02 de octubre de 2022

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, comparece tras valorar el supuesto caso de espionaje a independentistas

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, comparece tras valorar el supuesto caso de espionaje a independentistasEuropa Press

El laberinto catalán

La Generalitat lleva gastados más de 24 millones en influir en Estados Unidos

El delegado de la Generalitat en el país norteamericano recibe un salario anual de 85.700 euros, un sueldo muy similar al del presidente Pedro Sánchez

Esta semana el vicepresidente del Gobierno catalán, Jordi Puigneró (Junts per Catalunya), aterrizó acompañado de un numeroso séquito en Nueva York. Además de participar en una sesión de Naciones Unidas sobre ciudades y regiones, su acto principal fue observar cómo, durante 15 segundos, se proyectaba un anuncio en catalán en Times Square por el que la Generalitat pagó alrededor de 6.000 euros. A pesar de los esfuerzos de la Delegación de la Generalitat en Nueva York, la convocatoria en Times Square solo fue seguida por la agencia de noticias de la Generalitat (ACN) y por los medios públicos catalanes (TV3 y Catalunya Ràdio).
Hasta que hace unos días The New Yorker publicó el informe de Citizen Lab impulsado por el independentista catalán Elies Campo, el mayor éxito en Estados Unidos del independentismo había sido el viaje a Barcelona en abril de 2017 –a pocos meses del intento de golpe de Estado– del congresista republicano Dana Rohrabacher, conocido como enlace de Putin en EE.UU.
Rohrabacher perdió su escaño en la colina del Capitolio en las elecciones de 2020. La prensa norteamericana informó sobre la derrota de Rohrabacher con el titular «El congresista favorito de Putin pierde su escaño» y, según informo el Portland Press Herald, el ya excongresista participó en el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021. En su visita a Barcelona en 2017 defendió el referéndum de independencia y su derrota electoral fue sentida como propia por el independentismo catalán.
2017 fue un año especialmente intenso para el independentismo catalán en EE.UU. Junqueras viajó a Miami y Nueva York para «buscar financiación para la futura República catalana» y Puigdemont afirmó que el expresidente Jimmy Carter apoyaba intermediar entre la Generalitat y el Gobierno español, hecho que la propia oficina del expresidente desmintió en un comunicado.
La Generalitat de Catalunya ha gastado millones de euros en conseguir influencia y visibilidad en EE.UU. y la publicación del reportaje en The New Yorker, que no se limita a dar información sobre el programa Pegasus sino que dedica toda la primera parte del mismo a exponer todos los falsos mantras independentistas sobre persecución política, etc. es un éxito que ha tenido un reflejo importantísimo en España debido a la verosimilitud que le han dado tanto el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, como el propio presidente del Gobierno.
La campaña de la Generalitat contra los servicios secretos del Estado llevaba mucho tiempo preparándose. De hecho, la tienda en internet Catalangate.cat abrió al publico vendiendo mugs y otros gadgets en febrero de 2015 (hace ya siete años) y el libro de Roger Torrent, expresidente del parlamento catalán, titulado Pegasus se publico hace más de un año.
La oficina de la Generalitat en EE.UU. se abrió en 2008 y ocupa un lugar privilegiado en Manhattan. Según la propia oficina declaró al departamento de Justicia norteamericano en 2018, su gasto semestral en salarios y otras actividades es de un millón, por lo tanto dicha oficina habría gastado desde su apertura alrededor de 24 millones de euros.
El delegado de la Generalitat en Estados Unidos recibe un salario anual de 85.700 euros. A pesar de los esfuerzos de la Generalitat en dar a conocer su causa en Estados Unidos su éxito era realmente bajo hasta lo del The New Yorker. Sin ir más lejos, la cuenta de Twitter de la Delegación de la Generalitat en Estados Unidos, dedicada entre otras cosas a celebrar todos los éxito del FC Barcelona, cuenta solo con 1.859 seguidores, la mayoría de ellos independentistas catalanes residentes en España.
Para escapar de la fiscalización y el control económico. la Generalitat ha promovido y financiado organismos que dieran voz a su movimiento en Estados Unidos. Por ejemplo la Asamblea Nacional Catalana cuenta con una delegación en EE.UU. desde 2013.
Comentarios
tracking