06 de diciembre de 2022

Vincent Van Quickenborne ministro de justicia de Bélgica

Vincent Van Quickenborne ministro de Justicia de Bélgicatwitter.com

Detienen a cuatro holandeses que planeaban secuestrar al ministro de Justicia de Bélgica

Vincent Van Quickenborne, ministro de Justicia belga, culpó a la «mafia de la droga» por el complot en su contra

La policía de los Países Bajos arrestó a cuatro sospechosos de planear secuestrar al ministro de Justicia de Bélgica Vincent Van Quickenborne.
Un portavoz de la oficina del fiscal holandés en La Haya dijo el domingo que los tres primeros detenidos eran holandeses y tenían 20, 29 y 48 años. El domingo, una fuente judicial dijo que un cuarto sospechoso había sido arrestado en los Países Bajos.

Las autoridades belgas están buscando la extradición de los cuatro detenidos

Tras un informe en el diario flamenco Het Laatste Nieuws, la fuente confirmó a la Afp que se había encontrado un arma automática en un vehículo visto cerca de la casa del ministro en Kortrijk. El medio de comunicación belga VRT informó que el vehículo contenía Kalashnikovs, otras armas de fuego y dos botellas de gasolina.
La fiscalía dijo que había sido informada la semana pasada de una «posible amenaza» y que la policía había reforzado la seguridad de Van Quickenborne.
El sábado, el ministro de Justicia Belga dijo: «Estaré bajo estricta seguridad por el momento y no podré participar en algunas actividades planificadas en los próximos días. No es agradable, pero comprensible».
Van Quickenborne, quien también es el alcalde de la ciudad de Kortrijk en el oeste de Flandes, culpó a una «mafia de la droga» en un mensaje de vídeo dirigido por la emisora estatal RTBF.
«Permítanme ser claro: las personas detrás de esto están logrando lo contrario de lo que pretenden. Me fortalece en la creencia de que tenemos que seguir luchando. Los delincuentes se sienten atrapados. Esa sensación es correcta. Porque seguiremos luchando contra el crimen organizado, con más personal y recursos que antes» aseguró Van Quickenborne.
El primer ministro belga, Alexander De Croo, tuiteó el sábado que la amenaza a Quickenborne era «totalmente inaceptable. Pero debe quedar claro: no nos dejaremos intimidar por nadie. El trabajo continúa».
Comentarios
tracking