15 de agosto de 2022

Los Reyes Felipe Vi, Letizia y la Reina Sofía en el palacio de la Almudaina, en Palma, durante la recepción oficial de 2019

Los Reyes Felipe Vi, Letizia y la Reina Sofía en el palacio de la Almudaina, en Palma, durante la recepción oficial de 2019EFE

La recepción de los Reyes: un menú del chef que «cocina Mallorca» y mini bocados en Marivent

El acto que se celebraba hasta ahora en el palacio de la Almudaina se traslada a la residencia real en la isla balear

Los Reyes Felipe, Sofía y Letizia reciben, a las nueve de la noche, en la explanada del palacio de Marivent a las autoridades de las islas Baleares y a una representación de la sociedad civil.
Señores con traje y señoras con vestido corto es el requerimiento para asistir a la recepción a las autoridades de Baleares y a la sociedad civil en la explanada del palacio de Marivent. Un lugar inédito para esta recepción que hasta ahora se celebraba en el palacio de la Almudaina, que es el palacio oficial de los reyes en la isla. Marivent es la residencia solariega familiar.
Y aunque en las previsiones de la agenda de la familia real no constaba que estuviera presente la Reina Sofía, lo cierto es que sí está y además encantada de recibir a los invitados en su casa.
Todo es una novedad este año porque se accede por la zona naval de puerto Pi. Es decir por un lateral del recinto de Marivent y desde allí, una vez pasados los controles de seguridad, tanto los invitados como la prensa tiene que acceder en autobús. No es que el camino sea largo, que no lo es porque siempre lo hemos hecho andando, pero sí es más seguro.
Después del besamanos, que no dura más de diez minutos porque es muy rápido los invitados hacen sus corrillos de conversaciones mientras degustan viandas mallorquinas preparadas por el chef Santi Taura, el cocinero estrella Michelin que dicen que «cocina Mallorca» y que esta noche en Marivent hace mini bocados para comerte la isla con sus mini empanadas mallorquinas de pescado, mini cocas de trigos antiguos y trampó, gildas de bacalao, tomates y piparras o mini pasteles de berenjenas. ¡Todo mini bueno!
Y a las diez y media todos a casa porque eso es lo bueno de una recepción en palacio que te ponen cuando empieza y cuando acaba para evitar a los rezagados que te hacen irte a la cama tardísimo y el rey tiene que descansar que el viernes es el día decisivo de su 40 Copa del Rey Mapfre y tiene que remontar porque hoy me contaban que al ser el Aifos un barco un poquito viejito pesa mucho y si no hay viento, como hoy, el pobre no avanza por mucho interés que le ponga el rey como patrón. Y eso que hoy tenían a Vega, una pequeña grumete hija de la militar Natalia, que les seguía en la gomona, embarcación ligera, de apoyo.
Comentarios
tracking