Fundado en 1910

23 de abril de 2024

Unzué y los enfermos de ELA, en el Congreso

Unzué y los enfermos de ELA, en el CongresoEFE

La exclusión de los móviles en las aulas gozó de mucha más atención en el Congreso que los enfermos de ELA

Mientras que la docente que fue a la Cámara Baja con miles de firmas fue recibida por hasta cinco grupos parlamentarios, el ex portero de fútbol Juan Carlos Unzué tuvo que lamentar la ausencia de los diputados para escuchar sus demandas

El pasado martes, dos hechos centrales protagonizaron una parte de la actividad parlamentaria, pero con desigual suerte y atención.
Si por un lado, las dos profesoras que se presentaron en la Cámara Baja con miles de firmas para proponer la prohibición total de los móviles en las aulas pudieron reunirse con hasta cinco grupos parlamentarios.
Mientras, los enfermos de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), intentaban hacer llegar sus reivindicaciones en el mismo edificio. Sin embargo, la noticia, por desgracia para sus intereses, estuvo más en la bronca que les echó el ex portero de fútbol Juan Carlos Unzué a sus señorías que en sus reivindicaciones.

Cinco grupos recibieron a la docente

A la profesora Ángela Sánchez-Pérez le fue mejor. Esta maestra, que abandera la lucha contra la adicción al móvil, fue recibida en el Congreso de los Diputados por los diputados de hasta cinco grupos parlamentarios.
Esta profesora de primaria llevó consigo casi 80.000 firmas y una reivindicación muy clara, la de prohibir los móviles en las aulas hasta los 16 años para luchar contra su impacto en los resultados escolares.
En la Cámara, fue recibida por la portavoz de Educación del grupo socialista, Luz Martínez Sejo; la vicepresidenta de Movilización y Reto Digital del PP, Noelia Núñez; la diputada de EH Bildu, Isabel Pozueta; y sendos portavoces de Vox y Junts.
Sánchez-Pérez declaró a los medios que había salido «con buenas sensaciones» de todas las reuniones y ha asegurado que los partidos están preocupados y trabajando para implementar medidas en torno a este asunto.
Durante las conversaciones, ha estado acompañada por dos representantes de Adolescencia Libre de Móviles. «Todos los grupos parlamentarios nos han mostrado su sensación de preocupación ante este tema y, que de una manera u otra, están viendo de qué manera abordan esta problemática, que no se trata solo de una problemática a nivel educativo, sino a nivel de sociedad», ha apuntado.

La bronca de Unzué a los diputados

Situación diferente se vivió en una sala del Congreso cuando el presidente de la asociación ConELA, Juan Carlos Unzué, tomó la palabra para hacer llegar sus peticiones junto a otros pacientes de esta enfermedad.
Cuando observó la escasa atención política que había en sus demandas, preguntó: «Lo primero que querría es saber cuántos diputados o diputadas hay en la sala, ¿podéis levantar las manos? Creo que he contado cinco, me imagino que el resto tendrá algo muy importante que hacer», lamentó el que fuera guardameta del Barça y del Sevilla.
«Hemos venido a vuestra casa. ¿Sabéis lo que ha costado a muchos de mis compañeros y compañeras estar aquí? Ya no solo económicamente, sino de esfuerzo físico», se quejó, entre los aplausos de sus compañeros, que llegaron acompañados de médicos y enfermeros especializados en la enfermedad.
Tras ello, reclamó una legislación para esta enfermedad, para que quienes la padecen tengan «la posibilidad de vivir dignamente antes de morir», y denunció que haya quedado sin tramitar la proposición que la cámara aprobó por unanimidad en marzo de 2022.
Y es que aunque ambas causas parecían merecedoras de atención, algunas no lo lograron.

Temas

Comentarios
tracking