08 de febrero de 2023

Varias personas mayores caminan por una calle céntrica de Vitoria.

Varias personas mayores caminan por una calle céntrica de VitoriaIñaki Berasaluce - Europa Press

El futuro que nos espera

La vida existe después de los 55 años

El desarrollo de iniciativas para sacar partido de este creciente colectivo abarca ya la promoción laboral y la creación de productos de consumo específicos para ellos, pero seguro que surgirán muchas más

La población por encima de los 55 años alcanza ya el 30 % de la sociedad española, y en 2030 representará el 40 %. Frente a la tendencia de arrinconar a esta creciente parte de la población, especialmente en el ámbito laboral, surgen empresas que dialogan con compañías e instituciones públicas para promover que estas personas tengan más protagonismo en el mundo del trabajo y en los productos de consumo que se lanzan al mercado.
Una de esas empresas es Silver Economy Group (SEG). Su director general, José de Juan Saboya, pilota una compañía con empleados de media de 58 años que se reúnen con empresas e instituciones para promover iniciativas con mayores de 55 años. Hablan con los departamentos de recursos humanos y marketing y se plantean qué pueden hacer. En general, señala que «las empresas tienen que ponerse las pilas», pero aun así ya hay algunas que han dado pasos. Pikolin, por ejemplo, lanzó el año pasado una campaña de sus colchones premium dirigida a este público. Es un buen modo de aumentar los beneficios, teniendo en cuenta que estos productos tienen más margen, y que los destinatarios tienen dinero. Mapfre es otra de las empresas que lleva años trabajando en este segmento senior. Han puesto en el mercado un seguro de dependencia que puede ser muy oportuno para quienes rodean a los que sufren un ictus, que son una de cada tres personas en España.
Por el lado de la retención del talento, destaca el trabajo de empresas como DKV, que desarrollan programas en este sentido desde hace diez años. Consideran que la experiencia de estos profesionales expertos es muy valiosa, por ejemplo, cuando surgen problemas que hay que resolver y se necesitan años de conocimiento y de experiencia de la vida. También Mercadona es un ejemplo en este sentido. Entre sus empleados hay seniors de edad parecida a la de sus clientes, y eso facilita que se entiendan mejor.
El desarrollo de iniciativas para que no se olvide a este colectivo no solo tiene que ver con la promoción laboral y la creación de productos de consumo. También se refiere a un ámbito más social e importante, como es evitar la soledad no deseada. «Es una auténtica plaga. Cada vez hay más gente sola que cae en depresiones o intentos de suicidio», señala José de Juan Saboya. Aunque la soledad no deseada también afecte a jóvenes de entre 20 y 23 años, como señaló un estudio del ayuntamiento de Madrid, en esta empresa hablan con los consistorios para que se preste atención a este problema tan grande entre los mayores de 55 años.
El número de empresas que se enfoca en los senior, en la denominada Silver Economy, sigue creciendo, y es lógico que así ocurra. España podría contar con 14 millones de personas mayores de 65 años en el año 2068 según las estimaciones del Instituto Nacional de Estadística. Es un mercado importante que habrá que atender en el futuro, pero ya mueve cifras importantes. Según un informe elaborado por Oxford Economics, la Universidad de Salamanca y el Centro Internacional sobre Envejecimiento (CENIE), en 2019 facturó 325.000 millones de euros.
Comentarios
tracking