06 de diciembre de 2022

Gabriel Rufián, en el Congreso de los Diputados en mayo de 2022

Gabriel Rufián, en el Congreso de los Diputados, en mayo de 2022EFE

Cataluña

Rufián exige repetir como candidato en las elecciones generales de 2023, pero su partido ya le busca sustituto

ERC celebra un acto este sábado para presentarlo como candidato a la alcaldía de Santa Coloma de Gramanet, municipio en el que no reside

Gabriel Rufián anunció en diciembre de 2015 que no completaría la legislatura y que permanecería en el Congreso de los diputados solo 18 meses, dado que, según él, en 2017 Cataluña sería independiente y, por lo tanto, las provincias catalanas ya no estarían representadas en las Cortes españolas. Siete años más tarde Rufián sigue en su escaño y, además, aunque su partido le ha buscado una salida para sustituirlo, dado que le dan por amortizado, él se resiste a abandonar su escaño.
Tal como avanzó El Debate en junio de este año, Gabriel Rufián ha sido obligado por su partido, ERC, a ser candidato a la Alcaldía de su ciudad natal, Santa Coloma de Gramanet (120.000 habitantes). Santa Coloma es un municipio pegado a Barcelona que experimentó un crecimiento exponencial durante los años 60 y 70 del siglo XX como receptora de miles de andaluces que, como la familia de Rufián, procedente de Jaén, llegaron a los alrededores de Barcelona para trabajar.

Sin ninguna posibilidad de victoria

Actualmente, el Ayuntamiento de Santa Coloma, como la mayoría de los municipios del área metropolitana de Barcelona, está gobernado por el PSC. La actual alcaldesa, Núria Parlón, que fue adversaria de Miquel Iceta por el liderazgo del PSC, obtuvo en las últimas elecciones municipales el 51 % de los votos y 17 de los 27 escaños del plenario municipal. El partido de Rufián quedó cuarto con el 9,91 % de los votos y tres concejales, por detrás de Cs y Podemos. Ni Junts per Cataluña ni el PP tienen representación en este municipio antes industrial y hoy ciudad dormitorio y de servicios con más de un 22 % de inmigración procedente mayoritariamente del Magreb y Pakistán.

La conquista de feudos del PSC como falsa excusa

ERC, a diferencia de Junts per Cataluña, decidió hace años dar la batalla al PSC en sus feudos, y para hacerlo ha captado tanto a hijos de la emigración del sur de España como marroquíes como estrategia de implantación en los municipios del cinturón de Barcelona.
Así, Chakir el Homrani, hijo de marroquís y ya nacido en Barcelona, fue consejero de Trabajo en el Gobierno presidido por el activista Quim Torra y Rufián entró en política a través de una plataforma llamada Súmate, un grupo promovido y financiado por la Asamblea Nacional Catalana que integraba a castellanohablantes favorables a la independencia. De las poco numerosas filas de Súmate salió también Antonio Baños, que fue candidato de la antisistema CUP a la Presidencia de la Generalitat.
El motivo formal de ERC para desplazar a Rufián de la Carrera de San Jerónimo a su ciudad natal, aunque actualmente está empadronado en Sabadell, es continuar con la política de ERC de penetración en municipios de mayoría socialista, pero la realidad es que Rufián es un personaje amortizado, que suele ser abucheado en las frecuentes manifestaciones independentistas y que ha perdido protagonismo en las relaciones entre ERC y el PSC que se llevan directamente entre Moncloa y el Palau de la Generalitat. En la actualidad, las negociaciones para que ERC dé su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado se están llevado directamente desde el gabinete de Pere Aragonès, siendo el tema central de dicha negociación la reforma a la baja del delito de sedición y la transferencia integral de Cercanías a la Generalitat de Cataluña.

Motivos personales para oponerse a su salida

Rufián no quiere ni oír hablar de no repetir como candidato, y motivos personales no le faltan. En junio de este año se casó con Marta Pagola, directora de comunicación del grupo parlamentario del PNV, y si en diciembre de 2023 no es cabeza de cartel de ERC al Congreso, su esposa y él vivirían separados por dos horas y treinta minutos de AVE.
Asimismo, Rufián como presidente del grupo parlamentario de ERC percibe actualmente un salario de 126.582 euros anuales que experimentarán un incremento del 3,5 % el próximo año. En cambio, como concejal su salario sería de 47.000 euros anuales.

No hay aún recambio

Desde ERC han aplazado la designación del sustituto de Rufián hasta después de las elecciones municipales de mayo de 2023 en las que ERC aspira a derrotar a Ada Colau en Barcelona y a ocupar, de la mano de Ernest Maragall, hermano del mítico alcalde olímpico del PSC, la alcaldía de la Ciudad Condal. Si eso sucede, ERC necesitará formar equipos en el Ayuntamiento. Asimismo, la inestabilidad en el Gobierno catalán y la posibilidad de que ERC termine la legislatura gobernando en solitario hace que la decisión de quién sustituirá a Rufián no se tome hasta el próximo verano.
Comentarios
tracking