Fundado en 1910

20 de julio de 2024

TribunaJosé Ramón Riera
Análisis económico

En lo que va de 2023 solo hemos trabajado 30,9 horas a la semana

El número de ocupados crece y las horas trabajadas semanalmente decrecen, lo que nos lleva a la conclusión de que en lugar de repartir riqueza, estamos repartiendo pobreza

Actualizada 10:55

Creo que, desde hace mucho tiempo, nunca me ha costado tanto ponerme a escribir un artículo sobre la situación económica de España.

Y para conseguirlo, he tenido que recordarme a mí mismo, mi último mensaje ayer por la noche en Estado de Alarma, en el que tuve que decir, con todo el cariño y con todo el respeto a mis contertulios, que me niego a arrodillarme y aceptar que mi país nunca volverá a la Constitución de 1978.

Se que la investidura de Sánchez inicia un proceso involucionista total, que la implantación del «lawfare» implica que a los jueces se les va a juzgar por sus sentencias en el Congreso de los Diputados y que este puede poner el dedo hacia abajo y eso significará el fin de la carrera judicial para ese juez.

Pero estoy convencido de que eso que está firmado, no se cumplirá.

El PSOE de Felipe González ha muerto

Quien nos gobierna hoy ha traspasado todas las líneas rojas y ahora nos corresponde a la ciudanía y a los gremios de este país dar un paso al frente para frenar a Sánchez.

El Consejo General del Poder Judicial, las asociaciones de jueces, de abogados del Estado, de Fiscales, de Colegios de Abogados, de Inspectores de Hacienda y otros que les seguirán, ya han dado un paso al frente.

A los ciudadanos nos toca seguir saliendo a la calle y además exigir a la Unión Europea que se ponga las pilas y pare de una vez este golpe de estado a la democracia.

Pero mientras eso pasa y se convocan unas nuevas elecciones, habrá que seguir contando que pasa en nuestra economía, donde estamos, de donde venimos y a donde vamos.

El comunismo significa que nadie vive bien, excepto los dirigentes

Y uno de los puntos clave es el empleo y las horas trabajadas y aquí viene una de las paradojas de la economía. Se puede tener más ocupados, que estos crezcan en número y, simultáneamente, que las horas trabajadas vayan para atrás como los cangrejos de río cuando se sienten en peligro.

Esto es lo que nos está pasando en nuestro país. El número de ocupados crece y las horas trabajadas semanalmente decrecen, lo que nos lleva a la conclusión de que en lugar de repartir riqueza, estamos repartiendo pobreza, que es la clara especialidad del comunismo.

El comunismo significa que nadie vive bien, excepto los dirigentes, y sino que se lo pregunten a los cubanos, y solo existe una clase económica, que es la dependiente del Estado, porque este termina quedándose con el sistema productivo.

El plan siempre es muy claro, atacar al empresariado, hacer que tire la toalla

El plan siempre es muy claro, atacar al empresariado, hacerle que este tire la toalla para que aparezca papá estado que es el que establecerá las reglas del juego.

De momento, la partida también en esto, la está ganado el gobierno en funciones, lo que sucede es que aunque controla los medios de comunicación, no controla lo que se puede ver en internet, como viven otros ciudadanos en otros lugares y porque países como Irlanda son capaces de crecer un 50 % la renta per cápita, o Estados Unidos un 28 % y nosotros solo crecemos un 0,6 % y una de las explicaciones es porque producimos menos, porque trabajamos menos.

Aquí lo tenemos, en el primer trimestre de este año trabajamos a razón de 660,6 millones de horas, teníamos una ocupación, según la Encuesta de Población Activa, de 20,5 millones y por lo tanto conseguíamos una media de 32,3 horas de trabajo semanales muy lejos de las 40 horas que deberíamos trabajar.

En el segundo trimestre del 2023, las horas semanales trabajadas crecen un 1,5 % y se van a 670,8 millones de horas a la semana y la EPA nos dice que alcanzamos cifras históricas de ocupación con 21,1 millones de ocupados. Pero como las horas trabajadas crecen la mitad que la cifra de ocupados que crece un 3,0 %, las horas trabajadas caen a 31,9 horas a la semana y la productividad en el segundo trimestre de año se reduce en un 1,4 %.

Las horas trabajadas caen a 31,9 horas a la semana y la productividad se reduce en un 1,4 %

Pero como en esta economía, a los que gobiernan les gustaría tenerla intervenida y para ello se tendrían que poner a trabajar y eso es muy duro, lo que hacen es criticar al empresario, pero nada más, y así la economía languidece y empieza a ir para atrás.

Y las horas trabajadas en el tercer trimestre, con el turismo explotando, caen a 607,9 millones y bajan un 9,4 %, mientras que los datos de ocupación crecen un 1,0 % llegando a 21,3 millones de ocupados, por lo que la productividad, después de mucho tiempo, cae por debajo de las 30 horas y se va a 28,6 horas trabajadas a la semana, que supone que la productividad por hora trabajada caiga un 10,3 % con respecto al trimestre anterior.

Así tenemos que la media de los 9 primeros meses del año es que en este país se trabaja solo 30,9 horas a la semana.

La media de los 9 primeros meses del año es que en este país se trabaja solo 30,9 horas a la semana

Hemos entrado en un proceso muy complicado, si esto sigue así, es posible que en algún momento podemos llegar a trabajar solo la mitad de la jornada oficial, ya estamos en un 71 % y hemos dejado de trabajar ya un 29 %.

¿Es de esto culpable la última reforma de la ministra de Trabajo?

Sin ninguna duda, esta es la principal consecuencia de la política de Fijos Discontinuos y no tener nada claro que es lo que se quiere para este país.

Si alguien cree que con esta media de productividad de 30,9 horas de trabajo semanales, este país va a conseguir ser el faro que ilumine a la Unión Europea, que haga el favor de meter la mano en el orinal y que se despierte de ese sueño.

  • José Ramón Riera es economista y empresario
Comentarios
tracking