30 de noviembre de 2022

PSOE

Ilustración de Pedro Sánchez, Yolanda Díaz y Nadia CalviñoLu Tolstova

Análisis económico

Las trampas de los datos de empleo de Yolanda Díaz y Pedro Sánchez

Los datos de empleo esconden cifras que evidencian que Sánchez ha disparado la cifra gracias a una cara creación de puestos públicos

Llevaba mucho tiempo con ganas de estudiar, un poco más en profundidad, los datos estadísticos del empleo, para poder comprobar cuantos empleados públicos tenemos de verdad, cuantos empleos hay en el sector privado y cuantos son autónomos.
Me estaba costando encontrar los datos, pero gracias a mi amigo Ignacio Basco, conseguí llegar a encontrar los datos que necesitaba, incluso otros que realmente no me esperaba y que demuestran que en este Gobierno no solo no es oro lo poco que reluce, sino que hay muchas más trampas de las que oficialmente conocemos.
En este artículo, que iremos viendo la cara social del Gobierno a la hora de contratar y cargar las arcas públicas con nuevos empleos, pero, sobre todo, nos vamos a encontrar con cosas insospechadas que, cada vez más, demuestran a las claras para lo que quiere el INE este Ejecutivo, que no es otra cosa que borrar las huellas de sus auténticos desmanes. Vayamos por partes, para no descubrir antes de tiempo, la suciedad que hay en las cloacas del Ministerio de Trabajo y en la Moncloa.
Vamos a analizar, con los datos del INE, lo que ha pasado con el empleo desde que llegó Pedro Sánchez al gobierno hasta el 31 de marzo de este año, que es donde, de momento, se para la serie con los datos, que quiero mostrar:
Según el INE, cuando aterriza el actual presidente del Gobierno en junio de 2018, había 19,3 millones de trabajadores en España que es la herencia que recibe del gobierno de Mariano Rajoy.
Este empleo se descomponía en autónomos o trabajadores por cuenta propia, asalariados del sector público y asalariados del sector privado. En ese momento, teníamos 3,1 millones de autónomos, 3,1 millones de empleados público y 13,1 millones de trabajadores en el sector privado.
Los últimos datos de que disponemos con esta distribución corresponden al final del primer trimestre de 2022. El incremento del empleo total ha sido de 740.600 nuevos trabajadores, lo que supone que ha habido un incremento del 3,8 % en el empleo en este período.
La primera sorpresa que tenemos, aunque ya anunciada por varios medios de comunicación, es que, el mayor contratador de nuevos trabajadores ha sido el sector público que ha crecido un 11,2 % y ha empleado a 350.400 nuevos trabajadores, mientras que los autónomos sólo han crecido un 2 % y han creado 63.000 puestos de trabajo y las empresas, que han crecido un 2,5 % y han creado 327.200 nuevos puestos de trabajo.
La Administración Pública ha creado el 47,3 % de los puestos de trabajo.
Hasta aquí, mis lectores me pueden decir que no he innovado demasiado con respecto a otros artículos, más allá de poner los datos de forma clara para ser entendidos.
Pero a partir de aquí hay que abrocharse los cinturones porque despegamos. Vamos a continuar con los tipos de contrato realizados por el Sector Público y el número de contratados en este sector.
Si alguien me llega a contar que iba a descubrir esto, dentro de los datos del INE, primero, no me lo creería, y segundo, me produciría una extraña sensación de alegría y desasosiego.
Esto es una tomadura de pelo, los 350.400 puestos de trabajo netos creados por el Ministerio de Trabajo, que es el que se apunta los méritos de la creación de empleo, sólo ha creado 500 puesto de trabajo indefinidos y 349.900 son temporales.
Seguro que alguien al leer estos datos, piensa que yo lo he trucado o manipulado o que me lo he inventado, o que me he equivocado simplemente. Pero siento decir que son correctos tan correctos como que a continuación vamos a ver con que tipo de contratos han sido empleados los 349.900 que lo han sido como temporales.
Y aquí tenemos el esperpento que ha montado este Gobierno que anda por el mundo dando lecciones de ser el único gobierno con sentido de la responsabilidad social, orientado a evitar los desequilibrios que produce la «derechona fascista» cuando gobierna y a procurar con todas sus medidas que el empleo sea de calidad.
De tal calidad que por circunstancias de la producción el Estado ha creado de forma temporal 55.700 puestos de trabajo.
De aprendizaje, formación o práctica ha creado 19.800 puesto nuevos. De estacional o temporada ha reducido 12.700 puestos. En período de prueba ha reducido 200. Para cubrir la ausencia total o parcial de otro trabajador, ha creado 141.700 puestos netos de trabajo. Para obra o servicio determinado, ha añadido otros 49.300.
De forma verbal, ha metido a 2.100 nuevos amigos. Esta forma me recuerda mucho, al líder bolivariano Hugo Chávez, cuando decía aquello de «exprópiese» y aquí es la de «contrátese».
Con otro tipo de contrato que ni siquiera el INE tiene capacidad de discernir el Estado ha metido a 84.400 nuevos trabajadores, trabajadoras o «trabajadores».
Yolanda y Pedro se han sacado de la manga 9.800 más que pagamos entre todos. La suma da 349.900, lo que quiere decir que, de los 350.400 contratos creados por la Administración Pública en estos casi cuatro años de Gobierno, el 100 % son contratos basura.
Mis queridos lectores, estos son los personajes que nos gobiernan, a los que se les llena la boca de grandes frases ampulosas para decir lo que hacen por los hombres y mujeres de este país y, sí, es cierto, hacen, pero mucho daño.
La buena noticia es que, si el INE tiene estos datos, será fácil localizar a todos los contratados por este sistema, que seguro son amigos de sus amigos y podremos algún día acompañarlos a la puerta de salida con un bajo coste.
Comentarios
tracking