Fundado en 1910

13 de abril de 2024

La portavoz del PSOE, Esther Peña, durante una rueda de prensa

La portavoz del PSOE, Esther Peña, durante una rueda de prensaEuropa Press

Los socialistas aparentan malestar por la ILP de independencia que admitió a trámite el parlamento catalán

No obstante, apunta que no tendrá consecuencias de cara a la tramitación de la ley de amnistía

Ministros y diputados socialistas han tratado de mostrar una cara de enfado por la Iniciativa Legislativa Popular para la declaración unilateral de independencia de Cataluña que admitió a trámite ayer el Parlamento autonómico.
Esta iniciativa fue presentada por Solidaritat Catalana per la Independència (SI) y prosperó gracias a los tres votos a favor de Junts y la CUP, mientras que el PSC-Units votó en contra y ERC se ha abstenido.
El voto favorable de Junts evidencia la ausencia de arrepentimiento respecto a la declaración de independencia que proclamó el entonces presidente de Cataluña, ahora huido en Waterloo (Bélgica), de septiembre de 2017, y que ahora el presidente Pedro Sánchez quiere amnistiar.
El ministro de Industria, el catalán Jordi Hereu, considera que «es un camino equivocado» y se ha mostrado confiado en que no se materialice.

El PSOE se lava las manos

Por su parte, la portavoz del PSOE, Esther Peña, ha reconocido que Junts «redunda en errores» al tramitar en el Parlamento catalán una iniciativa que pide declarar la independencia en Cataluña, aunque ha defendido que la formación del expresidente catalán Carles Puigdemont «tiene su derecho a hacerlo» y que no afectará a la relación de ambos partidos.
«No somos responsables de que otros partidos del arco parlamentario, en este caso catalán, según nuestra perspectiva, redunden en errores que no le han hecho nada bien a la sociedad catalana en los últimos 10 años», ha explicado Peña en una entrevista en Radio Nacional, recogida por Europa Press, en la que ha admitido que la tramitación de esa iniciativa no tendrá consecuencias en la relación del PSOE con Junts.
Peña ha incidido en que los socialistas no dirigen «a ninguno» de los partidos con los que dialogan y que tampoco les exigen «pureza», ya que «cada uno tiene su programa electoral». «La democracia es así», ha proseguido la portavoz del PSOE, asumiendo que los de Puigdemont «tienen que defender los que ellos creen y luego llegar a acuerdos».
En este sentido, ha declarado que «solo faltaba que en total libertad y con respeto al marco constitucional y democrático» los partidos no pudieran presentar cuestiones de las que el PSOE está «totalmente» alejado. Además, ha recordado que el PP también presenta en el Congreso de los Diputados «cuestiones que son absolutamente vergonzantes e insultantes para el español medio».
Comentarios
tracking