01 de diciembre de 2022

Post-itJorge Sanz Casillas

Franco vive en El Rocío

Que alguien le pregunte a Espadas cómo es posible que en 36 años de socialismo fetén no consiguieran revertir otros tantos de dictadura

La semana pasada, el candidato del PSOE a la Junta de Andalucía, de nombre Juan Espadas Cejas –y del que pongo sus dos apellidos por si, como al 30 % del electorado andaluz, no les suena a ustedes de nada– hizo en Televisión Española la siguiente reflexión: «El medio rural en Andalucía no es el mismo que en Castilla y León. Venimos de una historia muy diferente en algunos casos y ese subdesarrollo al que la derecha, la dictadura franquista, sometió a Andalucía está muy arraigado aún en el medio rural, ¿no?».
Por despiste o por un exceso de cordialidad, a nadie se le ocurrió preguntarle cómo es posible que en 36 años de socialismo fetén no consiguieran revertir otros tantos de dictadura tenebrosa. Pero ahí lo dejó Espadas: agitó el espantajo del fascismo sin reconocer que Andalucía es la única comunidad de España donde el socialismo ha gobernado de forma ininterrumpida el mismo tiempo que Francisco Franco.
El Partido Popular tendrá que gobernar con Vox porque así lo dice nuestra encuesta de hoy y porque así lo quiere ya el partido de Abascal, que ha abandonado el terreno de las ideas –donde consiguió crecer sin desgastarse– para pasar al de las acciones. El tiempo dirá si lo han hecho demasiado pronto o demasiado tarde, porque normalmente, cuando una coalición se deshace, el pez grande (que todavía es el PP) se acaba comiendo al pequeño.
Pero la realidad es esa: el PP tendrá que gobernar con Vox y no debería sonrojarle por mucho que le saquen el comodín del dictador en cada televisión y en cada tertulia. Mientras termino estas líneas, no me consta que Vox tenga imputados por corrupción, o que no haya condenado el terrorismo de ETA o que haya intentado revertir el modelo de Estado por medios contrarios a la ley y a menudo violentos. Aunque la frase está muy sobada, si me dan a elegir entre los amigos de Ortega Lara y los amigos de quienes lo secuestraron, yo elegiré siempre a los primeros. Y así lo dejo por escrito para cuando Echenique y Rufián vengan a repartir los carnés de demócrata y las entradas para la arcadia feliz de la España 2030.
Los hechos son incontrovertibles: hoy en Andalucía se crean empresas a ritmo constante y trabajan más personas (aunque tampoco muchas más) que a finales de 2018. Es decir, el Partido Popular, con todos sus defectos, no ha necesitado 36 años para que se note su mano al frente de la comunidad. Y seguramente esa sea la razón por la que nuestra encuesta de hoy deja a la izquierda muy lejos de gobernar, porque cuando el pragmatismo entra por la puerta el socialismo sale por la ventana.
Comentarios
tracking