Fundado en 1910

21 de febrero de 2024

Central de Saint-Laurent-des-Eaux, en el centro de Europa.

Central de Saint-Laurent-des-Eaux, en el centro de Europa.AFP

El apagón nuclear obligaría a España a aumentar un 70 % su producción de renovables

Las producción procedente de las centrales aún supone el 40 % del total

En plena escalada de precios por la invasión de Ucrania, el Gobierno sigue empeñado en cerrar las nucleares. Los planes del Ejecutivo prevén el cese de operación de las centrales entre 2027 y 2035 a pesar de que la producción de esta energía supone todavía el 40 % del total y tenemos una dependencia de las importaciones del 70 %.
El Eurostat, la oficina de estadística de la Comisión Europea, acaba de publicar los datos de producción de energía de la UE según las diferentes fuentes –carbón y sus derivados, gas natural, petróleo, energía nuclear y renovables– correspondiente al año 2021 que muestran que nos queda mucho trabajo por hacer en materia energética.
El 57,9 % de la producción primaria procedió de las renovables, mientras que el 40,6 % de las nucleares y un 1,5 % de otras fuentes. Destaca que, si bien la energía procedente de fuentes renovables ha crecido exponencialmente en los últimos años, se ha limitado más a compensar la extracción de carbón, que se ha reducido al mínimo, que ha reducir las nucleares. De hecho, la producción de esta se ha mantenido más o menos estable desde los años noventa.
Si el Gobierno espera cerrar toda la producción de nucleares en los próximos doce años, supondría aumentar la actual generación de las renovables en un 70 %.
Lo paradójico del asunto es que España pretende deshacerse del negocio de las nucleares a pesar de ser una potencia en Europa. Somos el tercer país, por detrás de Francia y Alemania, en producción neta de esta energía, mientras que en la lista de renovables ocupamos la quinta plaza por detrás de Alemania, Francia, Italia y Suecia.
El caso alemán, que tiene previsto el apagón nuclear a mediados de este mes, es curioso: este gigante industrial tiene una dependencia energética de las importaciones del 63 % y es el segundo productor de carbón de la UE tras Polonia, el tercero en gas natural, primero en renovables y desperdicios no renovables, y segundo en nucleares. Con el cierre de las centrales, Berlín espera que la producción en renovables cubra el 80 % de sus necesidades energéticas.
Las renovables suponen casi el 40,9 % de la producción de energía de la UE –por delante de la nuclear (31,3 %) y el carbón (18,1 %)– pero apenas sirve para cubrir el 21,8 % del consumo. Hace unos días, el Parlamento Europeo llegó a un acuerdo para alcanzar que esa producción cubra el 42,5 % del consumo, pero los expertos se muestran escépticos.

«Ni verde ni fósil»

Aunque la invasión de Ucrania y la consiguiente crisis energética ha alineado a los países de la UE, todavía existen demasiadas diferencias entre los estados miembros. El presidente de la comisión de Medio Ambiente del Parlamento, el francés Pascal Canfin, reconoció en Twitter tras el citado acuerdo que «el papel específico de la energía nuclear, que no es verde ni fósil».
Se trataba de un espaldarazo a su país, que llevaba presionando para que el hidrógeno de origen nuclear se considerara bajo en carbono, en contra del criterio de Alemania y Austria. No en vano, Francia es con diferencia el primer productor energético de Europa y no pareció demasiado interesado en cumplir el objetivo de 2020.
El eurodiputado alemán Michael Bloss puso de manifiesto en Euronews estas diferencias en el seno de la UE al recordar a al respecto de la votación que «los franceses no han ganado hoy. Querían tener las energías renovables y la energía nuclear al mismo nivel. No han ganado hoy, pero lucharán en todos los demás expedientes y este será un conflicto permanente».

Cara transición

Luego está el asunto de los precios. Un informe de 2020 de la Agencia Internacional de la Energía apuntaba a que los costes de generación de la tecnología para poner en marcha una planta nuclear son más bajos que las renovables por las necesidades de respaldo.
Fuentes del Foro Nuclear apuntan a que es necesario cuadriplicar la potencia eólica para producir la misma cantidad de electricidad que una central nuclear, cantidad que aumenta en el caso de la fotovoltaica entre 4,5 y 5 veces más. Si el Gobierno pretende cubrir la actual producción de energía nuclear con renovables, el apagón nuclear va a salir caro.
Comentarios
tracking