Fundado en 1910

29 de febrero de 2024

Sánchez

Pedro Sánchez con Penélope Cruz, Pedro Almodóvar y Belén Rueda

Sánchez alardea de sus fotos con Penélope y Almodóvar y se olvida de los guardias civiles asesinados

El presidente del Gobierno ha compartido en Instagram un vídeo codeándose con los actores a ritmo de 'Mi mejor versión' de Leiva

A ritmo de la canción Mi mejor versión de Leiva, Pedro Sánchez publicó en su cuenta de Instagram un vídeo en el que reunía varias de las fotografías que se tomó anoche en Valladolid durante los premios Goya. Como un adolescente más o un fan de los que aguarda horas para sacarse un selfie con su ídolo, el presidente del Gobierno se contoneó por el Auditorio de Valladolid saludando a actores y miembros de la Academia. Feliz, con un ajustadísimo esmoquin negro, aprovechó para dejarse querer en un entorno donde sabía que tenía el aplauso fácil.
El líder del Ejecutivo, que por la mañana acudió a un mitin en Vigo, estaba en su salsa bajo los focos y rodeado de la izquierda cinematográfica. Conversó obnubilado con una guapísima Belén Rueda, enfundada en un vestido de Valenzuela Atelier. Posteriormente estrechó la mano y se abrazó con Pedro Almódovar. Y tampoco desaprovechó la oportunidad para pedir que le grabasen mientras saludaba a una radiante Penélope Cruz, con un vestido de Chanel que tardó 1.2000 horas en confeccionarse, con más de 350.000 piedras. Conversó unos minutos con ella, pero para él lo importante es que su cámara no perdiese detalle, para luego alardear de ello en sus redes.
Y el fragmento de la canción de Leiva elegido por el presidente para su story de Instagram tampoco tiene desperdicio: «Y en los días de autodestrucción no hay perro que me ladre. No busques mi mejor versión, se la ha llevado el aire». Una elección que no ha pasado desapercibida en redes.
Otro de los momento más bochornosos de la noche sucedió en la alfombra fucsia, cuando una reportera de RTVE, se olvidó de la profesionalidad al gritarle: «¡Eres un icono, presi, te queremos!», gritó, visiblemente eufórica.
Resulta evidente que Pedro Sánchez sabía que era su noche. Se molestó en grabarse y hacer mil y una fotos, pero no encontró momento para lanzar un mensaje de pésame y apoyo a las familias de los dos guardias civiles asesinados en Barbate, al embestir su embarcación una narcolancha. En la fiesta del cine español, hay espacio para mostrar solidaridad con el pueblo palestino, pero no por las fuerzas y cuerpos que velan por la seguridad de España. Normal que la viuda de David Pérez Carracedo, uno de los guardias civiles que ha perdido la vida, haya impedido a Marlaska colocar la medalla sobre el féretro.
Comentarios
tracking