Fundado en 1910

19 de abril de 2024

Solomillo Wellington con patatas a la inglesa

Solomillo Wellington con patatas a la inglesa de Lhardy

Lhardy, el restaurante con 185 años de historia que servirá el banquete de la boda de Almeida

Los novios se han decantado por un menú clásico, que preparará el catering de Lhardy, propiedad de Pescaderías Coruñesas

Azorín dejó escrito que «no se puede concebir Madrid sin Lhardy» y el alcalde Almeida ha querido integrar los sabores más castizos en el menú de su boda con Teresa Urquijo, el próximo sábado. Quién no ha parado en la carrera de San Jerónimo un día de frío invernal para tomar una taza del consomé de Lhardy, siempre con unas gotas de fino de Jerez al gusto.
Abierto en 1839, en el restaurante se cocinó la historia de España junto a los pucheros de cocido, con clientes ilustres como reyes, políticos, aristócratas y artistas. El catering de Lhardy, propiedad del Grupo Pescaderías Coruñesas, ha sido el elegido por la pareja para servir el almuerzo en la finca de El Canto de la Cruz, en Colmenar Viejo. Agasajarán con su cocina a la cúpula política del PP y la realeza, con el Rey Juan Carlos como uno de los asistentes confirmados, según avanzó este martes El Debate.
El catering de Lhardy ofrece cuatro opciones para servir durante las bodas; dos a base de cóctel (de pie) uno con su famoso cocido y otro con los invitados sentados, con un cóctel de inicio, primer plato, segundo, postre y recena. Almeida y su prometida se han decantado por esta última fórmula más clásica, con un precio de 175 euros por cubierto. Se calcula que asistirán unos 500 invitados, por lo que el precio que han desembolsado por el banquete rondaría los 90.000 euros.
La pareja y sus familias han tenido que elegir entre seis aperitivos fríos y seis calientes de una larga lista de 20 opciones para servir en el cóctel. Entre los primeros, destacan el bombón de foie, la pizarra de quesos o los dados de salmón ahumado con mostaza. En la parte caliente, figura la opción de instalar una parrilla de brochetas en directo con seis productos de máxima calidad: chipironcitos, sardinas de Santurce, patitas de pulpo, gamba roja, carabinero o langostino.
Una vez finalice el cóctel, los invitados tomarán asiento en otra zona de la finca de El Canto de la Cruz, donde degustarán el almuerzo ya sentados. Para el primer plato han tenido que elegir entre varias ensaladas, cremas y otros platos como raviolis de txangurro o el bogavante del Cantábrico asado. Entre los segundos, figuran varios pescados como merluza, lomitos de rape o lubina y también, carne, con el famoso solomillo Wellington de Lhardy, o el jarrete de ternera lacado.
Soufflé Lhardy

Soufflé Lhardy

Entre los postres, otro emblema del restaurante casi bicentenario: el suflé. También disponen de torrija caramelizada con sopa de arroz con leche y la tarta árabe, uno de los postres más elegidos en bodas. Los novios eligieron en la prueba del menú.
El servicio también incluye recena, «ofrecida en la hora solicitada por el cliente dentro del horario del evento». Se instalará una estación de quesos y embutidos italianos, mesa de chucherías para los niños y dos de estas tres opciones; mini pizzas, talo de chistorra y mini hamburguesas.

Bodega

Respecto a los vinos, el catering suele trabajar con una selección. Entre los blancos figuran Marqués de Riscal Verdejo (Rueda), Ultreia (Godello) o Pazo San Mauro (Rías Baixas). Deben elegir uno de ellos. Respecto a los tintos trabajan con Imperial Reserva (Rioja), Pétalos del Bierzo (Bierzo), Marqués de Murrieta Reserva (Rioja) –en exclusiva para Lhardy–, Montecastro Reserva (Ribera del Duero), Emilio Moro Crianza (Ribera del Duero) o Arzuaga Crianza (Ribera del Duero).
El menú incluye los refrescos, cervezas, licores, cafés e infusiones. Además, la barra libre incluida en el precio permanecerá abierta durante 9 horas, «pudiendo consumirse combinados en cualquier momento». La fiesta está garantizada.
Comentarios
tracking