17 de agosto de 2022

La ministra Montero y sus colaboradoras de turismo en Nueva York

La ministra Montero y sus colaboradoras de turismo en Nueva York

Falta de transparencia

La excusa de Irene Montero para no responder cuánto ha costado su viaje en Falcon a EE.UU.

El diputado Pablo Cambronero ha registrado dos preguntas para conocer los gastos de la tournée de la ministra y tres colaboradoras. Pero ya le dieron esquinazo con otro viaje a Chile

El viaje de Irene Montero y otras dirigentes del Ministerio de Igualdad a Washington y Nueva York sigue dando mucho de qué hablar, después de que la ministra y sus acompañantes hayan colgado en sus redes sociales varias fotos haciendo turismo.
El diputado del Grupo Mixto Pablo Cambronero ha registrado este domingo en el Congreso una solicitud de comparecencia urgente de Montero para que explique cuánto ha costado su viaje y el de su jefa de Gabinete, Lidia Rubio; la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez, e Isa Serra. Esta última, además, tiene antecedentes penales, puesto que fue condenada a un año y siete meses de cárcel por un delito de atentado, lesiones y daño a la autoridad. Condena en firme y ratificada por el Tribunal Supremo.
Además de esta solicitud de comparecencia, Cambronero ha registrado dos preguntas para que el Gobierno le responda por escrito. Una de ellas, precisamente sobre cómo ha podido entrar Serra en Estados Unidos con esos antecedentes, o si acaso «haber volado en avión oficial exime a la asesora de sus obligaciones», en alusión al Falcon.
El diputado ex de Ciudadanos sabe mejor que nadie que ni la ministra de Igualdad ni el Gobierno tienen la más mínima intención de responder cuánto ha costado el viaje y demás cuestiones. Y lo sabe porque, cuando Montero viajó en marzo a Chile para la toma de posesión de Gabriel Boric -en compañía de la vicepresidenta Yolanda Díaz-, Cambronero ya intentó que respondiera por las facturas. Y se topó con un muro.
Entonces registró una pregunta sobre los «gastos de la ministra de Igualdad y de tres de sus asesoras en su viaje a Chile con motivo de la toma de posesión del presidente de dicho país». En aquella ocasión también la acompañaron Serra y Rubio, pero no así la secretaria de Estado de Igualdad. En su lugar fue la asesora Teresa Arévalo, conocida como la niñera de Montero.
La respuesta que recibió el diputado el 2 de junio de la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes fue de todo menos concreta. En ella, el Gobierno empezaba diciendo que la ministra de Igualdad había viajado formando parte de la «delegación del Gobierno de España» para después señalar que los Falcon están precisamente para estas cosas, para el transporte aéreo de «autoridades del Estado». Es probable que esta vez el Ejecutivo calque la respuesta, puesto que es una práctica habitual
La respuesta que recibió el diputado Pablo Cambronero

La respuesta que recibió el diputado Pablo Cambronero

«Los gastos derivados de los desplazamientos al exterior están regulados por el Real Decreto 462/2002, de 24 de mayo, sobre indemnizaciones por razón del servicio. En este sentido, cabe señalar que los aviones del Grupo 45 y los helicópteros del 402º Escuadrón del Ejército del Aire realizan el transporte aéreo de autoridades del Estado desde hace varias décadas, al ser esta una de las misiones específicas que tienen asignadas, proporcionando seguridad y operatividad a estos desplazamientos. Estas aeronaves militares realizan además otras misiones, como el transporte de contingentes, ayuda humanitaria o cooperación internacional. Sus horas de vuelo anuales se ajustan al esfuerzo operativo exigido a las unidades, según lo contemplado en sus respectivos planes de acción».
A renglón seguido, la Secretaría de Estado que ostenta Rafael Simancas añadía: «Sus actividades, necesidades de sostenimiento, gastos logísticos y adiestramiento y certificación continua de las tripulaciones quedan establecidas con arreglo al presupuesto del Ejército del Aire. Estos gastos están sometidos al control de la intervención y, posteriormente, al control del Tribunal de Cuentas».
Y, por último, remitía a la página web de La Moncloa para conocer la agenda de la ministra de Igualdad, cuando es evidente que todo acto no oficial no aparece. Ni los suyos ni los de ningún otro ministro.
Comentarios
tracking