08 de febrero de 2023

El crimen en las inmediaciones de una discoteca de Fuenlabrada el pasado mes de octubre fue uno de los primeros en producirse con un arma de fuego

El crimen en las inmediaciones de una discoteca de Fuenlabrada el pasado mes de octubre fue uno de los primeros en producirse con un arma de fuegoA. Pérez Meca / Europa Press

Temor ante la aparición de armas de fuego en la guerra entre las bandas latinas

Los cuatro primeros asesinatos de este año se produjeron con armas blancas; los tres siguientes, con pistolas

El año 2022 se estrenó con el asesinato a navajazos de un joven ecuatoriano en la calle Sáhara del distrito madrileño de Villaverde. La noche del 5 al 6 de febrero, un joven de 15 años murió por un machetazo en el pecho en la calle Atocha de Madrid y otro de 25 años fue asesinado de un navajazo en la zona lumbar en Usera. El 27 de abril, Alejandro, de 18 años murió por los golpes y puñaladas que le propinaron un grupo de unos siete menores de edad.
Sin embargo, algo parece haber sucedido en los meses siguientes a ese trágico inicio de año porque el pasado 2 de octubre un chaval de 19 años murió por disparos en Alcorcón y al día siguiente otro de 21 años fue tiroteado a la salida de una discoteca de Fuenlabrada.
El último asesinato, hasta el momento, en la lucha entre bandas latinas en Madrid también fue por arma de fuego. Un joven de 15 años recibió un disparo mientras conversaba con otro en un parque de Villaverde.
El aumento de la presencia de las armas de fuego en las disputas y venganzas entre bandas latinas preocupa considerablemente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Mientras que los cuatro primeros asesinatos se produjeron con armas blancas, los tres siguientes se causaron con pistolas.

Incautaciones

Estos datos contradicen las cifras que baraja la Delegación del Gobierno en Madrid. La propia delegada, Mercedes González, señaló el pasado viernes en la comisión de estudio de la Asamblea de Madrid para abordar el fenómeno de las bandas juveniles que de las 665 armas incautados este año dentro del plan de lucha contra las bandas, tan solo una era de fuego, una pistola.
Según la Policía, las bandas podrían conseguir estas armas de fuego en el mercado negro o en la red de Internet profunda. Recuerdan que cada vez más estas bandas se meten en otros campos delictivos como el tráfico de drogas o la trata de personas, lo que también les facilita el acceso a ese mercado negro en el que se compran y venden pistolas reales o de fogueo que posteriormente son manipuladas para que permitan el uso de balas.
Este cambio en las armas empleadas también preocupa a los sindicatos policiales. «No solo generan mayor inseguridad entre los ciudadanos», aseguran recordando que en los disparos producidos en las fiestas de San Sebastián de los Reyes el pasado mes de septiembre, resultó herido un hombre que nada tenía que ver con las bandas latinas, que simplemente paseaba con su familia, «sino que también supone mayor riesgo para nuestros compañeros, que en muchas ocasiones se tienen que enfrentar a personas armadas sin tener el material necesario como chalecos antibalas o los que tienen no se encuentran en condiciones».
Comentarios
tracking