque necesita maquinaria fiscal para acometer un fichaje, la Juventus porque lo ha devuelto y el Atlético porque le busca salida. Ahora mismo, eso sí, su camiseta es la rojiblanca.
Comentarios
tracking