Fundado en 1910

21 de julio de 2024

Análisis económicoJosé Ramón Riera

El precio de los restaurantes, la energía y la alimentación sí que va como cohete

La realidad es que la inflación no para de subir y lo preocupante es que solo hay un subíndice en negativo y todos los demás están en positivo

Actualizada 04:30

El cohete de Pedro Sánchez no despegó, pero lo que si han despegado han sido los precios que ya sobre el mismo mes del año pasado, están tan disparado que nos hemos convertido en el país problema de la inflación. Ya somos en segundo con la mayor inflación de toda la Unión Europea.

Así que si hay algo que va como un cohete es el Índice de precios al Consumo, más conocido por IPC.

Para calcular el IPC se usan 12 subíndices diferentes, cada uno de ellos con su peso o ponderación y a su vez cada uno de ellos con una cesta de productos específica que es la que le sirve al INE para calcular el Índice de precios de cada uno de los subíndices y de ahí pasar a calcular el IPC general y el Armonizado que el que enviamos a la Unión Europea y que tiene algunas diferencias con el que se usa a nivel interno en nuestro país. Como detalle, que sepan ustedes que el IPC Armonizado español no es de un 3,6 % de subida anual, sino de un 3,8 % y siempre suele estar entre 1 y 2 décimas por encima, nunca por debajo.

Si pensamos que por mucho que suban los salarios, nunca lo hacen más que la inflación, y si pensamos que Hacienda no ajusta/deflacta los baremos de imposición por IRPF, lo que acontece es que la liquidez en los hogares y familias se está reduciendo de forma permanente y, por lo tanto, bajando el consumo y eso ya debería haber llevado a una bajada de los precios.

Pero esta bajada de los precios no se produce porque los costes de producción están subiendo, en parte por los salarios, en parte por las materias primas, en parte por los costes energéticos, en parte por los carburantes, en parte porque el gobierno no ha tomado ninguna decisión de tratar de frenar algo tan doloroso como es la inflación para los salarios más bajos.

La realidad es que la inflación no para de subir y lo preocupante es que solo hay un subíndice en negativo y todos los demás están en positivo, pero por encima del 3,6 que es la media, hay 5 subíndices y los 2 de mayor peso, los alimentos y la energía muy por encima de la media.

Hay dos subíndices que está completamente disparados y muy alejados del objetivo máximo del 2 % que son el 04, que es el conocido como el energético, que está en 5,2 %, es decir está un 160 % por encima del objetivo y el otro es el 11, referente a los precios de los hoteles y restaurantes, que también está en un 5,2 % y, por lo tanto, también un 160 % por encima del objetivo del 2 %.

El siguiente en importancia es el 01, de alimentos y bebidas no alcohólicas, que está en un 4,4 % y que supone estar un 120 % alejado de del objetivo y el Gobierno lleva meses y meses diciendo que ya va a parar y cada mes este subíndice nos da una mala noticia y nunca para de subir. Es más, la Ministra Montero, amenazó con volver a poner el IVA anterior a los alimentos porque confiaba en que los precios iban a bajar. La mala noticia para todos es que no han bajado y que el Gobierno se ha tenido que envainar la idea de quitar la reducción del IVA y ya ha anunciado, afortunadamente, que la va a ampliar hasta el 30 de junio de 2025.

Eso sí, no piensa bajar el IVA de las carnes y los pescados y no lo piensa hacer porque no le da la gana.

El subíndice 02, que es de las bebidas alcohólicas y tabaco, tiene menos importancia porque se puede vivir sin fumar y sin beber, no sin comer.

El subíndice del transporte es ya el último que está por encima de la media y duele también a los bolsillos de los ciudadanos y encarece la llegada de los productos a destino y, por ende, el precio final, y está desviado del objetivo del 2 %, un 90 %, pero probablemente la bajada de los precios del petróleo, si se confirman, ayudarán a que esta desviación se vaya reduciendo en los próximos meses y ojalá pase.

El resto de los subíndices están por debajo de la media, como el vestido y calzado, que con un 0,8 % está muy por debajo del objetivo, lo mismo que los muebles y artículos para el hogar, con un 0,6 %. La sanidad está en un 2,2 %, ligeramente por encima, y lo mismo pasa con el ocio y la enseñanza que están en un 2,8 % y 2,9 % respectivamente, con la mala nueva de que en mayo han repuntado.

Solo tenemos las comunicaciones en negativo de un 0,2 %, debido a la competencia de los operadores, no siempre las fusiones son tan malas como dice el Gobierno.

Así que nuestros precios, por culpa de los precios de los restaurantes, la alimentación y de la energía están en órbita.

Comentarios
tracking