Fundado en 1910

16 de abril de 2024

Juicio de los muertos: Anubis compara del corazón de Ani con la pluma de la Justicia. (Papiro de Ani)

Juicio de los muertos: Anubis compara del corazón de Ani con la pluma de la Justicia (Papiro de Ani)

¿Cómo se impartía la justicia en el Antiguo Egipto y Grecia?

Un juicio podía convertirse en un espectáculo similar a los del Coliseo de Roma. Allí se luchaba y aquí se juzgaba a las personas

La diosa de la justicia en el Antiguo Egipto era Maat y todo giraba a su alrededor. Esto es, la verdad, el orden y la justicia. Ella había establecido el orden de todas las cosas y, sobre esta base, se formularon las leyes del Antiguo Egipto. La diosa las había creado y el único que podía aplicarlas era el faraón, siendo un ser supremo. En otras palabras, el faraón era la encarnación de Maat en la tierra.
Como principios fundamentales diremos que todas las personas eran iguales ante la ley. Una ley que se regía por costumbres o usos que no estaban escritos, pero se cumplieron porque el tiempo los convirtió en dogmas. En general, la aplicación del derecho consuetudinario significaba que se aplicaba la justicia social. Había dos tipos de penas que se aplicaban a los ejecutados: corporales y no corporales:
  • Corporal. Los más comunes eran los golpes de bastón. Variaban entre 100 y 200. Para los casos más graves se añadían 5 golpes sangrantes y marcas metálicas incandescentes. Si los delitos fueran contra el Estado o la Religión podrían aplicarse la mutilación de la mano, la lengua, la nariz o la oreja; destierro; trabajos forzados en canteras o minas; incluso la pena capital que podía ser envasado, ahogamiento en agua, quemado vivo o decapitado, aunque estos no eran los más comunes. En la época de Ramsés se puso de moda el empalamiento. También hay evidencia de que, cuando ocurrió el ataque contra Ramsés III, los autores fueron obligados a suicidarse.
  • No corporal. Para esos delitos graves se aplican trabajos forzados y prisión. Por lo más mínimo, el ciudadano podría perder su trabajo, su nombre podría ser eliminado de la tumba si la había hecho construir, o la privación del goce de su propiedad.
Por otro lado, existían también otro tipo de castigos que podríamos definir como sacrificios humanos. De estos podemos distinguir tres:
  • Miembros de la Real Audiencia. Estos fueron aquellos sirvientes del faraón que fueron asesinados poco después de su muerte y enterrados con él para servirlo en el más allá. Con el tiempo esta práctica fue modificándose y se enterraron figurillas conocidas, según la época, como shauabtis o ushebtis.
  • Religioso. Esto sucedió en la era predinástica. Una práctica rechazada y sustituida por el sacrificio de animales.
  • Criminales y enemigos. Parece que los sangraron y su sangre se almacenó en vasos. Poco se sabe sobre este ritual.

La justicia en Grecia

El jurado popular era una de las características básicas de la justicia griega. Esta reforma fue llevada a cabo por Pericles y proporcionó una gran participación de los ciudadanos a la hora de impartir justicia. Esto era parte de la democracia y como tal, aquellos que trabajaron como jurado deberían recibir una remuneración. Estos lugares donde se enseñaba la justicia se llamaban dicasterios. Los jurados debían ser ciudadanos atenienses de pleno derecho y mayores de 30 años. Normalmente, formaban parte de estos jurados personas de baja condición social y personas de la tercera edad. ¿Por qué? Para sobrevivir. La paga no era muy alta pero les permitía vivir. Por lo tanto, están interesados en la justicia. Los dicasterios eran juez y parte. ¿Qué queremos decir? Era soberano para tomar decisiones y las sentencias eran inapelables.
Píndaro realza a un vencedor en los Juegos Olímpicos. Óleo sobre lienzo de Giuseppe Sciuti, 1872

Píndaro realza a un vencedor en los Juegos Olímpicos. Óleo sobre lienzo de Giuseppe Sciuti, 1872

Estamos hablando de los jueces y jurados que se reunían en los dicasterios, que eran soberanos, que eran hombres de baja condición social y ancianos. Ahora bien, ¿cuántos formaban parte de cada dicasterio? O, dicho de otro modo, ¿cuántas personas juzgaron un crimen? Lo cierto es que la figura impresiona, considerando los juicios que se hacen hoy. Lo habitual era que, si los asuntos a juzgar no tuvieran gran trascendencia, el número oscilara entre 201 a 501 ciudadanos actuando como jurados y jueces. Si el caso era más grave, la cifra ascendía a 1.501. Algunos se preguntarán ¿por qué tantos? El número era tan alto porque había una buena representación de la sociedad ateniense, al ser la resolución era democrática, y que los sobornos no podían influir en el resultado ni en el veredicto. Además, el número era impar para que no se pudiera empatar una sentencia y con ello absolver al acusado.

Un personaje curioso era el adulador, un denunciante profesional, que actuaba a favor del que mejor pagaba. Eran expertos en hacer denuncias falsas

Los jueces se les daba dos guijarros antes de cada juicio. Uno agujereado y el otro liso. El primero indicaba que el acusado estaba condenado y el segundo, absuelto. La votación era secreta. El juez depositaba su voto en una caja de cobre y el descartado en una de madera. Al escuchar la sentencia, en caso de ser condenado, el fiscal y la defensa proponían penas alternativas. El jurado elegía uno de los dos y debía cumplirse.
Un personaje curioso era el adulador. Era un denunciante profesional, que actuaba a favor del que mejor pagaba. Eran expertos en hacer denuncias falsas. Fueron temidos y se convirtieron en una plaga. En especial contra todos aquellos que consideraba dignos de ser perseguidos. Demóstenes los clasificó como «los perros del pueblo». Plutarco escribió que «es tan difícil encontrar una democracia sin aduladores, como un carajo sin penacho».
¿Qué se juzgaba? En general, homicidios, tentativa de homicidio, incendios provocados o envenenamientos. Algunos de estos juicios se convirtieron en espectáculo. ¿Por qué? A los griegos les gustaban mucho las pruebas. Un juicio podía convertirse en un espectáculo similar a los del Coliseo de Roma. Allí se luchaba y aquí se juzgaba a las personas. Pero no solo esto, también se exponían diferentes puntos de vista, comportamientos y actitudes. Había más público en un juicio que en un teatro. Antes de iniciar un juicio era preceptivo sacrificar un carnero, un cerdo o un toro y se rezaba una oración en grupo. Luego los congregados eran puestos en un segundo plano respecto a lo que se iba a enjuiciar. A continuación las partes presentaban sus argumentos y los defendían. Una vez finalizada la defensa por ambas partes, se procedía a la votación. Cada prueba podía durar de tres a 3,5 horas como máximo, ya que una clepsidra regulaba los tiempos. Tras la votación, el acusado conocía el veredicto y la sentencia.
Comentarios
tracking