30 de enero de 2023

Amy Robach y TJ Holmes, presentadores de Good Morning America

Amy Robach y TJ Holmes, presentadores de Good Morning America

Escándalo en EE.UU.: los presentadores del matinal más famoso cierran sus redes por los rumores de infidelidad

La relación laboral entre Amy Robach y TJ Holmes, ambos casados y copresentadores de Good Morning America, podría haber trascendido a lo personal

Los copresentadores de Good Morning America, uno de los magacines matinales con mayor audiencia de la televisión norteamericana, han decidido cerrar sus redes sociales después de una fotografías que podrían probar una relación fuera de lo profesional entre ambos. Tanto Amy Robach como TJ Holmes están casados.
Al parecer, la relación laboral entre los dos compañeros podría haber trascendido a lo personal. Apenas horas antes de cerrar sus perfiles en Instagram, comenzaron a difundirse unas fotografías en las que aparecen cogidos de la mano dentro de un coche y también en actitud cariñosa en un bar durante unas vacaciones en el estado de Nueva York.
Ha sido Daily Mail quien publicó las fotos, asegurando que la relación laboral tornó en sentimental el pasado mes de junio.
Ella, Amy Robach de 49 años, está casada con el actor Andrew Shue conocido por su papel de Billy en la serie Melrose Place de los años 90. Él, TJ Holmes de 49 años también, está casado con la abogada Marilee Fiebig. Las dos parejas se casaron en 2010. Aunque una fuente cercana a los protagonistas aseguró al Daily Mail que los dos matrimonios terminaron el pasado agosto, justo después de que Robach subiera a Instagram una fotografía con su marido en Atenas el pasado 30 de julio.
El tema está siendo seguido de cerca por la prensa del corazón norteamericana. Una fuente del matinal que presentan Robach y Holmes aseguró a la revista People que el equipo del programa se sorprendió al ver las fotografías. Aunque también aseguran que la química entre ambos llevaba tiempo siendo una evidencia entre el equipo.
«Hubo rumores de que estaban teniendo una aventura hace un año», dice la fuente a People. «Muchas personas creían que podría haber algo de verdad en ello, porque se puede ver que hay un afecto mutuo allí. Pero al final todos lo atribuyeron a la amistad porque siempre dijeron que ambos estaban felizmente casados».
Por el momento, ni los protagonistas de la historia, ni sus parejas, ni nadie del equipo de Good Morning America ha hablado de forma oficial sobre el escándalo.
Comentarios
tracking