28 de noviembre de 2022

Esta imagen del folleto publicada el 27 de septiembre de 2022 por el Comando de Defensa de Dinamarca muestra la fuga de gas en el gasoducto Nord Stream 2

Esta imagen del folleto publicada el 27 de septiembre de 2022 por el Comando de Defensa de Dinamarca muestra la fuga de gas en el gasoducto Nord Stream 2AFP

Crisis energética

Tres fugas en el gasoducto Nord Stream disparan las alarmas en Dinamarca

La rotura de la tubería se produce en pleno rearme energético de cara al invierno

La Dirección General de Energía de Dinamarca ha elevado este martes el nivel de emergencia en los sectores eléctrico y gasístico tras detectarse en las últimas horas tres fugas en los gasoductos rusos Nord Stream 1 y 2.
«La rotura de las tuberías ocurre rara vez, por eso vemos motivo para aumentar el nivel de emergencia como resultado de los hechos ocurridos el último día. Queremos asegurar la vigilancia minuciosa de la infraestructura crítica para reforzar la seguridad de suministro», consta en un comunicado.
El anuncio supone la subida al nivel naranja, el segundo más alto en una escala de cinco, lo que implica que se comunicarán «medidas concretas» que las empresas de los sectores gasístico y eléctrico deben implementar «para aumentar la seguridad de, por ejemplo, plantas, edificios e instalaciones».
Las autoridades danesas informaron inicialmente de una fuga en el Nord Stream 2 en aguas danesas en el Báltico y, posteriormente, de otras dos en el Nord Stream 1, una en aguas de este país nórdico y otra en las de la vecina Suecia, cerca de la isla de Bornholm.

Dinamarca prohíbe la navegación a cinco millas de la fuga

Ambos gasoductos están fuera de servicio: el Nord Stream 1 lleva detenido semanas tras alegar Rusia una fuga de aceite en la única estación compresora rusa que aún operaba; el otro nunca estuvo en funcionamiento, al suspender Alemania el proceso de aprobación poco antes de la intervención militar rusa en Ucrania.
La Marina danesa ha decretado una orden que prohíbe la navegación en un radio de cinco millas alrededor de las zonas de las fugas y, los vuelos, en un área de un kilómetro.
«No se estima que pueda haber consecuencias para la seguridad o la salud fuera de las zonas prohibidas. Eso también rige para los habitantes de Bornholm y de Christiansø (islas danesas bálticas», advirtió la Dirección General de Energía.
Según este organismo, es «demasiado pronto» para decir algo sobre las causas de las fugas.
Nord Stream AG, la gestora de la infraestructura con sede en Suiza, había confirmado también este martes una «caída de la presión» en ambos hilos del Nord Stream 1, después de haberse detectado un problema similar en el otro gasoducto.
«Las autoridades y el Gobierno siguen la situación con detenimiento y mantendrán informada de forma continua a la población», dijo a la agencia Ritzau el ministro de Energía danés, Dan Jørgensen.
Comentarios
tracking