05 de febrero de 2023

Imagen del sacristán Diego Valencia, tras ser asesinado por un terrorista islámico

Imagen del sacristán Diego Valencia, tras ser asesinado por un terrorista islámicoEFE

Juan José, párroco de una de las iglesias atacadas en Algeciras: «Era yo el que tenía que estar en el suelo ahora mismo»

El sacerdote se encontraba oficiando el sacramento de la Confirmación en otra parroquia cuando los feligreses le alertaron del ataque a la iglesia

A última hora de la tarde de ayer, un hombre de origen magrebí atacó la Iglesia de San Isidro en Algeciras y acabó con la vida del sacristán de la parroquia gaditana. El párroco –que acababa de oficiar el sacramento de la Confirmación en otra iglesia– ha relatado en el programa La Linterna cómo ha vivido él este trágico suceso.
Juan José Marina, párroco de la Iglesia de la Palma, se lamentaba de que el objetivo real de Yasin Kanza –autor del atentado– era él mismo. Sostiene que el asesino confundió al sacristán de la parroquia con el sacerdote y por ese motivó lo atacó: «Era yo el que tenía que estar en el suelo ahora mismo». Además, ha apuntado que «fue a por el cura, pero se confundió».

Fue a por el cura, pero se confundióJuan José MarinaPárroco de la Iglesia de la Palma

El sacerdote ha relatado en las ondas de Cope que se encontraba «celebrando confirmaciones en otra parroquia» en el momento de atentado. Los feligreses fueron quienes le alertaron de que «había entrado un musulmán gritando y que había matado al sacristán creyendo que era el cura».
Efectivos sanitarios y policiales cubren el cadáver del sacristán

Efectivos sanitarios y policiales cubren el cadáver del sacristánEP

Posteriormente, Juan José ha relatado el suceso con detalle y ha apuntado que el detonante fue el acercamiento del terrorista al altar mayor de la iglesia: «El individuo se fue para el altar mayor tirando las cosas y gritando. El sacristán ha ido a ver lo que estaba pasando, vio el cuchillo grande, se le abalanzó y pudo escapar».
Tras esto, y según ha relatado el propio párroco, el sacristán salió de la iglesia, insistió al terrorista para que se marchase e intentó pedir auxilio en la Plaza Alta, donde finalmente el asesino lo alcanzó y lo mató.
El padre Antonio Rodríguez, sacerdote que estaba oficiando la misa en la iglesia de San Isidro, ha sido asimismo atacado por Yasin Kanza y ha sufrido un corte en el cuello. Sobre éste, Juan José ha asegurado que es «un buen hombre, salesiano» y que «el corte había sido en la parte de atrás». Según ha explicado el párroco, se encuentra hospitalizado: «Le ha atravesado una vértebra y le están operando en el hospital».
Comentarios
tracking