31 de enero de 2023

Antonio Pintus, junto a Carlo Ancelotti

Antonio Pintus, junto a Carlo AncelottiReal Madrid

Antonio Pintus, el hombre clave de la pretemporada del Real Madrid en que se fijó el Rey Juan Carlos

El preparador físico italiano coge un papel relevante estas semanas y es muy valorado tanto por los jugadores como por el club

Cuando el Real Madrid consiguió en Cardiff su 12ª Copa de Europa –3 de junio de 2017– el Rey Juan Carlos estaba en el palco del Millennium Stadium de la capital galesa. Desde allí disfrutó de una de las grandes exhibiciones que el club blanco hizo en una final, con victoria ante la Juventus de Turín por 4-1. Nada más acabar la celebración, el Rey visitó el vestuario del Real Madrid, inmerso en la euforia por el título europeo, que supuso entonces ser el primer equipo en la historia que revalidaba la Champions League.
«¿Y Pintus, dónde está? Es muy importante», preguntó el Rey Juan Carlos a Zidane en una escena incluida en el documental En el corazón de la Duodécima de Real Madrid TV. Lo vio de lejos, le señaló con el dedo y le dio la «enhorabuena» porque los jugadores «han mejorado mucho». El Rey pidió hacerse una foto con Pintus en la que también apareció Plácido Domingo y todo el equipo de preparadores físicos y entrenadores que acompañaban a Zidane.
Sirva esta anécdota para destacar la figura de Antonio Pintus (Turín, 1962). Preparador físico, en el Real Madrid nadie oculta que este hombre ha sido figura clave en los éxitos del club en el último lustro. Por eso fue uno de los fichajes más claros de hacer una vez que se terminó la época de Zidane. El francés trajo a Pintus al Madrid en 2016 pero acabaron mal porque el técnico no le perdonó al preparador que no se fuera del club cuando él también se había ido. Pintus se quedó con Lopetegui y con Solari y una vez que regresó Zidane fue él quien se fue.
Tras estar una breve época en el Inter de Milán regresó en 2021 en un fichaje de gran relevancia, casi al mismo nivel que lo que supuso el regreso de Ancelotti. El Madrid venía de una temporada llena de lesiones en sus jugadores y Grégory Dupont, preparador físico de la segunda etapa de Zidane, era el gran señalado. Desde el club tenían claro que la nueva época en el banquillo con 'Carletto' debía ser completada con la vuelta de Antonio Pintus.
Y el preparador italiano no necesitó mucho tiempo para demostrar su talento. Esta última temporada, la primera tras su regreso, no ha habido grandes lesiones y en un curso muy exigente, con muchas competiciones y jugado hasta finales de mayo, los jugadores blancos han llegado con toda fuerza a final de temporada. No hay duda de que la fuerza física con la que los futbolistas del Real Madrid afrontaron toda la temporada se debe al plan que montó Pintus.
Antonio Pintus junto a Cristiano Ronaldo

Antonio Pintus junto a Cristiano RonaldoGTRES

A él todos le quieren, desde el cuerpo técnico hasta el club pasando por todos los jugadores. No son pocos los futbolistas que tras cada partido se abrazan al italiano y los que después de un título piden a Pintus que salga en la foto. Es el justo reconocimiento a alguien que saben que también su éxito personal depende de un preparador físico mediático no por su forma de ser o por su conocimiento ante el gran público, sino por los resultados tan brillantes que se han derivado de su trabajo.
La importancia de Pintus es regular durante todo el año, pero si tiene una especial relevancia es en pretemporada. Es ahora cuando tiene un papel primordial porque tiene que poner a punto a los jugadores, que llegan de vacaciones, y el trabajo que se hace en estas semanas es clave para después evitar lesiones y aguantar a buen ritmo físico en los últimos meses de la temporada. Por eso ahora en los primeros entrenamientos Pintus está 'reventando' a los jugadores.
El 'método Pintus' ha demostrado ser muy eficiente en los dos parámetros en los que a un preparador físico se le examina: contratiempos físicos en forma de lesiones y buen aguante durante toda la temporada, también cuando ya se llevan seis o siete meses de competición ininterrumpida.
Tiene además un reto diferente porque Pintus tiene que planificar físicamente la temporada más rara de la historia, ya que los jugadores pararan con sus clubes a mitad de noviembre para ir con sus selecciones. Es decir, solo tres meses después de empezar los partidos oficiales los jugadores tendrán otros preparadores físicos y otro ritmo. Y un mes después volverán a sus clubes para iniciar prácticamente de cero cuando la temporada ya va por la mitad.
Ya lo supo ver el Rey Juan Carlos cuando pocos lo conocían. «Es muy importante», recordó el monarca. De aquello han pasado cinco años y Antonio Pintus ha demostrado ser vital en el Real Madrid. Cuando estuvo todo fue bien. Cuando faltó, las lesiones se acumularon. Y de casualidad en eso no hay nada.
Comentarios
tracking