Fundado en 1910

16 de abril de 2024

Una construcción de pinchos de madera (pila fossata) destinada a disuadir a posibles atacantes encontrada durante las excavaciones

Una construcción de pinchos de madera (pila fossata) destinada a disuadir a posibles atacantes encontrada durante las excavacionesUniversidad Goethe de Frankfurt / Frederic Auth

Hallan por primera vez los restos de un arma defensiva que usaban los legionarios romanos en Alemania

Los expertos subrayaron que a pesar de que «este tipo de obstáculos al acceso ya fueron descritos por autores cómo César, ésta es la primera prueba arqueológica de este tipo de 'pila fossata' en todo el Imperio romano»

En el siglo I d. C. los romanos establecieron dos campamentos militares en la zona de Bad Ems, cerca de Coblenza además de una fortificación sobre la colina de Blöskopf, a orillas del río Lahn y que fue descubierta en 2019. Durante la campaña de excavación del año pasado, los arqueólogos encontraron una serie de 23 estacas de madera afiladas colocadas en forma de 'V' dentro de una trinchera defensiva, constituyendo lo que sería la primera evidencia arqueológica de pila fossata.
Hasta ahora, esta técnica de defensa y trampa potencial mortal para los invasores sólo se conocía por fuentes escritas; sin embargo, gracias a los trabajos arqueológicos los expertos han podido recuperar las estacas y examinarlas en los laboratorios especializados en restauración del Centro Liebniz de Arqueología (LEIZA).
Ilustración idealizada que muestra las "pila fossata" en acción

Ilustración idealizada que muestra las «pila fossata» en acciónUniversidad Goethe de Frankfurt

El equipo de investigadores compuesto por expertos de la Dirección General de Patrimonio Cultural de Renania-Palatino (GDKE), la Universidad Goethe de Fráncfort del Meno, el LEIZA y otros socios, ha resumido los resultados científicos en una publicación donde se ha destaco el «excepcional» estado de conservación «debido a la gran humedad del suelo y al escaso oxígeno que había al estar cubiertas por densas capas de sedimentos».
Markus Wittköpper, experto en conversación del LEIZA indicó en un comunicado conjunto de su institución y la GDKE que en sus «35 años de actividad profesional» nunca se había topado «con capas de sedimentos tan firmemente adheridas». Y subrayó que a pesar de que «este tipo de obstáculos al acceso ya fueron descritos por autores cómo César, ésta es la primera prueba arqueológica de este tipo de 'pila fossata' en todo el Imperio romano».
La zona del bosque Blöskopf se consideraba una fundación romana debido a su ubicación sobre las minas de plata de Bad Ems y en las proximidades de vestigios mineros históricos (Pingenfelder) desde el siglo XIX. Debido a su proximidad al Limes, se fechó entre los siglos II y III. Tras los trabajos realizados entre 2018 y 2019, los expertos descubrieron que se trataba de un pequeño fuerte de unas 0,1 hectáreas que se utilizó para controlar un distrito minero romano en torno al año 50 d.C.
El emperador Claudio fue quien mandó levantar esta fortificación y encomendó al pretor Quinto Curcio Rufo la misión de buscar y excavar unas minas de plata cercanas. Los 3.000 soldados que se calcula que estuvieron estacionados en este yacimiento probablemente tuvieron que dormir en tiendas de campaña.
Comentarios
tracking