Fundado en 1910

25 de mayo de 2024

Una agente de Policía Nacional investiga un delito cibernético, en una imagen de archivo

Una agente de Policía Nacional investiga un delito cibernético, en una imagen de archivoMinisterio del Interior

Desarticulada una organización que pretendía extender el tráfico del hachís del Estrecho a Huelva

Utilizaban embarcaciones de recreo para trasladar el hachís como

La presión policial, y la propia guerra entre organizaciones criminales están ampliando el campo del tráfico de hachís desde el Campo de Gibraltar a otras ubicaciones más alejadas, tal y como adelantó El Debate.
Ejemplo de esto es la captura de dos embarcaciones de recreo con un total de 2.800 kilos de hachís en la costa de Huelva. Se da la circunstancia, además, de que esta organización tenía casi toda su estructura asentada en la provincia de Huelva. Es decir, en vez de operar desde el Campo de Gibraltar y desembarcar la droga en otros puntos, operaba desde la propia costa onubense para escapar de la acción policial.
La operación «Ciprux-Obras» ha investigado una organización criminal mayormente asentada en Huelva dedicada al transporte e introducción en nuestro país de importantes partidas de hachís desde Marruecos. Para ello, disponían de una serie de embarcaciones, tanto pesqueras como de recreo, que operaban desde distintos puertos ubicados en el litoral onubense.
A lo largo de la investigación se pudo constatar que estas personas se encargaban del mantenimiento, custodia y manejo de tales embarcaciones, con varias naves industriales donde las guardaban para modificar su estructura, fundamentalmente con dobles fondos o «caletas» en el casco para ocultar la droga.
Una vez modificadas eran atracadas en diferentes puertos desde donde operaban con absoluta normalidad, realizando tareas propias de pesca o de actividades recreativas para dar una imagen de actividad lícita.
Durante esta investigación se tuvo conocimiento de que podrían estar en disposición de realizar el transporte de una importante cantidad de hachís. Para detener su tráfico se estableció un amplio dispositivo policial en torno a los principales investigados y sobre las embarcaciones que habían sido identificadas previamente. Estas embarcaciones solían entrar por la desembocadura del río Guadiana y en alta mar hacían el transbordo de la droga.

Doble fondo

Localizada una de ellas, se realizó el abordaje e inspección de la embarcación detectándose un doble fondo en el casco que alojaba 40 fardos de arpillera conteniendo hachís, con un peso aproximado de 1.400 kilos. En esta actuación se detuvo a los dos tripulantes.
Poco después se encontró la segunda embarcación atracada en el puerto deportivo de Ayamonte (Huelva) sin ninguna persona a bordo. Tras ser inspeccionada se localizó otro doble fondo similar al encontrado en la primera nave con 40 fardos más de hachís y un peso de 1,4 toneladas.
En la explotación de la operación, los agentes detuvieron a cinco personas más y registraron siete domicilios particulares en las localidades de Ayamonte, Isla Cristina y Aljaraque-Bellavista, además de una empresa náutica, una nave industrial y un trastero. Entre todos se consiguieron intervenir 17 vehículos, 11 embarcaciones recreativas, dos pesqueros, dos motos de agua, más de 54.000 euros en efectivo, cuatro motores de gran cilindrada, una veintena de móviles, cuatro cajas GPS y dispositivos de geolocalización, cuatro armas largas, dos armas simuladas, tres armas blancas, 11.500 cartuchos, 74 relojes de alta gama, cinco ordenadores y material informático
Comentarios
tracking