15 de agosto de 2022

Imagen del ataúd cubierto por la bandera nazi en Roma

Imagen del ataúd cubierto por la bandera nazi en RomaCaptura de Twitter

Un ataúd envuelto en la bandera nazi conmociona a la ciudad de Roma

El vicariato de la diócesis de Roma rechazó la presencia de la bandera nazi y afirmó que su exhibición al finalizar el funeral se produjo sin autorización ni del párroco ni del sacerdote celebrante

La diócesis de Roma, presidida por el Papa Francisco y administrada por el Cardenal vicario Angelo De Donatis, está conmocionada por la celebración de un funeral en la céntrica parroquia de Santa Lucía en la que se cubrió el féretro con una bandera nazi.
Según un comunicado del vicariato de la diócesis romana, la bandera, que definió como «símbolo horrendo», se colocó sobre el ataúd en el exterior de la iglesia, al finalizar el funeral. La fallecida, Alessia Augello, era una conocida militante del partido de extrema derecha Forza Nuova y su funeral contó con una nutrida presencia de militantes neonazis que realizaron el saludo fascista al paso del ataúd.
La presencia de la bandera ha causado gran indignación en las comunidades católica y judía de Roma, así como entre los partidos políticos y organizaciones sociales de la capital italiana.
Ante el revuelo causado, la familia de la fallecida rechazó la presencia de la bandera de la Alemania nazi en el funeral, y aseguró que fue un gesto realizado por un espontáneo. La tía de la militante aseguró en un comunicado difundido en Facebook que «nos distanciamos totalmente de los hechos que se produjeron fuera de la iglesia».
Señaló que desconocían que alguien fuera a colocar la bandera e, incluso, afirmó que «tampoco Alessia habría compartido ni apreciado el gesto de ningún modo». «Nosotros no habríamos permitido ni autorizado lo que sucedió», insistió.
Por medio del comunicado, el vicariato de Roma deploró «con firmeza lo que sucedió ayer, en la parroquia de Santa Lucía, con el total desconocimiento del párroco, don Alessandro Zenobbi, y de todo el clero parroquial al terminar la celebración de un funeral que se desarrolló sin ningún signo o manifestación que hiciese presagiar lo que sucedió justo después».
La diócesis explicó que «el lunes 10 de enero a las 14:30, en la parroquia de Santa Lucía, se celebró un rito de exequias. Al finalizar, en el exterior de la iglesia parroquial, un grupo de personas cubrió el ataúd con una bandera con la esvástica nazi, símbolo horrendo inconciliable con el cristianismo, y se realizaron proclamas y gestos identificables con dicha ideología extremista».
«La instrumentalización ideológica y violenta, sobre todo cuando se produce tras una ceremonia litúrgica y junto a un lugar sagrado, para la comunidad eclesial de Roma y para todos los hombres de buena voluntad de nuestra ciudad, es grave, ofensivo e inaceptable», se subrayó en el comunicado.
El párroco de la iglesia de Santa Lucía, don Alessandro Zenobbi, lamentó también la presencia de simbología nazi junto a la iglesia. Afirmó que la colocación de la bandera «se produjo sin ninguna autorización, ni del párroco ni del sacerdote celebrante, ambos desconocedores de lo que iba a suceder».
«Queremos expresar nuestra profunda tristeza, decepción y desagrado por lo que ha sucedido, y tomamos distancia de toda palabra, gesto y símbolo utilizado fuera de la iglesia identificados con ideologías extremistas alejadas del mensaje del Evangelio de Cristo», aseguró.
El suceso ha indignado especialmente a la comunidad judía de Roma, una de las más antiguas de Europa y que sufrió con gran dureza la persecución nazi-fascista durante la Segunda Guerra Mundial.
«Es inaceptable que una bandera con la esvástica pueda exhibirse en público en estos días y en este siglo, especialmente en una ciudad que vio la deportación de sus judíos por los nazis y sus colaboradores fascistas», afirmó la comunidad judía de Roma en un comunicado.
Comentarios
tracking