07 de diciembre de 2022

La ley que grava el plástico subirá el precio de muchos productos

La ley que grava el plástico subirá el precio de muchos productos

Inflación

El impuesto al plástico desbocará el precio de los alimentos en 2023

La norma no es muy clara y busca potenciar la economía circular

El 8 de abril de 2022 se publicó en el BOE la Ley 7/2022 que aborda en uno de sus capítulos el Impuesto sobre Envases de plástico no reutilizables. Se trata de una ley que quiere fomentar la economía circular y que se reduzcan todo lo posible este tipo de envases si no van a tener más uso.
Su definición asegura que «es un tributo de naturaleza indirecta que recae sobre la utilización en territorio español de envases no reutilizables que contengan plástico, tanto si se presentan vacíos como si se presentan conteniendo, protegiendo, manipulando, distribuyendo y presentando mercancía».

Alimentos prohibitivos

Lo que no se preveía es que cuando entre en vigor el 1 de enero de 2023 convertirá algunos alimentos en casi prohibitivos entre la suba de precios propia de la inflación que ya ronda el 14 % y el nuevo impuesto que recaerá sobre el comprador.
Las empresas pagarán 0,45 euros por cada kilo de plástico que utilicen en sus productos y no pueda ser reciclado.
La norma no deja claro qué envases serán gravados. El párrafo dice que no lo serán «siempre y cuando formen parte integrante de un producto y sean necesarios para contener, sustentar o preservar dicho producto durante toda su vida».
Esto dejaría fuera a la mantequilla, a la pasta o a los yogures, pero siempre podrían pasar a envasarse con materiales parecidos al cartón como lo hace la leche, aunque eso queda en manos de las fábricas porque también de ello depende la conservación.
Hay que tener en cuenta que el precio de los materiales también se ha encarecido. El plástico un 22 %, el papel un 25 % y el vidrio un 18 %. Todo esto provoca un encarecimiento progresivo de los precios hasta el consumidor final.

A granel

Hay quien habla de volver a otros tiempos cuando se compraba a granel y los clientes acudan a las tiendas con bolsas o recipientes para que les sirvan el alimento en cuestión. Pero eso no es una gran solución para otros alimentos que necesitan ir envasados y permanecer expuestos en neveras.
El cartón y sus sucedáneos son una solución interesante. McDonald’s ya inició hace tiempo una campaña que anima a beber directamente del vaso, aunque ofrece pajitas y cucharillas de cartón.
McDonald subastó en eBay su última pajita de plástico

McDonald subastó en eBay su última pajita de plástico

La droguería y la perfumería soportarán la subida de precios del plástico porque sus productos necesitan de este material. Muchas marcas están empezando a vender envases de metal que después son rellenados con el producto ofrecido en una bolsa de plástico que genera menos peso a la hora de pagar impuestos.
Comentarios
tracking