17 de agosto de 2022

Pedro Sánchez, comparece en el Palacio de La Moncloa tras el Consejo de ministros extraordinario

Pedro Sánchez, comparece en el Palacio de La Moncloa tras el Consejo de ministros extraordinarioEFE

Crisis energética

Sánchez anuncia una rebaja en el transporte, subidas de las pensiones y un impuesto a las eléctricas

  • El presidente del Ejecutivo se pliega así a las demandas de Podemos para 'castigar' a las empresas energéticas

  • Limita el cheque de 200 euros de ayuda a los autónomos y desempleados con bajos ingresos

Pedro Sánchez ha comparecido tras el consejo de ministros extraordinario para anunciar nuevas medidas para contener la inflación. El presidente del Gobierno ha asegurado que, sin estas medidas, sumadas a las puestas en marcha hace tres meses, el IPC sería 3,5 superior y rondaría cifras de 14 puntos.
«En los planes del Gobierno figuraba un volcán, una guerra o una pandemia», se ha justificado Sánchez mientras repetía una y otra vez el nombre de Putin y de la guerra del presidente de Rusia al que sigue acusando de todos los problemas de España.
Pedro Sánchez aportó números a las ayudas que el Gobierno ha prometido hasta final de año junto a las que ya lleva repartidas desde marzo. La extensión del decreto de las medidas de la guerra de Ucrania supone 5.500 millones de euros en gasto y 3.600 en reducción de ingresos fiscales. El presidente del Gobierno aseguró que «se habrán invertido 15.000 millones de euros, un punto más del PIB».

Impuesto a las eléctricas

Dos de las medidas más destacadas que ha anunciado Pedro Sánchez han sido la subida de las pensiones no contributivas y el famoso impuesto a las eléctricas que ha generado conflicto entre los dos sectores del Gobierno. La última en expresar su disconformidad fue Nadia Calviño, vicepresidenta primera, al declarar que «ignoro esas propuestas».
Sobre este punto, Sánchez ha anunciado un nuevo tributo para las energéticas que gravará los «beneficios extraordinarios» obtenidos por el «alza los precios energéticos». La presión fiscal será de alrededor de 5% en el tipo nominal del Impuesto de Sociedades y equiparará a estas empresas con la banca o las petroleras.

Pensiones

Los rumores sobre esta medida ya despertaron las críticas de muchos sectores. Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, que ya predijo que «no somos conscientes de lo que representa el efecto sede y de que las decisiones hoy se toman globalmente», en clara referencia a una posible deslocalización de empresas si se ejecuta la subida de impuestos.
En cuanto a las pensiones no contributivas y la subida del 15%, la medida ya estaba pactada gracias a la abstención de Bildu a principios de junio. Era una de las reivindicaciones que Bildu hizo llegar al Gobierno en la negociación para ampliar el alcance del decreto anticrisis.
Comentarios
tracking