Fundado en 1910

27 de febrero de 2024

Los jugadores de la Real Sociedad en el homenaje a Aitor Zabaleta

Los jugadores de la Real Sociedad en el homenaje a Aitor ZabaletaReal Sociedad

La Real Sociedad homenajea a Aitor Zabaleta, asesinado hace 25 años por un ultra del Atlético

Los jugadores han saltado al campo del Villarreal con una camiseta del hincha asesinado en Madrid en 1998 y el dorsal 25 en la espalda

Los jugadores de la Real Sociedad han rendido homenaje este sábado, en los prolegómenos del partido ante el Villarreal, a Aitor Zabaleta, aficionado del equipo vasco asesinado en Madrid hace 25 años cuando iba a presenciar un encuentro de su equipo en el Vicente Calderón.
Los futbolistas han saltado al campo con una camiseta con el nombre de Aitor Zabaleta y el dorsal 25 en la espalda en conmemoración al aniversario de su fallecimiento.
Hora y media antes del encuentro el club donostiarra también rindió su particular homenaje al aficionado al facilitar en sus redes sociales una alineación del equipo con sus números habituales en la espalda, pero todos con el nombre de Aitor Zabaleta.
Este asesinato, ocurrido el 8 de diciembre de 1998, conmocionó a la sociedad española y cambió para siempre la lucha contra los grupos ultras. Aitor Zabaleta murió apuñalado en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón por un seguidor del grupo Bastión vinculado al Frente Atlético.
Este aficionado tenía 28 años cuando se unió, junto a su novia y un grupo de amigos, a la peña Izar de Andoain, que había organizado un viaje en autobús para acudir al partido de octavos de final de la UEFA frente al Atlético de Madrid.
El grupo llegó con tiempo a la zona del estadio después de haber comido en Alcobendas. De allí, se trasladaron a los aledaños del estadio Vicente Calderón custodiados por la policía porque el ambiente entre ambas aficiones ya estaba caldeado desde el encuentro anterior y el partido estaba calificado de «alto riesgo».
Según relataron durante el juicio algunos de los acompañantes de Zabaleta, una vez en las inmediaciones del estadio preguntaron dónde podían tomar algo antes del encuentro a un policía municipal, quien les recomendó que fueran a uno de los bares que estaban en el Paseo de los Melancólicos.
La indicación les condujo al Bar Alegre, paradójico nombre para un local que servía de punto de reunión a los seguidores de Bastión 1903, una sección que surgió del grupo ultra Frente Atlético porque consideraba a este «muy blando».
Cuando los seguidores de la Real se dieron cuenta de dónde se habían metido, salieron al exterior del bar pero, según declararon los amigos de Aitor Zabaleta en el juicio, fueron perseguidos y unos cuantos acorralaron al hincha donostiarra. Uno de ellos, Ricardo Guerra, de 25 años, le asestó una puñalada en el pecho a la altura del corazón con una navaja de nueve centímetros que le causó la muerte.
Guerra, que disfrutaba de un permiso penitenciario por una agresión previa cuando sucedieron los hechos, fue condenado en abril de 2000 a 17 años de prisión por la Audiencia Provincial de Madrid por el asesinato del aficionado realista.
Volvió a ser noticia en diciembre de 2018 cuando aprovechó el tercer grado del que disfrutaba para viajar a Brujas donde fue detenido junto a una treintena de miembros de Suburbios Firm, una escisión de Frente Atlético, por realizar de forma repetida el saludo nazi en las inmediaciones del estadio de la ciudad belga.

Temas

Comentarios
tracking