Turistas bajo la lluvia en Santiago de Compostela

Turistas bajo la lluvia en Santiago de CompostelaEFE

Santiago plantea limitar el número de turistas en determinados puntos de la ciudad

Esta medida se estudia dentro del plan de sustentabilidad turística para garantizar el descanso de los vecinos

El gobierno municipal de Santiago de Compostela está estudiando la posibilidad de aplicar medidas para regular los flujos turísticos en determinados puntos de la ciudad. Restricciones que ya han sido aprobadas en otras ciudades y que incluyen limitar el número de personas que visitan en grupos determinados enclaves urbanos.

Goretti Sanmartín, alcaldesa de la ciudad compostelana, ha explicado que este tipo de medidas están siendo estudiadas en el marco del plan de sustentabilidad turística para garantizar el descanso de los vecinos. Sanmartín aseguró que «no hablamos de cerrar el acceso, en ningún caso, ni de restringir ese acceso a las personas sino que, dentro de las numerosas propuestas que las ciudades están haciendo, hay alguna que es el número de personas por grupo que pudiesen estar juntas en determinados lugares».

Sanmartín señaló que «estamos trabajando en todo lo que nos permita regular los flujos y cambiarlos para conseguir hacer una modificación de que todo el mundo vaya por los mimos lugares». En este sentido, la alcaldesa argumentó que se trata de una línea más de trabajo, como lo es también avanzar en la desestacionalización del turismo que visita la ciudad, un objetivo que cree se está consiguiendo.

La regidora remarcó que la prioridad del Ayuntamiento es garantizar el descanso de los vecinos de Santiago, de manera que la afluencia de turistas conviva de forma pacífica y respetuosa con la actividad de las personas que residen y trabajan en la ciudad. Recordó Sanmartín que, además de incidir en esa línea de trabajo que ya se puso en marcha en el pasado verano, también se reforzará la apuesta por el respeto al patrimonio, propósito para el que adelantó la continuidad de la campaña «Compostela Frágil» que el Ayuntamiento activó en el 2023.

A estas prioridades, la alcaldesa sumó el desarrollo de la ordenanza que regula la ocupación de la vía pública. Según Sanmartín el objetivo del gobierno municipal es que «haya una garantía de que se cumpla todo lo que aparece en las ordenanzas y que se garantice el derecho al descanso de la vecindad». El Ayuntamiento de Santiago no quiere que los visitantes vengan a la ciudad «a dar una vuelta a dos plazas alrededor de la Catedral», sino que se acerquen también a disfrutar de su oferta gastronómica y de su entorno natural.

Santiago de Compostela no sería la primera en adoptar este tipo de medidas. El caso más reciente es el impulsado por el Ayuntamiento de San Sebastián, que desde el próximo día 10 de abril restringirá a 25 personas los grupos organizados de turistas.

Comentarios
tracking