10 de agosto de 2022

Ciudadanos en una terraza de la ciudad de Madrid

Ciudadanos en una terraza de la ciudad de MadridAlejandro Martínez Vélez - Europa Press

Madrid

La aprobación de la nueva ordenanza de terrazas de Madrid puede acabar en los tribunales

El Grupo Municipal Socialista no descarta «ninguna vía, ni judicial ni administrativa», ante la ordenanza de terrazas que se aprobará mañana en el Pleno de Cibeles con los votos previsiblemente de PP, Cs y Grupo Mixto.

«A los vecinos sólo les queda levantar las manos y decir que estamos sufriendo un atraco», lanza Mar Espinar. «Si hay posibilidad de derogar judicialmente esta ordenanza hay que hacerlo porque condenamos a la gente a vivir en un infierno», ha argumentado la portavoz socialista en el Ayuntamiento, Mar Espinar, en rueda de prensa.
A los socialistas el texto que saldrá adelante mañana les genera «serias dudas» judiciales. En todo caso, ellos harán «todo lo posible para que los madrileños puedan vivir mejor de lo que pretenden sus gobernantes». Ante eso plantearán «una ordenanza nueva que se pueda desarrollar en 2023».
El PSOE votará 'no' a la modificación normativa propuesta por Vicealcaldía «porque no ha tenido en cuenta a los vecinos, quienes más han sufrido las consecuencias de las terrazas Covid». Se opondrán a un texto que, en palabras del concejal Álvaro Vidal, «saldrá adelante con los tres tránsfugas de Más Madrid».
El Grupo Municipal Socialista en Madrid encabezado por Mar Espinar ofrece una rueda de prensa previa al Pleno

El Grupo Municipal Socialista en Madrid encabezado por Mar Espinar ofrece una rueda de prensa previa al PlenoEuropa Press

Para Villacís es motivo de celebración

La coordinadora de Ciudadanos en Madrid y vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, ha vaticinado este lunes que mañana será un «día de celebración» si, tal y como todo apunta, se aprueba en el Pleno municipal la modificación de la ordenanza de Terrazas para la ciudad.
«Los que reprochan la ordenanza no se la han leído. Creo que mañana será un día de celebración. Hay muchos trabajadores que sabrán si pueden seguir trabajando y mantener esos puestos de trabajo. Hemos hablado con todos los sectores», ha expresado ante los medios de comunicación tras asistir a una reunión con el presidente de los empresarios madrileños, Miguel Garrido, en la sede de CEIM.
Villacís ha destacado que se trata de «una ordenanza equilibrada, fruto del consenso», pese a que «hay partidos», en alusión a Vox, «que están anclados en el no». «Vox no ha hecho ni alegaciones ni el ademán de sentarse a negociar.»
De ellos ha señalado que «lo único» que sabe es que «han puesto apodos como Terracís», que lo lleva «muy honrosamente».
La vicealcaldesa madrileña ha valorado que la modificación de la ordenanza aporta «una herramienta, la zona saturada, que permitirá que donde esté localizado el problema se pueda actuar, con un repertorio de acciones».
En este sentido ha explicado que «se puede reducir la huella» porque «hay muchísima más maniobrabilidad». «Vamos a tener una ordenanza que va a dar seguridad y que reconoce un hecho, que Madrid se va a estar transformando», ha concluido.

Más Madrid rechaza la vía judicial

Por su parte, la portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, ha descartado «en principio» que haya que judicializar la norma, al considerar que el conflicto que acarrea es «de visión política».
Maestre ha opinado que «no tiene sentido llevar las cosas a los tribunales por llevarlas», aunque ha reconocido que si finalmente encuentran alguna cuestión «que pueda ser impugnable» sí la recurrirán.
Al margen de que se judicialice o no, la portavoz de Más Madrid ha afirmado que el nuevo texto «va a ser pernicioso para los intereses de Madrid», porque es una «mala ordenanza» impulsada por la vicealcaldesa, Begoña Villacís, con un «espíritu» que Mas Madrid no comparte.
En este sentido, Maestre ha apuntado que el objetivo tendría que haber sido «reordenar» y «pacificar» el espacio público para «permitir que convivieran» el derecho al ocio y la actividad económica con el descanso de los vecinos.

Protesta vecinal frente al Ayuntamiento

La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (Fravm) y otros colectivos vecinales se concentrarán mañana, a las 9:00 horas, frente al Ayuntamiento, para protestar contra la ordenanza de terrazas que se va a debatir precisamente mañana en el pleno de Cibeles.
Un grupo de vecinos del distrito de Chamberí participa en una concentración con pancartas donde se puede leer "STOP Ruidos, SOS Chamberí" en la Puerta del Sol, a 31 de mayo de 2021

Un grupo de vecinos del distrito de Chamberí participa en una concentración con pancartas donde se puede leer «STOP Ruidos, SOS Chamberí» en la Puerta del Sol, a 31 de mayo de 2021Cézaro De Luca - Europa Press

La Fravm ha convocado esta concentración para mostrar el rechazo de los vecinos ante una norma «que nace sin consenso», que «no responde al interés general, sino solo a la hostelería», y contra la que anticipan «más protestas vecinales», según indican en un comunicado este lunes.
La Federación asevera que el texto que ordenará las terrazas es «un parche legislativo» que «no resuelve los problemas generados por la norma actual y avivará los conflictos vecinales» que, según lamentan, llevan meses reproduciéndose en diversas zonas de la capital.
Aseveran que el nuevo texto «ha sido gestado en beneficio de una minoría, la de la hostelería, que es muy ruidosa», a la que también acusan de «pagar pocos impuestos, empeorar la vida de los vecinos, hacer un uso abusivo del espacio público y devaluar las viviendas», entre otras cuestiones.
La Fravm también tilda de «muy descafeinados» los cambios que se han introducido en el texto para satisfacer las demandas de los vecinos, como prohibir las terrazas de los food trucks, o la supresión de las estufas de gas; y opinan que al Ayuntamiento no le será posible «hacer cumplir» la ordenanza, porque «los servicios municipales de vigilancia y control no tienen personal suficiente».
Lamentan, por último, que no se haya dado respuesta a sus 66 alegaciones presentadas, censurando que «la mayoría hayan caído en saco roto»; y concluyen argumentando que «no están en contra de las terrazas, pero sí de su concentración en zonas residenciales y de su descontrol»
Comentarios
tracking