22 de mayo de 2022

Fachada del Ministerio de Defensa

Fachada del Ministerio de DefensaEuropa Press

Asociaciones militares reniegan de «los halagos y buenas palabras» del Ministerio de Defensa

ATME denuncia que «esto esconde a unos servidores públicos 'low cost' mal retribuidos»

La tensión entre asociaciones de militares y el Ministerio de Defensa con la que finalizó el año pasado no parece encauzarse a tenor de las nuevas quejas señaladas por los representantes de los militares.
Es más, los militares reniegan de «los halagos o buenas palabras» por parte del Ministerio porque «esconden a unos servidores públicos low cost, mal retribuidos y con unas horas de trabajo fuera de la jornada laboral no pagadas», ha denunciado este jueves la Asociación de Tropa y Marinería Española, ATME.
Incluso consideran que «este mes de enero ha comenzado como finalizó al año pasado, con una tensión creciente entre las asociaciones militares que abandonaron el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas».
Se refiere concretamente a la subida del Complemento de Dedicación Especial. «Repercutirá nuevamente de manera muy positiva en Cuarteles Generales, unidades del Órgano Central y cuadros de mando, dejando como siempre a los militares de Tropa y Marinería, que son el grueso de las unidades operativas, a merced de unos complementos que no llegan a todos sus componentes y son asignados a criterios de los jefes de unidad», denuncia ATME.

Desahucio

Pero el descontento de los militares de tropa no se queda ahí, ya que ATME recuerda que estos días entra en vigor la Instrucción Técnica 17/11 que limita el alojamiento en las instalaciones militares a 6 años cuando exista lista de espera, lo que es considerado como «un desahucio». 
Para la asociación militar, resulta complicado para los soldados rasos, que muchos de ellos no pasan de ser mileuristas, salir de las instalaciones o residencias militares, «al tener que alquilar habitaciones que, como en Madrid, pueden rondar entre los 300 y 400 euros. Muchos de ellos, pagando alquileres o hipotecas en las ciudades donde radican sus núcleos familiares, se verán abocados a pedir destino en otras ciudades, aún a costa de alejarse todavía más de sus familias».
«El ministerio de Defensa no se han parado a pensar que podía ser debido a la subida de los precios y la imposibilidad de pagar un alquiler o comprar un piso con el sueldo de un soldado. En lugar de buscar soluciones, como la creación de nuevos alojamientos logísticos, se ha optado por el desahucio de los usuarios con más antigüedad», denuncia la asociación militar.
Comentarios
tracking