16 de junio de 2024

La Princesa de Asturias, Leonor de Borbón, pronuncia unas palabras durante uno de los homenajes que recibió por parte de las principales instituciones aragonesas y de Zaragoza.

La Princesa de Asturias, Leonor de Borbón, pronuncia unas palabras durante uno de los homenajes que recibió por parte de las principales instituciones aragonesas y de Zaragoza.EFE

Leonor, distinguida por las instituciones de Aragón: «Me habéis hecho sentir una maña más»

Se le ha entregado la Medalla de Aragón tras recibir la de las Cortes y el título de Hija Adoptiva del ayuntamiento

A cinco semanas de su despedida de la Academia General Militar de Zaragoza, la princesa Leonor ha recibido este martes las máximas distinciones de las principales instituciones de Aragón y su capital, un homenaje que ha agradecido por haberse sentido durante su estancia «una aragonesa más, una maña más».

«Me he sentido en casa, acogida y acompañada, en una tierra que siempre formará parte de mi vida», ha destacado la princesa en su mensaje de agradecimiento en la Seo de Zaragoza, donde se le ha entregado la Medalla de Aragón tras recibir la de las Cortes y el título de Hija Adoptiva del ayuntamiento.

A pesar de ser un acto civil, el de más calado institucional en el que ha participado hasta ahora en solitario, Leonor de Borbón ha hecho prevalecer su condición de dama cadete y ha vestido de militar, con la guerrera y el pantalón caqui, camisa blanca, corbata negra y el pelo recogido en un moño.

Acompañada por la ministra de Defensa, Margarita Robles, la heredera al trono ha replicado la experiencia que vivió su padre, Felipe VI, quien también recibió las tres distinciones cuando fue alumno de la Academia del Ejército de Tierra hace casi cuarenta años.

La jornada ha arrancado en el Palacio de la Aljafería, sede de las Cortes aragonesas, donde su presidenta, Marta Fernández, de Vox, le ha entregado la primera distinción en presencia de los diputados autonómicos en el patio de Santa Isabel del emblemático edificio mudéjar.

Los cinco representantes de Chunta Aragonesista (CHA), IU y Podemos se han ausentado como gesto de rechazo a la condecoración de la heredera al trono, al considerarlo un acto de «vasallaje».

El segundo acto ha sido en el ayuntamiento, donde ha recogido el título de Hija Adoptiva de manos de la alcaldesa, Natalia Chueca, del PP.

En la Plaza del Pilar aguardaban su salida varios cientos de personas tras el bando municipal emitido para mostrar el cariño de la ciudad a la princesa, quien, con su boina roja, se ha acercado a saludarles para corresponder a la acogida.

Tras caminar por la plaza, ha accedido a la Seo con los acordes del órgano para recoger la última medalla de manos del presidente de Aragón, Jorge Azcón (PP), y pronunciar un discurso desde el altar principal de la catedral, un lugar simbólico al ser donde los reyes de la Corona de Aragón juraban los fueros.

«Gracias a todos los que habéis hecho posible que en este tiempo me sienta una aragonesa más, una maña más», ha afirmado la cadete Borbón Ortiz.

Ha confesado que lo vivido en estos meses «supera con creces» las «muchas expectativas» y la ilusión con las que llegó, aunque ha apuntado que era consciente de que «algunas etapas no serían fáciles».

La princesa, de 18 años, se ha felicitado de haber convivido en la academia con jóvenes de su generación, con los que ha superado «momentos que requerían esfuerzo y un gran trabajo de equipo» y con los que «ha disfrutado y sufrido juntos, y sobre todo, aprendido mucho».

El presidente de Aragón ha reafirmado el compromiso de esta comunidad con la Corona, pieza «imprescindible» para garantizar el orden constitucional.

Tras señalar que la región ha edificado su historia en torno a los valores de «pacto, lealtad y libertad», Azcón ha justificado el homenaje como «símbolo inequívoco de pertenencia y fidelidad con la causa común de España».

El dirigente del PP ha hecho hincapié en que la heredera al trono comparte el título de Princesa de Girona, creado en el siglo XIV cuando este territorio pertenecía a la Corona de Aragón.

En las tres paradas, la hija mayor de los reyes ha hecho un breve recorrido por los edificios y ha firmado en sus libros de honor.

El broche ha sido la recepción celebrada en el Museo Diocesano, en el Palacio Arzobispal, y a su término, la cadete Borbón Ortiz ha regresado a la academia militar para afrontar su recta final, coronada con la entrega del despacho de alférez el 3 de julio.

Comentarios
tracking